viernes, 16 de octubre de 2015

El colgado, la muerte, la templanza (Arcanos)

El Colgado

Su número clave es el 23 y su regente es el agua. Este Arcano muestra el sacrificio a la hora de dejar una cosa por otra. Determina gran reflexión mental. En las acciones se hace presente la impotencia, situaciones de abandono y de renuncia. Las limitaciones generalmente están auto-impuestas. Una gran despreocupación por las cosas materiales lo sumerge en el abandono.
El colgado es sinónimo de gran crisis, porque se está siguiendo el camino equivocado, será necesario retroceder para volver a retomar las cosas, pero esta vez de distintas formas. Será necesario hacer un alto para evaluar el entorno aunque esto conlleve a someterse a sacrificios.
Determina la capacidad de ver las cosas desde distintos puntos de vista, cambiar las perspectivas será fundamental para encontrar la salida a la crisis. Muestra la necesidad de conocer los valores que proceden del propio interior para llegar a la meta.
En este Arcano se ve a un hombre colgado de un pie, mientras que de sus manos caen unas monedas símbolo del despojo de sus últimas pertenencias. Representa a aquel hombre que prefiriere perder todo lo material antes que cambiar sus ideas, piensa diferente y prefiere mantener su idealismo.
Si cae al revés se vuelve más terco y más inflexible. El materialismo y el egoísmo forman parte de su existencia. Resistencia a los cambios. 

La Muerte

Su número clave es el 24 y su regente es Escorpio. Es la profunda transformación, no se la relaciona con la muerte física, se la interpreta como la variación total, tanto de modos de vida como de conductas. Las transformaciones conducen al cambio y la evolución en la vida.
La muerte representada en este Arcano despierta cierto temor y desconcierto, pero será necesario tomarla como el nuevo comienzo donde se deja morir el pasado para darle lugar al futuro. Será importante empezar a gestar, empezar a asumir y aprender a conducir el propio camino desde la transformación. Significa no sujetarse a los prejuicios, asumir el dolor que proviene al dejar todo el pasado o lo viejo atrás.
Este Arcano es sinónimo de transformación, es el fin de un proceso y el comienzo de otro, un nuevo amanecer y una nueva fuerza vital. No es una carta que implique sufrimientos ni desgracias, solo le está afirmando al consultante que está pasando por una serie de cambios, finalidad y comienzo.
Si sale invertida estará indicando que se ha dejado pasar el tiempo, ya sea por comodidad o por temor para asumir los cambios, y ahora, será la vida la que tome la indicativa. Enfrentamiento por la fuerza a los cambios. Estancamiento y decaimiento. 

La Templanza

Su número clave es el 25 y su regente es Sagitario. Es el equilibrio del temperamento. Está ofreciendo la reflexión y el sentido profundo de la vida, como arma fundamental para progresar tanto en el terreno espiritual como en el material. Es la capacidad de darle tiempo a las cosas, a los sentimientos, a los proyectos, para lograr buenas negociaciones y conservar lo obtenido.
Este Arcano expresa la armonía y el equilibrio de lo interno y de lo externo, la moderación a la hora de mezclar distintas realidades. Se refiere también a la salud tanto física como mental. Ofrece la moderación necesaria para alcanzar los éxitos, a la hora de tomar decisiones.
Muestra el resultado del cambio, es la posibilidad de asumir el equilibrio interno para lograr poner en marcha todo aquello que parece imposible para los demás. Es la aceptación de que lo más importante es cuando se toman las cosas en su correcta proporción. La moderación y la sensibilidad serán los que ayuden a superar los obstáculos.
Si este arcano está al revés provoca la impaciencia y con ella la falta de armonía al enfrentar las situaciones de la vida. Surgirán los conflictos a causa de asociaciones erradas. Habrá falta de lógica, desacuerdos y vacilaciones.