lunes, 21 de diciembre de 2015

Los Aesir y los Vanir

Los Aesir
Es el nombre que recibe la principal raza de los dioses escandinavos (y una de las principales familias del panteón nórdico, estando la otra formada por los Vanir. Una vez hubo una guerra entre el Aesir más joven y el Vanir más viejo; la paz se estableció con el predominio de los Aesir. En realidad, las dos ramas estaban ya cansadas de luchar y dispuestas a llegar a un acuerdo. Para asegurar la paz, varios jefes Aesir se fueron a vivir entre los Vanir, y numerosos personajes de los Vanir se fueron a Asgard. Los Aesir vivían en Asgard con su padre Odin, gobernando las vidas de los mortales y los más importantes poseen una morada cuyo nombre se conoce.
Los dioses Aesir, bajo el liderazgo de Odín, eran:
el dios de la belleza Balder
el dios de la elocuencia Bragi
el dios de la mediación Forseti
el dios de la fertilidad Freyr
el guardián del puente de Bifrost Heimdall
el dios ciego Hörn
el dios del fuego y de los gigantes de hielo Loki
el dios del mar Njord
el dios del trueno Thor
el dios de la guerra Tyr
los hermanos de Odin Vili y Vey el hijo de Odin Vidar
Las diosas que también se incluyen dentro de los Aesir son:
la diosa de la fertilidad Freya
la mujer de Odin Frigg
la mujer de Thor Sif
y la guardiana de las manzanas de la juventud Idunn
Aesir deriva de la antigua palabra Ase, utilizada habitualmente para designar a los dioses. Tienen función guerrera (segunda función dumeziliana), pero invaden también la primera (realeza/sacerdocio) y la tercera (fertilidad/fecundidad). Casi todos los Aesir morirían en el Ragnarök, una terrible batalla destinada a producirse entre las fuerzas capitaneadas por Odín y las de Loki.
Los Vanir
Segunda familia de divinidades del panteón nórdico, despues de los Aesir. Sus representantes son Njördr y sus hijos, Freyr y Freya. Son dioses típicos de la III función, representativos de una cultura agraria.
Corresponden a los Nasatyas y a los Açvin de la mitología sanscrita, y al Quirinus romano. Los Vanir están vinculados a la tierra y el agua, dispensan los bienes y los placeres de este mundo: riqueza, fertilidad, paz, voluptuosidad, amor. Son también videntes y expertos en magia: Freya es la dueña del Seidr, que da a conocer a los Aesir -están también vinculados a los muertos que, como sabemos, desempeñan un papel importante en todo lo que se refiere a la fertilidad. Recordemos también que Freya recibe la mitad de los guerreros caídos en combate, y las mujeres-cisne pertenecen a su esfera.
Eran famosos por su magia y clarividencia, que los Aesir miraban con cierta suspicacia, excepto Odín que, siempre ávido de aumentar su conocimiento asimiló con rapidez las artes de los Vanir.
Los Vanir y los Aesir estuvieron en guerra durante un tiempo, luego hicieron la paz e intercambiaron rehenes. Njördr y Freyr fueron al país de los Aesir, mientras Mymir y Hoenir se reunieron con los Vanir.
Se ha interpretado el mito como transposición de un enfrentamiento real que tuvo lugar entre dos clases de la sociedad arcaica (los guerreros, los Aesir, los campesinos, los Vanir); la paz habría permitido el nacimiento de la estructura religiosa y social de los indoeuropeos.

viernes, 11 de diciembre de 2015

La corza blanca (Gustavo Adolfo Becquer)

En un pequeño lugar de Aragón; y allá por los años de mil trescientos y pico, vivía retirado en su torre señorial un famoso caballero llamado don Dionís, el cual después de haber servido a su rey en la guerra contra infieles, descansaba a la sazón, entregado al alegre ejercicio de la caza, de las rudas fatigas de los combates.
Aconteció una vez a este caballero, hallándose en su favorita diversión acompañado de su hija, cuya belleza singular y extraordinaria blancura le habían granjeado el sobrenombre de Azucena, que como se les entrase a más andar el día engolfados en perseguir a una res en el monte de su feudo, tuvo que acogerse, durante las horas de la siesta, a una cañada por donde corría un riachuelo, saltando de roca en roca con un ruido manso y agradable.
Haría cosa de unas dos horas que don Dionís se encontraba en aquel delicioso lugar, recostado sobre la menuda grama a la sombra de una chopera, departiendo amigablemente con sus monteros sobre las peripecias del día, y refiriéndose unos a otros las aventuras más o menos curiosas que en su vida de cazadores les habían acontecido, cuando por lo alto de la más empinada ladera y a través de los alternados murmullos del viento que agitaba las hojas de los árboles, comenzó a percibirse, cada vez más cerca, el sonido de una esquililla semejante a la del guión de un rebaño.
En efecto, era así, pues a poco de haberse oído la esquililla empezaron a saltar por entre las apiñadas matas de cantueso y tomillo, y a descender a la orilla opuesta del riachuelo, hasta unos cien corderos blancos como la nieve, detrás de los cuales, con su caperuza calada para libertarse la cabeza de los perpendiculares rayos del sol, y su atillo al hombro en la punta de un palo, apareció el zagal que los conducía.
-A propósito de aventuras extraordinarias -exclamó al verle uno de los monteros de don Dionís, dirigiéndose a su señor-: ahí tenéis a Esteban el zagal, que de algún tiempo a esta parte anda más tonto que lo que naturalmente lo hizo Dios, que no es poco, y el cual puede haceros pasar un rato divertido refiriendo la causa de sus continuos sustos.
-¿Pues qué le acontece a ese pobre diablo? -exclamó don Dionís con aire de curiosidad picada.
-¡Friolera! -añadió el montero en tono de zumba-: es el caso que, sin haber nacido en Viernes Santo, ni estar señalado con la cruz, ni hallarse en relaciones con el demonio, a lo que se puede colegir de sus hábitos de cristiano viejo, se encuentra, sin saber cómo ni por dónde, dotado de la facultad más maravillosa que ha poseído hombre alguno, a no ser Salomón, de quien se dice que sabía hasta el lenguaje de los pájaros.
-¿Y a qué se refiere esa facultad maravillosa?
-Se refiere -prosiguió el montero- a que, según él afirma, y lo jura y perjura por todo lo más sagrado del mundo, los ciervos que discurren por estos montes se han dado de ojo para dejarle en paz, siendo lo más gracioso del caso que en más de una ocasión los ha sorprendido concertando entre sí las burlas que han de hacerle, y después que estas burlas se han llevado a término, ha oído las ruidosas carcajadas con que las celebran.
