domingo, 14 de noviembre de 2010

Unicornio

El Unicornio es un animal mágico, de carácter noble, puro y muy espiritual.
Su aspecto es el de un caballo joven, generalmente blanco, con un cuerno en espiral, patas de antílope, barba de chivo, y una cola de aspecto leonino. Sus ojos son de un azul intenso y su inteligencia es comparable a la de un humano. Ha sido símbolo en varias culturas de la santidad, la virginidad y la fuerza.El Unicornio aparece descrito en el libro de Job y sus orígenes no están claros. Una posibilidad es que tenga su origen en la India, como un asno hindú, de colores muy distintos al blanco.
También se piensa que puede ser originario de África, y que estaríamos ante un antílope con un sólo cuerno. Otra teoría es que puede tratarse de una descripción algo exagerada de un animal real del Tibet, que posiblemente se extinguió.
Se piensa que son inmortales, pero lo cierto es que posiblemente sea el hecho de que su vida media es superior a los 1000 años lo que haga pensar que son inmortales. Su longevidad es debida a la magia de su cuerno, que les hace tener siempre un aspecto juvenil. El unicornio presenta una especial resistencia a la magia, es inmune a los hechizos, a los conjuros de muerte y al veneno. Su cuerno mágico es capaz de detectar el veneno y de curar heridas con un simple roce. Pueden teleportarse, lo que les puede beneficiar si se ven en la necesidad de huir de algún peligro.
Es un ser independiente y solitario, que permite pocos contactos con otros seres. Solamente se muestra ante doncellas de corazón puro, generalmente humanas o elfas. Este hecho ha sido aprovechado por los villanos para capturar a los unicornios. El unicornio es una montura tan leal que protegerá a su jinete incluso con su propia vida.
El Unicornio fue rescatado por los cristianos, en particular en la Edad media, en donde se representaba ya sea como caballo o como cabra, con cola de caballo o de león y donde el cuerno casi siempre tenía circunvoluciones a la derecha; hay veces que las patas anteriores son de antílope pero en realidad esto solo se puede notar cuando es con cuerpo de caballo, pues se ven diferentes las pezuñas anteriores a los cascos posteriores.
Cuando una serpiente envenena un manantial, los demás animales esperan a que un unicornio la purifique (al igual que Shiva). Al llegar hace con el cuerno la señal de la cruz y bebe, quitando así la maldad de la víbora, descendiente directa de la que provocó el desastre en el paraíso terrenal. Así pues, metafóricamente, la cruz vence al pecado.
Primer Unicornio
Llegó envuelto en una nube, impulsado por un blanco torbellino. Descendió con suavidad desde los cielos a los campos de la Tierra, aun antes que sus fuegos iniciales se hubieran extinguido. Posee entonces el Unicornio el brillo de la Luz, y puede apartar de sí toda oscuridad, toda tiniebla. Se lo llamó Asallam, el primer Unicornio de los nacidos, criatura de conformación temible y para contemplar hermosa, dotado de un cuerno de luz en espiral.
Golpeó entonces Asallam una roca desnuda, con su cuerno la penetró hasta hacer una gran hendidura, y brotó una fuente de vida borboteante. Los fuegos se extinguían donde quiera que fluían esas aguas y empezaba la Tierra a fecundarse con multitud de cosas muy fructíferas. Se alzaron grandes árboles, florecieron; y bajo su sombra se instalaron las bestias salvajes y domésticas. Todo esto era intención de Dios, y el Unicornio, el instrumento de su querer. De este modo se formo el Jardín del Unicornio, llamado Shamagim, que quiere decir Lugar donde hay Agua.
Dios se dirigió entonces al Unicornio diciendo: "¡Asallam! Tú sólo serás, entre todas mis creaciones, quien recuerde la ocasión y el modo de su hechura, y vivirás en permanente memoria de la Luz, para ser su conductor y su guardián. Pero jamás volverás a la Luz hasta la hora final del Fin del Tiempo". Y el Unicornio, maravillado, vivió en su jardín y fue caminando hacia afuera.
El Cuerno del Unicornio y su Misterio
El Cuerno es aun mas antiguo que su base. Ha sobrevivido al fuego y a las inundaciones, y soportado el tacto de reyes y de santos. Es un talismán de poder soberano que incluso puede atraer al Unicornio viviente. Pero esta es su advertencia: su fuerza y virtud solo se pueden activar por obra de su verdadero propietario. Su luz disminuirá hasta extinguirse si está en manos de otro.
En el Cuerno reside la historia total del Unicornio. Su forma es una espiral: las dos mitades, o flautas, se enlazan entre sí. En su juventud –o como mida el tiempo el Unicornio- el aspecto del Cuerno es suave y simple. Las flautas, apretadas como hilos de una cuerda, manifiestan cierta energía vibrante y compacta.
A medida que el Unicornio va viviendo, el Cuerno experimenta una transformación notable; la espiral se alarga retorciéndose sutilmente.
Esto ilustra bien la índole viviente del Cuerno. En la plenitud de sus años, los giros del cuerno de esta criatura son aún mas relajados. Ya de edad muy avanzada, el Cuerno adquiere surcos y grietas que son el grabado signo de las lecciones que ha experimentado.
El Unicornio parece considerar su Cuerno como el recipiente o el cauce de sus pensamientos, o quizás como el órgano de un sentido innato.
La duración del Unicornio sobre la Tierra es mucho mayor que la del Hombre. Pero esta sujeto, como todo lo creado, al Tiempo, a la edad, a la final disolución.
Lo hermoso del Hombre está sujeto a decadencia: cada año deja su huella, hasta que el cuerpo mortal termina en polvo. No así el Unicornio: los años incontables no afectan a su belleza: su crepúsculo es tan bello como su alborada. Pero cuando muere, al fin, perece todo y de una vez; ya no se lo ve en dimensión alguna hasta el fin del tiempo. Su partida deja, sin embargo, monumental recuerdo: su fuerza y virtud mortíferas.
Solo de este modo se puede obtener un cuerno, pues no existe brazo fuerte ni red de brujería que pueda arrancar el asta espiralada de su viviente dueño.
Así pues, de todos los aspectos del Unicornio el que mas impresión causa en la mente del Hombre es el Cuerno, espiralado, solitario, grande y poderoso. Y así debe ser, pues el asta es su talismán y su marca distintiva. En ella se concentra su fortaleza, sabiduría y sutil entendimiento. El Cuerno es exterior y visible, pero también es la forma mística de esta criatura.
El Cuerno no esta inclinado ni hacia atrás ni hacia adelante; recto, se alza directamente de la frente de la criatura, poco mas arriba de los ojos.
De tonalidad brillante y mas blanca que la nieve, mas suave que el marfil, vibra de vida, sin embargo, aún mas que la carne mortal; abriga sentidos de muy largo aliento. Ocupa al mismo tiempo esta y otras dimensiones, y por ello es capaz de penetrar cualquier sustancia.
En horas de peligro o de prolongada concentración, el Cuerno puede exhalar cierto brillo o un suave resplandor.
Aunque son muchos los años del Unicornio, tienen no obstante un límite, pues cuanto existe en el Tiempo debe el Tiempo deshacerlo. Pero cuando finalmente le llega la muerte, su forma externa no se corrompe. Tal cual la madera entrega su fuerza a las llamas y solo deja atrás las cenizas, así también el espíritu de la criatura libera cuanto elemento alguna vez fue su vestido; el viento los esparce.
Pero el Cuerno espiralado permanece; soberano, adamantino, se transmuta a través de las edades en diversas y ajenas formaciones.