martes, 20 de octubre de 2015

El diablo, la torre, la estrella (Arcanos)

El diablo

El número clave es el 26 y su regente es Capricornio. Muestra como las riquezas materiales son utilizadas como arma de poder. Indica inconstancia y esfuerzo desmedido para lograr el éxito a nivel económico. Libertinaje y triunfos pasajeros, se recibirán castigos por los abusos. El fanatismo, la obsesión y la ambición desmedida.
Es el acercamiento a lo más bajo y elemental de la personalidad, es el conocimiento del miedo oculto, la culpa y los instintos más bajos.
Este Arcano representa al reino de las sombras, es la amenaza proveniente de todo lo oscuro de nuestro ser, de todo aquello que alguna vez se ha suprimido. El desafío que ofrece es la posibilidad de desarrollar la capacidad para lograr integrar y vivir todas las partes ocultas de nuestra personalidad de modo responsable, y así liberarse de esclavitudes y dependencias que no nos permiten acceder al éxito.
Esta carta está determinando que el consultante estará pasando por situaciones de codicia, de maldad, de envidia y destrucción. Se está proclive a actuar sin razón solo impulsado por las emociones descontroladas.
Si esta carta cae invertida muestra pasiones carnales desenfrenadas, debilidad, falta de racionalidad, mentira y la envidia que provienen del entorno. Es la sobrexcitación, la lujuria y la perversión. Es la influencia negativa actuando de manera oculta.

La Torre

Su número clave es el 22 y su regente es Marte. Este Arcano representa las estructuras rígidas que se desarrollan en la vida y que impiden el desarrollo, ofrece la posibilidad de romper con las ataduras a través de los cambios demoledores, rotundos y también repentinos. Muestra cambios de trabajo y de residencia. Los tropiezos inesperados serán parte del camino y la aceptación será parte de nuestra decisión.
En este Arcano aparece la torre destruida en su parte superior por un rayo, mostrando que la base permanece sin destruirse por lo que se hace posible la reconstrucción. Es el comenzar a construir la vida sobre bases sólidas, a partir de los tropiezos, es desarrollar la aceptación y la libertad.
La Torre representa la liberación dramática, donde el viejo orden de las cosas se colapsa a causa de un hecho externo inesperado. Lo que hasta el momento se creía que estaba sólido empieza a revelar equivocaciones y debilidades. Presenta una realidad confundida por ciertas imágenes erradas que se tenían.
La vida construida se destruye por fuerzas externas provocando una gran crisis y descontrol. Muestra como la vida del consultante comienza a ser derrumbada, pero no totalmente, lo que da la posibilidad de reconstrucción.
Si cae invertida la confusión es total y se empezará a pagar por los excesos cometidos, la soberbia será el error primordial.  

La Estrella

Tiene como número clave el 28 y su regente es Acuario. Con este arcano se presenta una muy buena etapa para el amor, para la salud y el dinero. La vida será signada por el optimismo, la esperanza y las ayudas inesperadas serán permanentes. Ofrece el desarrollo del vigor, de los buenos sentimientos, la inspiración y el equilibrio.
Su aparición está indicando una amplia conexión con el inconsciente, es la búsqueda constante de la verdad fundamental a través del esfuerzo. Simboliza la confianza plena en las oportunidades.
La estrella es ni más ni menos que una posibilidad de abrir los ojos a un futuro muy exitoso. Permite, a través de la comprensión de todo aquello que lo estaba sujetando, entrar en una etapa regida por el alivio y las nuevas esperanzas. La presencia de la libertad que nunca antes se había conocido permite vislumbrar un futuro lleno de insospechadas percepciones.
La Estrella representa lo inconsciente conectado con el cosmos. Es la renovación de la vida misma, ofreciendo creatividad y comunicación, curación física y crecimiento espiritual.
Si se presenta invertida determinará actos de arrogancia, pesimismo y testarudez, lo que imposibilitará ver las grandes oportunidades de la vida. Habrá rigidez mental y falta de perspectivas, al igual que la falta de adaptación a los cambios.