Mientras esto decía el montero, Constanza, que -así se llamaba la hermosa hija de don Dionís, se había aproximado al grupo de los cazadores, y como demostrase su curiosidad por conocer la extraordinaria historia de Esteban, uno de éstos se adelantó hasta el sitio en donde el zagal daba de beber a su ganado, y le condujo a presencia de su señor, que, para disipar la turbación y el visible encogimiento del pobre mozo, se apresuró a saludarle por su nombre, acompañando al saludo con una bondadosa sonrisa.
Era Esteban un muchacho de diez y nueve a veinte años, fornido, con la cabeza pequeña y hundida entre los hombros; los ojos pequeños y azules, la mirada incierta y torpe como la de los albinos, la nariz roma, los labios gruesos y entreabiertos, la frente calzada, la tez blanca, pero ennegrecida por el sol, y el cabello, que le caía parte sobre los ojos y parte alrededor de la cara, en guedejas ásperas y rojas semejantes a los crines de un rocín colorado.
Esto, sobre poco más o menos, era Esteban en cuanto al físico; respecto a su moral, podía asegurarse, sin temor de ser desmentido ni por él ni por ninguna de las personas que le conocían, que era perfectamente simple, aunque un tanto suspicaz y malicioso como buen rústico.
Una vez el zagal repuesto de su turbación, le dirigió de nuevo la palabra don Dionís, y con el tono más serio del mundo, y fingiendo un extraordinario interés por conocer los detalles del suceso a que su montero se había referido, le hizo una multitud de preguntas, a la que Esteban comenzó a contestar de una manera evasiva, como deseando evitar explicaciones sobre el asunto.
Estrechado, sin embargo, por las interrogaciones de su señor y por los ruegos de Constanza, que parecía la más curiosa e interesada en que el pastor refiriese sus estupendas aventuras, decidióse éste a hablar, mas no sin que antes dirigiese a su alrededor una mirada de desconfianza, como temiendo ser oído por otras personas que las que allí estaban presentes, y de rascarse tres o cuatro veces la cabeza tratando de reunir sus recuerdos o hilvanar su discurso, que al fin comenzó de esta manera.
-Es el caso, señor, que según me dijo un preste de Tarazona, al que acudí no ha mucho para consultar mis dudas, con el diablo no sirven juegos, sino punto en boca, buenas y muchas oraciones a San Bartolomé, que es quien le conoce las cosquillas, y dejarle andar: que Dios, que es justo y está allá arriba, proveerá a todo.
Firme en esta idea, había decidido no volver a decir palabra sobre el asunto a nadie, ni por nada; pero lo haré hoy por satisfacer vuestra curiosidad, y a fe, a fe que después de todo, si el diablo me lo toma en cuenta y torna a molestarme en castigo de mi indiscreción, buenos Evangelios llevo cosidos a la pellica y con su ayuda creo que, como otras veces, no me será inútil el garrote.
-Pero, vamos -exclamó don Dionís, impaciente al escuchar las digresiones del zagal, que amenazaba no concluir nunca-, déjate de rodeos y ve derecho al asunto.
-A él voy -contestó con calma Esteban, que después de dar una gran voz acompañada de un silbido para que se agruparan los corderos que no perdía de vista y comenzaban a desparramarse por el monte, tornó a rascarse la cabeza y prosiguió así:
-Por una parte vuestras continuas excursiones, y por otra el dale que le das de los cazadores furtivos, que ya con trampa o con ballesta no dejan res a vida en veinte jornadas al contorno, habían no hace mucho agotado la caza en estos montes, hasta el extremo de no encontrarse un venado en ellos ni por un ojo de la cara.
Hablaba yo esto mismo en el lugar, sentado en el porche de la iglesia, donde después de acabada la misa del domingo solía reunirme con algunos peones de los que labran la tierra de Veratón, cuando algunos de ellos me dijeron:
-Pues, hombre, no sé el qué consista en que tú no los topes, pues de nosotros podemos asegurarte que no bajamos una vez a las hazas que no nos encontremos rastro, y hace tres o cuatro días, sin ir más lejos, una manada, que a juzgar por las huellas debía componerse de más de veinte, le segaron antes de tiempo una pieza de trigo al santero de la Virgen del Romeral.
-¿Y hacia qué sitio segura el rastro? -pregunté a los peones, con ánimo de ver si topaba con la tropa.
-Hacia la cañada de los cantuesos -me contestaron.
No eché en saco roto la advertencia, y aquella noche misma fui a apostarme entre los chopos.
Durante toda ella estuve oyendo por acá y por allá, tan pronto lejos como cerca, el bramido de los ciervos que se llamaban unos a otros, y de vez en cuando sentía moverse el ramaje a mis espaldas; pero por más que me hice todo ojos, la verdad es que no pude distinguirla ninguno.
No obstante, al romper el día, cuando llevé los corderos al agua, a la orilla de este río, como obra de dos tiros de honda del sitio en que nos hallamos, y en una umbría de chopos, donde ni a la hora de siesta se desliza un rayo de sol, encontré huellas recientes de los ciervos, algunas ramas desgajadas, la corriente un poco turbia y, lo que es más particular, entre el rastro de las reses las breves huellas de unos pies pequeñitos como la mitad de la palma de mi mano sin ponderación alguna.
Al decir esto, el mozo instintivamente y al parecer buscando un punto de comparación, dirigió la vista hacia el pie de Constanza, que asomaba por debajo del brial, calzado de un precioso chapín de tafilete amarillo; pero como al par de Esteban bajasen también los ojos don Dionís y algunos de los monteros que le rodeaban, la hermosa niña se apresuró a esconderlo, exclamando con el tono más natural del mundo:
-¡Oh, no!; por desgracia, no los tengo yo tan pequeñitos, pues de este tamaño sólo se encuentran en las hadas, cuya historia nos refieren los trovadores.
-Pues no paró aquí la cosa -continuó el zagal cuando Constanza hubo concluido-, no que otra vez, habiéndome colocado en otro escondite por donde indudablemente habían de pasar los ciervos para dirigirse a la cañada, allá al filo de la media noche me rindió un poco el sueño, aunque no tanto que no abriese los ojos en el mismo punto en que creí percibir que las ramas se movían a mi alrededor.
Abrí los ojos, según dejo dicho; me incorporé con sumo cuidado, y poniendo atención a aquel confuso murmullo que cada vez sonaba más próximo, oí en las ráfagas del aire como gritos y cantares extraños, carcajadas y tres o cuatro voces distintas que hablaban entre sí, con un ruido y algarabía semejante al de las muchachas del lugar, cuando riendo y bromeando por el camino vuelven en bandadas de la fuente con sus cántaros a la cabeza.
Según colegía de la proximidad de las voces y del cercano chasquido de las ramas que crujían al romperse para dar paso a aquella turba de locuelas, iban a salir de la espesura a un pequeño rellano que formaba el monte en el sitio donde yo estaba oculto, enteramente a mis espaldas, tan cerca o más que me encuentro de vosotros, oí una nueva voz fresca, delgada y vibrante, que dijo... creedlo, señores, esto es tan seguro como me he de morir... dijo... claro y distintamente estas propias palabras:
"¡Por aquí, por aquí, compañeras, que está ahí el bruto de Esteban!"
Al llegar a este punto de la relación del zagal, los circunstantes no pudieron ya contener por más tiempo la risa que hacía largo rato les retozaba en los ojos, y dando rienda a su buen humor, prorrumpieron en una carcajada estrepitosa. De los primeros en comenzar a reír y de los últimos en dejarlo, fueron don Dionís, que a pesar de su fingida circunspección no pudo menos de tomar parte en el general regocijo, y su hija Constanza, la cual cada vez que miraba a Esteban todo suspenso y confuso, tornaba a reírse como una loca hasta el punto de saltarle las lágrimas a los ojos.
El zagal, por su parte, aunque sin atender al efecto que su narración había producido, parecía todo turbado e inquieto; y mientras los señores reían a sabor de sus inocentadas, él tornaba la vista a un lado y a otro con visibles muestras de temor y como queriendo descubrir algo a través de los cruzados troncos de los árboles.
-¿Qué es eso, Esteban, qué te sucede? -le preguntó unos de los monteros notando la creciente inquietud del pobre mozo, que ya fijaba sus espantadas pupilas en la hija risueña de don Dionís, ya las volvía a su alrededor con una expresión asombrada y estúpida.
-Me sucede una cosa muy extraña -exclamó Esteban-. Cuando, después de escuchar las palabras que dejo referidas, me incorporé con prontitud para sorprender a la persona que las había pronunciado, una corza blanca como la nieve salió de entre las mismas matas en donde yo estaba oculto, y dando unos saltos enormes por cima de los carrascales y los lentiscos, se alejó seguida de una tropa de corzas de su color natural, y así éstas como la blanca que las iba guiando, no arrojaban bramidos al huir, sino que se reían con unas carcajadas cuyo eco juraría que aún me está sonando en los oídos en este momento.
-¡Bah!... ¡bah!... Esteban -exclamó don Dionís con aire burlón-, sigue los consejos del preste de Tarazona; no hables de tus encuentros con los corzos amigos de burlas, no sea que haga el diablo que al fin pierdas el poco juicio que tienes; y pues ya estás provisto de los Evangelios y sabes las oraciones de San Bartolomé, vuélvete a tus corderos, que empiezan a desbandarse por la cañada. Si los espíritus malignos tornan a incomodarte, ya sabes el remedio: Pater noster y garrotazo.
El zagal, después de guardarse en el zurrón un medio pan blanco y un trozo de carne de jabalí y en el estómago un valiente trago de vino que le dio por orden de su señor uno de los palafreneros, despidiose de don Dionís y su hija, y apenas anduvo cuatro pasos, comenzó a voltear la honda para reunir a pedradas los corderos.
Como a esta sazón notase don Dionís que entre unas y otras las horas del calor eran ya pasadas y el vientecillo de la tarde comenzaba a mover las hojas de los chopos y a refrescar los campos, dio orden a su comitiva para que aderezasen las caballerías que andaban paciendo sueltas por el inmediato soto; y cuando todo estuvo a punto, hizo seña a los unos para que soltasen las traíllas, y a los otros para que tocasen las trompas, y saliendo en tropel de la chopera, prosiguió adelante la interrumpida caza.
Entre los monteros de don Dionís había uno llamado Garcés, hijo de un antiguo servidor de la familia, y por tanto el más querido de sus señores.
Garcés tenía poco más o menos la edad de Constanza, y desde muy niño hablase acostumbrado a prevenir el menor de sus deseos y a adivinar y satisfacer el más leve de sus antojos.
Por su mano se entretenía en afilar en los ratos de ocio las agudas saetas de su ballesta de marfil; él domaba los potros que había de montar su señora; él ejercitaba en los ardides de la caza a sus lebreles favoritos y amaestraba a sus halcones, a los cuales compraba en las ferias de Castilla caperuzas rojas bordadas de oro.
Para con los otros monteros, los pajes y la gente menuda del servicio de don Dionís, la exquisita solicitud de Garcés y el aprecio con que sus señores le distinguían, habíanle valido una especie de general animadversión, y al decir de los envidiosos, en todos aquellos cuidados con que se adelantaba a prevenir los caprichos de su señora, revelábase su carácter adulador y rastrero. No faltaban, sin embargo, algunos que, más avisados o maliciosos, creyeron sorprender en la asiduidad del solícito mancebo algunas señales de mal disimulado amor.
Si en efecto era así, el oculto cariño de Garcés tenía más que sobrada disculpa en la incomparable hermosura de Constanza. Hubiérase necesitado un pecho de roca y un corazón de hielo para permanecer impasible un día y otro al lado de aquella mujer singular por su belleza y sus raros atractivos.
La Azucena del Moncayo, llamábanla en veinte leguas a la redonda, y bien merecía este sobrenombre, porque era tan airosa, tan blanca y tan rubia, que, como a las azucenas, parecía que Dios la había hecho de nieve y oro.
Y, sin embargo, entre los señores comarcanos murmurábase que la hermosa castellana de Veratón no era tan limpia de sangre como bella y que, a pesar de sus trenzas rubias y su tez de alabastro, había tenido por madre una gitana. Lo de cierto que pudiera haber en estas murmuraciones nadie pudo nunca decirlo, porque la verdad era que don Dionís tuvo una vida bastante azarosa en su juventud, y después de combatir largo tiempo bajo la conducta del monarca aragonés, del cual recabó entre otras mercedes el feudo del Moncayo, marchóse a Palestina, en donde anduvo errante algunos años, para volver por último a encerrarse en su castillo de Veratón con una hija pequeña, nacida sin duda en aquellos países remotos. El único que hubiera podido decir algo acerca del misterioso origen de Constanza, pues acompañó a don Dionís en sus lejanas peregrinaciones, era el padre de Garcés, y éste había ya muerto hacía bastante tiempo, sin decir una sola palabra sobre el asunto ni a su propio hijo, que varias veces y con muestras de grande interés se lo había preguntado.
El carácter, tan pronto retraído y melancólico como bullicioso y alegre de Constanza, la extraña exaltación de sus ideas, sus extravagantes caprichos, sus nunca vistas costumbres, hasta la particularidad de tener los ojos y las cejas negros como la noche, siendo blanca y rubia como el oro, habían contribuido a dar pábulo a las hablillas de sus convecinos, y aún el mismo Garcés, que tan íntimamente la trataba, había llegado a persuadirse que su señora era algo especial y no se parecía a las demás mujeres.
Presente a la relación de Esteban, como los otros monteros, Garcés fue acaso el único que oyó con verdadera curiosidad los pormenores de su increíble aventura, y si bien no pudo menos de sonreír cuando el zagal repitió las palabras de la corza blanca, desde que abandonó el soto en que habían sesteado comenzó a revolver en su mente las más absurdas imaginaciones.
-No cabe duda que todo eso de hablar las corzas es pura aprensión de Esteban, que es un completo mentecato -decía entre sí el joven montero mientras que, jinete en un poderoso alazán, seguía paso a paso el palafrén de Constanza, la cual también parecía mostrarse un tanto distraída y silenciosa, y retirada del tropel de los cazadores, apenas tomaba parte en la fiesta-. Pero ¿quién dice que en lo que refiere ese simple no existirá algo de verdad? -prosiguió pensando el mancebo-. Cosas más extrañas hemos visto en el mundo, y una corza blanca bien puede haberla, puesto que si se ha de dar crédito a las cantigas del país, San Huberto, patrón de los cazadores, tenía una. ¡Oh, sí yo pudiese coger viva una corza blanca para ofrecérsela a mi señora!
Así pensando y discurriendo pasó Garcés la tarde, y cuando ya el sol comenzó a esconderse por detrás de las vecinas lomas y don Dionís mandó volver grupas a su gente para tornar al castillo, separóse sin ser notado de la comitiva y echó en busca del zagal por lo más espeso e intrincado del monte.
La noche había cerrado casi por completo cuando don Dionís llegaba a las puertas de su castillo. Acto continuo dispusiéronle una frugal colación y sentóse con su hija a la mesa.
-Y Garcés ¿dónde está? -preguntó Constanza, notando que su montero no se encontraba allí para servirla como tenía de costumbre.
-No sabemos -se apresuraron a contestar los otros servidores-; desapareció de entre nosotros cerca de la cañada, y ésta es la hora en que todavía no le hemos visto.
En este punto llegó Garcés todo sofocado, cubierta aún de sudor la frente, pero con la cara más regocijada y satisfecha que pudiera imaginarse.
-Perdonadme, señora -exclamó, dirigiéndose a Constanza-, perdonadme si he faltado un momento a mi obligación; pero allá de donde vengo a todo el correr de mi caballo, como aquí, sólo me ocupaba el serviros.
-¿En servirme? -repitió Constanza-: no comprendo lo que quieres decir.
-Sí, señora, en serviros -repitió el joven-, pues he averiguado que es verdad que la corza blanca existe. A más de Esteban, lo dan por seguro otros varios pastores, que juran haberla visto más de una vez, y con ayuda de los cuales espero en Dios y en mi patrón San Huberto que antes de tres días, viva o muerta, os la traeré al castillo.
-¡Bah!... ¡Bah!. -exclamó Constanza con aire de zumba, mientras hacían coro a sus palabras las risas más o menos disimuladas de los circunstantes-; déjate de cacerías nocturnas y de corzas blancas: mira que el diablo ha dado en la flor de tentar a los simples, y si te empeñas en andarle a los talones, va a dar que reír contigo cómo con el pobre Esteban.
-Señora -interrumpió Garcés con voz entrecortada y disimulando en lo posible la cólera que le producía el burlón regocijo de sus compañeros-, yo no me he visto nunca con el diablo, y, por consiguiente, no sé todavía cómo las gasta; pero conmigo os juro que todo podrá hacer menos dar que reír, porque el uso de ese privilegio sólo en vos sé tolerarlo.
Constanza conoció el efecto que su burla había producido en el enamorado joven; pero deseando apurar su paciencia hasta lo último, tornó a decir en el mismo tono:
-¿Y si al dispararle te saluda con alguna risa del género de la que oyó Esteban, o se te ríe en la nariz, y al escuchar sus sobrenaturales carcajadas se te cae la ballesta de las manos, y antes de reponerte del susto ya ha desaparecido la corza blanca más ligera que un relámpago?
-¡Oh! -exclamó Garcés-: en cuanto a eso, estad segura que como yo la topase a tiro de ballesta, aunque me hiciese más momos que un juglar, aunque me hablara, no ya en romance, sino en latín, como el abad de Munilla, no se iba sin un arpón en el cuerpo.
En este punto del diálogo terció don Dionís, y con una desesperante gravedad a través de la que se adivinaba toda la ironía de sus palabras, comenzó a darle al ya asendereado mozo los consejos más originales del mundo, para el caso de que se encontrase de manos a boca con el demonio convertido en corza blanca. A cada nueva ocurrencia de su padre, Constanza fijaba sus ojos en el atribulado Garcés y rompía a reír como una loca, en tanto que los otros servidores esforzaban las burlas con sus miradas de inteligencia y su mal encubierto gozo.
Mientras duró la colación prolongóse esta escena, en que la credulidad del joven montero, fue por decirlo así, el tema obligado del general regocijo; de modo que cuando se levantaron los paños, y don Dionís y Constanza se retiraron a sus habitaciones, y toda la gente del castillo se entregó al reposo, Garcés permaneció un largo espacio de tiempo irresoluto, dudando si, a pesar de las burlas de sus señores, proseguiría firme en su propósito o desistiría completamente de la empresa.
-¡Qué diantre! -exclamó saliendo del estado de incertidumbre en que se encontraba:- mayor mal del que me ha sucedido no puede sucederme, y si por el contrario, es verdad lo que nos ha contado Esteban... ¡oh, entonces, cómo he de saborear mi triunfo!
Esto diciendo, armó su ballesta, no sin haberle hecho antes la señal de la cruz en la punta de la vira, y colocándosela a la espalda se dirigió a la poterna del castillo para tomar la vereda del monte.
Cuando Garcés llegó a la cañada y al punto en que, según las instrucciones de Esteban, debía aguardar la aparición de las corzas, la luna comenzaba a remontarse con lentitud por detrás de los cercanos montes.
A fuerza de buen cazador y práctico en el oficio, antes de elegir un punto a propósito para colocarse al acecho de las reses, anduvo un buen rato de acá para allá examinando las trochas y las veredas vecinas, la disposición de los árboles, los accidentes del terreno, las curvas del río y la profundidad de sus aguas.
Por último, después de terminar este minucioso reconocimiento del lugar en que se encontraba, agazapóse en un ribazo junto a unos chopos de copas elevadas y oscuras, a cuyo pie crecían unas matas de lentisco, altas lo bastante para ocultar a un hombre echado en tierra.
El río, que desde las musgosas rocas donde tenía su nacimiento venía siguiendo las sinuosidades del Moncayo, a entrar en la cañada por una vertiente, deslizándose desde allí bañando el pie de los sauces que sombreaban sus orillas, o jugueteando con alegre murmullo entre las piedras rodadas del monte, hasta caer en una hondura próxima al lugar que servía de escondrijo al montero.
Los álamos, cuyas plateadas hojas movía el aire con un rumor dulcísimo, los sauces que inclinados sobre la limpia corriente humedecían en ella las puntas de sus desmayadas ramas, y los apretados carrascales por cuyos troncos subían y se enredaban las madreselvas y las campanillas azules, formaban un espeso muro de follaje alrededor del remanso del río.
El viento, agitando los frondosos pabellones de verdura que derramaban en torno de su flotante sombra, dejaba penetrar a intervalos un furtivo rayo de luz, que brillaba como un relámpago de plata sobre la superficie de las aguas inmóviles y profundas.
Oculto tras los matojos, con el oído atento al más leve rumor y la vista clavada en el punto en donde según sus cálculos debían aparecer las corzas, Garcés esperó inútilmente un gran espacio de tiempo.
Todo permanecía a su alrededor sumido en una profunda calma.
Poco a poco, y bien fuese que el peso de la noche, que ya había pasado de la mitad, comenzara a dejarse sentir, bien que el lejano murmullo del agua, el penetrante aroma de las flores silvestres y las caricias del viento comunicasen a sus sentidos el dulce sopor en que parecía estar impregnada la Naturaleza toda, el enamorado mozo que hasta aquel punto había estado entretenido revolviendo en su mente las más halagüeñas imaginaciones, comenzó a sentir que sus ideas se elaboraban con más lentitud y sus pensamientos tomaban formas más leves e indecisas.
Después de mecerse un instante en ese vago espacio que media entre la vigilia y el sueño, entornó al fin los ojos, dejó escapar la ballesta de sus manos y se quedó profundamente dormido.
Cosa de dos horas o tres haría ya que el joven montero roncaba a pierna suelta, disfrutando a todo sabor de uno de los sueños más apacibles de su vida, cuando de repente entreabrió los ojos sobresaltado, e incorporándose a medias lleno aún de ese estupor del que se vuelve en sí de improviso después de un sueño profundo.
En las ráfagas del aire y confundido con los leves rumores de la noche, creyó percibir un extraño rumor de voces delgadas, dulces y misteriosas que hablaban entre sí, reían o cantaban cada cual por su parte y una cosa diferente, formando una algarabía tan ruidosa y confusa como la de los pájaros que despiertan al primer rayo del sol entre las frondas de una alameda.
Este extraño rumor sólo se dejó oír un instante, y después todo volvió a quedar en silencio.
-Sin duda soñaba con las majaderías que nos refirió el zagal -exclamó Garcés restregándose los ojos con mucha calma, y en la firme persuasión de que cuanto había creído oír no era más que esa vaga huella del ensueño que queda, al despertar, en la imaginación, como queda en el oído la última cadencia de una melodía después que ha expirado temblando la última nota. Y dominado por la invencible languidez que embargaba sus miembros, iba a reclinar de nuevo la cabeza sobre el césped, cuando tornó a oír el eco distante de aquellas misteriosas voces que, acompañándose del rumor del aire, del agua y de las hojas cantaban así:
CORO
«El arquero que velaba en lo alto de la torre ha reclinado su pesada cabeza en el muro.
Al cazador furtivo que esperaba sorprender la res, lo ha sorprendido el sueño.
El pastor que aguarda el día consultando las estrellas, duerme ahora y dormirá hasta el amanecer.
Reina de las ondinas, sigue nuestros pasos.
Ven a mecerte en las ramas de los sauces sobre el haz del agua.
Ven a embriagarte con el perfume de las violetas que se abren entre las sombras.
Ven a gozar de la noche, que es el día de los espíritus.»
Mientras flotaban en el aire las suaves notas de aquella deliciosa música, Garcés se mantuvo inmóvil. Después que se hubo desvanecido, con mucha precaución apartó un poco las ramas, y no sin experimentar algún sobresalto vio aparecer las corzas, que en tropel y salvando los matorrales con ligereza increíble unas veces, deteniéndose como a escuchar otras jugueteando entre sí, ya escondiéndose entre la espesura, ya saliendo nuevamente a la senda, bajaban del monte con dirección al remanso del río.
 Delante de sus compañeras, más ágil, más linda, más juguetona y alegre que todas, saltando, corriendo, parándose y tornando a correr, de modo que parecía no tocar el suelo con los pies, iba la corza blanca, cuyo extraño color destacaba como una fantástica luz sobre el oscuro fondo de los árboles.
Aunque el joven se sentía dispuesto a ver en cuanto le rodeaba algo de sobrenatural y maravilloso, la verdad del caso era que, prescindiendo de la momentánea alucinación que turbó un instante sus sentidos, fingiéndole músicas, rumores y palabras, ni en la forma de las corzas, ni en sus movimientos ni en los cortos bramidos con que parecían llamarse, había nada con que no debiese estar ya muy familiarizado un cazador práctico en esta clase de expediciones nocturnas.
A medida que desechaba la primera impresión, Garcés comenzó a comprenderlo así, y riéndose interiormente de su incredulidad y su miedo, desde aquel instante sólo se ocupó en averiguar, teniendo en cuenta la dirección que seguían, el punto donde se hallaban las corzas.
Hecho el cálculo, cogió la ballesta entre los dientes, y arrastrándose como una culebra por detrás de los lentiscos, fue a situarse obra de unos cuarenta pasos más lejos del lugar en que antes se encontraba. Una vez acomodado en su nuevo escondite esperó el tiempo suficiente para que las corzas estuvieran ya dentro del río, a fin de hacer el tiro más seguro. Apenas empezó a escucharse ese ruido particular que produce el agua que se bate a golpes o se agita con violencia, Garcés comenzó a levantarse poquito a poco y con las mayores precauciones, apoyándose en la tierra primero sobre la punta de los dedos, y después con una de las rodillas.
Ya de pie, y cerciorándose a tientas de que el arma estaba preparada, dio un paso hacia adelante, alargó el cuello por encima de los arbustos para dominar el remanso, y tendió la ballesta; pero en el mismo punto en que, a par de la ballesta, tendió la vista buscando el objeto que había de herir, se escapó de sus labios un imperceptible e involuntario grito de asombro.
La luna, que había ido remontándose con lentitud por el ancho horizonte, estaba inmóvil y como suspendida en la mitad del cielo. Su dulce claridad inundaba el soto, abrillantaba la intranquila superficie del río, y hacía ver los objetos como a través de una gasa azul.
Las corzas habían desaparecido.
En su lugar, lleno de estupor y casi de miedo, vio Garcés un grupo de bellísimas mujeres, de las cuales unas entraban en el agua jugueteando, mientras las otras acababan de despojarse de las ligeras túnicas que aún ocultaban a la codiciosa vista el tesoro de sus formas.
En esos ligeros y cortados sueños de la mañana, ricos en imágenes risueñas y voluptuosas, sueños diáfanos y celestes como la luz que entonces comienza a transparentarse a través de las blancas cortinas del lecho, no ha habido nunca imaginación de veinte años que bosquejase con los colores de la fantasía una escena semejante a la que se ofrecía en aquel punto a los ojos del atónico Garcés.
 Despojadas ya de sus túnicas y sus velos de mil colores, que destacaban sobre el fondo suspendidos de los árboles o arrojados con descuido sobre la alfombra del césped, las muchachas discurrían a su placer por el soto, formando grupos pintorescos, y entraban y salían en el agua, haciéndola saltar en chispas luminosas sobre las flores de la margen como una menuda lluvia de rocío.
Aquí una de ellas, blanca como el vellón de un cordero, sacaba su cabeza rubia entre las verdes y flotantes hojas de una planta acuática, de la cual parecía una flor a medio abrir, cuyo flexible tallo más bien se adivinaba que se veía temblar debajo de los infinitos círculos de luz de las ondas.
Otra allá, con el cabello suelto sobre los hombros, mecíase suspendida de la rama de un sauce sobre la corriente del río, y sus pequeños pies, color de rosa, hacían una raya de plata al pasar rozando la tersa superficie. En tanto que éstas permanecían recostadas aún al borde del agua con los ojos azules adormidos, aspirando con voluptuosidad el perfume de las flores y estremeciéndose ligeramente al contacto de la fresca brisa, aquéllas danzaban en vertiginosa ronda, entrelazando caprichosamente sus manos, dejando caer atrás la cabeza con delicioso abandono, e hiriendo el suelo con el pie en alternada cadencia.
Era imposible seguirlas en sus ágiles movimientos, imposible abarcar con una mirada los infinitos detalles del cuadro que formaban, unas corriendo, jugando y persiguiéndose con alegres risas por entre el laberinto de los árboles; otras surcando el agua como un cisne y rompiendo la corriente con el levantado seno; otras, en fin, sumergiéndose en el fondo, donde permanecían largo rato para volver a la superficie, trayendo una de esas flores extrañas que nacen escondidas en el lecho de las aguas profundas.
La mirada del atónito montero vagaba absorta de un lado a otro, sin saber donde fijarse, hasta que, sentado bajo un pabellón de verdura que parecía servirle de dosel, y rodeado de un grupo de mujeres todas a cual más bellas, que la ayudaban a despojarse de sus ligerísimas vestiduras, creyó ver el objeto de sus ocultas adoraciones: la hija del noble don Dionís, la incomparable Constanza.
Marchando de sorpresa en sorpresa, el enamorado joven no se atrevía ya a dar crédito ni al testimonio de sus sentidos, y creíase bajo la influencia de un sueño fascinador y engañoso.
No obstante, pugnaba en vano por persuadirse de que todo cuanto veía era efecto del desarreglo de su imaginación; porque mientras más la miraba, y más despacio, más se convencía de que aquella mujer era Constanza.
No podía caber duda, no; suyos eran aquellos ojos oscuros y sombreados de largas pestañas, que apenas bastaban a amortiguar la luz de sus pupilas; suyas aquella rubia y abundante cabellera que, después de coronar su frente, se derramaba por su blanco seno y sus redondas espaldas como una cascada de oro; suyos, en fin aquel cuello airoso, que sostenía su lánguida cabeza, ligeramente inclinada como una flor que se rinde al peso de las gotas de rocío, y aquellas voluptuosas formas que él había soñado tal vez, y aquellas manos semejantes a manojos de jazmines, y aquellos pies diminutos, comparables sólo con dos pedazos de nieve que el sol no ha podido derretir y que a la mañana blanquean entre la verdura.
En el momento en que Constanza salió del bosquecillo, sin velo alguno que ocultase a los ojos de su amante los escondidos tesoros de su hermosura, sus compañeras comenzaron nuevamente a cantar estas palabras con una melodía dulcísima.
CORO
«Genios del aire, habitadores del luminoso éter, venid envueltos en un jirón de niebla plateada.
Silfos invisibles, dejad el cáliz de los entreabiertos lirios, venid en vuestros carros de nácar, a los que vuelan uncidas las mariposas.
Larvas de las fuentes, abandonad el techo de musgo y caed sobre nosotras en menuda lluvia de perlas.
Escarabajos de esmeralda, luciérnagas de fuego, mariposas negras, ¡venid!
Y venid vosotros todos, espíritus de la noche, venid zumbando como un enjambre de insectos de luz y de oro.
Venid, que ya el astro protector de los misterios brilla en la plenitud de su hermosura.
Venid, que ha llegado el momento de las transformaciones maravillosas.
Venid, que los que os aman os esperan impacientes.»
Garcés, que permanecía inmóvil, sintió al oír aquellos cantares misteriosos que el áspid de los celos le mordía el corazón, y obedeciendo a un impulso más poderoso que su voluntad, deseando romper de una vez el encanto que fascinaba sus sentidos, separó con mano trémula y convulsa el ramaje que le ocultaba, y de un solo salto se puso en la margen del río. El encanto se rompió, desvanecióse todo como el humo, y al tender en torno suyo la vista, no vio ni oyó más que el bullicioso tropel con que las tímidas corzas, sorprendidas en lo mejor de sus nocturnos juegos, huían espantadas de su presencia, una por aquí, otra por allá, cuál salvando de un salto los matorrales, cuál ganando a todo correr la trocha del monte.
-¡Oh!, bien dije yo que todas estas cosas no eran más que fantasmagorías del diablo -exclamó entonces el montero- pero por fortuna esta vez ha andado un poco torpe dejándome entre las manos la mejor presa.
Y, en efecto, era así: la corza blanca, deseando escapar por el soto, se había lanzado entre el laberinto de sus árboles, y enredándose en una red de madreselvas, pugnaba en vano por desasirse.
Garcés la encaró la ballesta; pero en el mismo punto en que iba a herirla, la corza se volvió hacia el montero, y con voz clara y aguda detuvo su acción con un grito, diciéndole:
-Garcés, ¿qué haces? -El joven vaciló y, después de un instante de duda, dejó caer al suelo el arma, espantado a la sola idea de haber podido herir a su amante. Una sonora y estridente carcajada vino a sacarle al fin de su estupor; la corza blanca había aprovechado aquellos cortos instantes para acabarse de desenredar y huir ligera como un relámpago, riéndose de la burla hecha al montero.
-¡Ah! condenado engendro de Satanás -dijo éste con voz espantosa, recogiendo la ballesta con una rapidez indecible-; pronto has cantado la victoria, pronto te has creído fuera de mi alcance; y esto diciendo, dejó volar la saeta, que partió silbando y fue a perderse en la oscuridad del soto, en el fondo del cual sonó al mismo tiempo un grito, al que siguieron después unos gemidos sofocados.
-¡Dios mío! -exclamó Garcés al percibir aquellos lamentos angustiosos-. ¡Dios mío, si será verdad! Y fuera de sí, como loco, sin darse cuenta apenas de lo que pasaba, corrió en la dirección en que había disparado la saeta, que era la misma en que sonaban los gemidos. Llegó al fin; pero al llegar, sus cabellos se erizaron de horror, las palabras se anudaron en su garganta, y tuvo que agarrarse al tronco de un árbol para no caer a tierra.
Constanza, herida por su mano, expiraba allí a su vista, revolcándose en su propia sangre, entre las agudas zarzas del monte.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Alouqua, la primogénita de Lilith

Lilith si tuvo descendencia, para ser más exacto, tuvo seis preciosas hijas a las que amó y cuidó asta los últimos días de su vida. Alouqua, así es su nombre, fue la primera en nacer pasando así a ser  la primogénita de Lilith. Esta vampiresa es una verdadera experta en el arte amatorio, operación que normalmente lleva hasta las últimas consecuencias, transformándose en el icono por excelencia de los placeres prohibidos. Dándole el sobrenombre de Diosa de los Íncubos y Súcubos.
Pero al contrario que los Íncubos y los Súcubos, Alouqua no se demora más de una noche en sus víctimas, ni prolonga innecesariamente el rito sexual. Su capacidad amatoria es tan descomunal que sus amantes no resisten más de una sesión antes de perder definitivamente la cordura. Un encuentro amoroso con Alouqua deriva siempre en la locura y, posteriormente, en el suicidio. Esto se debe a una lógica perfectamente comprensible, hacer el amor con esta vampiresa es el punto máximo del placer sensual. Después de ello sólo quedan dos alternativas: el ascetismo carnal o la muerte. Para felicidad de Alouqua muchos elegían la segunda opción por ser la más fácil.
Alouqua fue el fruto de un amor prohibido. Cuando Lilith huyó de las garras de Adán vagó por el mundo sola y sin más compañía que ella misma. Abaddon, el destructor rey de los demonios del infierno la acogió en su seno, enseñándole el don de las oscuridad y todas las ventajas de pertenecer a la cara oculta de la tierra. Este demonio piadoso pasó a ser padre de Lilith y posteriormente de una de las hijas de ella. Alouqua nació en el mismísimo infierno, heredando lo mejor de cada progenitor, la belleza de su madre y el poder devastador de su padre. Una mezcla un tanto explosiva para una criatura tan pequeña en los brazos de la diosa. Abaddon, las abandonó cuando la pequeña Alou, cumplió los diez años. Un grupo de humanos irrumpieron en las entrañas de la morada de Abaddon con la única intención de aniquilar a aquella familia tan poderosa. Lilith y Alouqua consiguieron escapar pero Abaddon no corrió la misma suerte pues, con la intención de salvar a lo que más amaba, se dejó capturar y posteriormente mutilar. Rota en su interior Lilith juró no amar nunca más y la pequeña niña, horrorizada por la maldad humana decidió vengarse de aquellos que en su día le arrebataron a su padre.
Posteriormete Lilith fue la esposa de Asmodeo, también llamado Samael o Lucifer.
El mundo cambia y Alouqua creció, enamorándose de Aym, un gran duque del infierno que comanda veintiséis legiones de demonios,  el cual  ayudó a escapar a su madre y a ella misma cuando la desdicha se apoderó de sus vidas. De este amor nació Nadine, transformándose esta, en la primera nieta de Lilith.

martes, 1 de diciembre de 2015

Enoc y los Vigilantes - La Verdadera Historia de los Ángeles y los Demonios II

En la tradición kabalística, Naamah, la hermana del primer herrero bíblico Tubal-Caín, sedujo a Azazel, y ha sido asociada con Ishtar.
Como hemos visto, el resultado final de las relaciones ilícitas entre los Vigilantes y las "hijas de los hombres" fue, según la propaganda judeo-cristiana, el engendramiento de una raza monstruosa de belicosos gigantes caníbales y bebedores de sangre llamados los Nephilim.
En Génesis 6:4 se los describe menos dramáticamente como "los poderosos hombres de antaño, los varones de renombre". Al principio ellos fueron alimentados por Yahvé con maná (¿ambrosía, el alimento de los Dioses?) para que dejaran de consumir carne humana, pero ellos lo rechazaron.
Ellos en cambio mataron animales como comida, y luego comenzaron a perseguir y a comer presas humanas.
Se ha especulado que esta leyenda está basada en los hábitos culinarios de los pastores nómadas del desierto en Oriente Medio, quienes eran voraces comedores de carne. En el mito bíblico de Caín y Abel, la disputa entre los dos hermanos que condujo al primer asesinato es acerca de la naturaleza de los ofrecimientos hechos a Yahvé.
Abel, "un pastor de ovejas" o pastor nómada, ofreció "las primicias del rebaño", y Caín, que era "un labrador de la tierra" o agricultor-jardinero, ofreció "los frutos de la tierra" (Génesis 4:2-4).
Los ofrecimientos quemados de Abel de carne de animal y sangre complacieron a Yahvé, pero éste rechazó las verduras, los cereales y frutos ofrecidos por su hermano. En un nivel puramente material, a diferencia de una metáfora mítica y espiritual, esta historia puede reflejar la lucha por el dominio entre los pastores nómadas y los primeros agricultores de la Era Neolítica en el Oriente Medio.
La idea de héroes semi-divinos nació de los mitos antiguos de uniones entre dioses y mortales. El poeta y escritor griego Píndaro (518-438 a.C.) describió a los héroes del pasado como "una raza entre Dioses y hombres".
En los rollos del mar muerto los terribles Nephilim comedores de humanos son de hecho descritos como los guardianes del conocimiento arcano que, "conocían todos los misterios de la Naturaleza y la Ciencia".
Hay también referencias indirectas a las técnicas de reproducción que ellos enseñaban, lo que sugiere que ellos instruyeron a los primeros humanos en la domesticación y crianza de animales.
Referencias adicionales también insinúan experimentos que condujeron a la creación de "monstruos" por medio del cruce de animales de especies diferentes y no relacionadas.
En el ocultismo teosófico moderno hay leyendas acerca del continente perdido de Atlántida que afirman que sus científicos criaron híbridos semi-humanos y semi-animales como una raza esclava.
Esto también está relacionado con la destrucción de los Nephilim y la temprana raza humana en el Diluvio bíblico.
Los registros de tal acontecimiento también pueden ser encontrados en la mitología de los pueblos antiguos de todo el mundo, y especialmente entre los babilónicos en Oriente Medio.
De hecho, se ha sostenido que la historia de Noé y el Diluvio en el Antiguo Testamento tuvo su origen en mitos babilónicos y sumerios.
Se sabe que alrededor de 10.000 a.C. parece haber habido una explosión cultural que transformó a la temprana Humanidad.
Al final de última Era Glacial aparecieron los primeros signos de la agricultura en Oriente Medio, con un cambio desde un estilo de vida nómada de cazadores-recolectores al de la agricultura establecida.
Esto marcó el comienzo de la civilización en esta área. Tan pronto como en 9500 a.C., la cebada, el trigo y el centeno, y la avena, los guisantes y las lentejas, estaban siendo cultivados por nuestros antepasados neolíticos en lo que es ahora Kurdistán, entre Turquía e Irak. Al mismo tiempo los perros, las cabras y las ovejas también fueron domesticados.
Dentro de mil años se estaba practicando la fusión de cobre y de plomo en Anatolia (moderna Turquía), y los arqueólogos creen que ese proceso fue descubierto primeramente en Kurdistán, junto con la fabricación de cerámica y el tejido.
La antigua cultura kurda fue también la primera en desarrollar una escritura, y fue una de las sociedades alfabetizadas más tempranas en el Oriente Medio.
Los kurdos afirman ser descendientes de los "Hijos del Djinn" (espíritus o genios), la descendencia de un acoplamiento entre los djinns y las mujeres mortales. En algunas partes del Kurdistán, sobre todo entre la secta de los yezedis, quienes adoran al Ángel Pavo Real (Azazel, el líder de los ángeles caídos), puede ser encontrada gente alta, rubia y con ojos azules.
Aunque los antropólogos creen que ellos pueden ser de antiguos ancestros europeos, la creencia del folklore popular entre los kurdos dice que ellos son descendientes de los "Hijos de los Genios", que en tiempos antiguos trajeron la civilización a la temprana Humanidad.
En general el Oriente Medio antiguo era conocido como "la cuna de la civilización", al haber sido fundadas en el área mesopotámica (modernos Irak e Irán) las más antiguas ciudades-Estados. Los antiguos pueblos autóctonos de la región, los sumerios y los acadios, desarrollaron el primer lenguaje escrito, estudiaron la astronomía y crearon bibliotecas.
Los babilónicos y los asirios los siguieron, y en la mitología de todas estas razas hay historias de cómo los dioses descendieron a la Tierra y les enseñaron las artes de la civilización.
En el libro de Enoc se dice que cuando Yahvé vio la anarquía, el caos, la corrupción y la inmoralidad sexual que había sido causada por la interacción de los Vigilantes y los humanos, él decidió intervenir mediante los arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel y Uriel.
Él ordenó que Rafael atara a Azazel de manos y pies, como a una cabra de sacrificio, y que lo arrojara en un barranco profundo en el desierto.
Gabriel fue enviado a una misión divina para destruir a, "los bastardos y réprobos" y a "los hijos de los Vigilantes entre los hombres".
El arcángel Miguel, comandante del Ejército de Dios, fue enviado a arrestar a Semyaza y a encadenarlo "bajo la tierra" hasta el Día del Juicio Final. Como hemos visto, el ángel caído se arrepintió de sus pecados y se condenó él mismo al exilio cósmico entre las estrellas.
El Libro de los Jubileos dice que los arcángeles ataron a los Vigilantes "en las profundidades de la tierra", y en el folklore judaico ellos están encarcelados en un misterioso "segundo Cielo".
Sin embargo, también se dice que algunos de estos "poderosos guerreros" tienen reservado un lugar especial para ellos en el Sheol, el Inframundo según los judíos. Allí se dice que ellos están en un estado "con escudo y lanza intactos".
Hay una conexión entre los bíblicos Vigilantes y los semi-divinos y semi-míticos Tuatha De Danann  (los Hijos de la Diosa Dana).
Esta raza de antiguos magos descendió a la Tierra en la sagrada colina de Tara en la Irlanda prehistórica. Con la llegada del cristianismo, los Tuatha De Danann fueron desterrados a las "colinas huecas" y se convirtieron en los Sidhe (Shee) o los "Brillantes", los elfos y las hadas del folklore irlandés.
¿Cuál es el significado esotérico detrás del mito de los ángeles caídos, la expulsión de Lucifer desde el Cielo y la Caída del Hombre, como está representado en la saga del Jardín del Edén?
Los mitos babilónicos, hititas, cananeos, iranios, egipcios, griegos y nórdicos, todos describen en diversas formas una lucha entre el supremo dios-padre, que representa el orden cósmico y la armonía, y un dios rebelde más joven que desafía y trata de derrocar la autoridad divina.
Aunque estos conflictos por lo general han tenido lugar en una época pre-humana, ellos también son a veces representados como ocurriendo en la Historia mundial, y a menudo están relacionados con la creación y el desarrollo temprano de la especie humana y la aparición de las civilizaciones antiguas.
Simbólicamente, Lucifer o Lumiel es conocido como el Señor de la Luz, en tanto él es el primogénito de la creación.
Él representa la activa energía cósmica del universo, y ha sido identificado con el fuego, la luz, el poder fálico, el pensamiento independiente, la conciencia, el progreso, la libertad y la independencia.
La fundadora de la moderna Sociedad Teosófica, Helena Blavatsky, describió al Portador de la Luz como, "el espíritu de la iluminación intelectual y la libertad de pensamiento" sin cuya influencia la Humanidad sería "no mejor que los animales".
En la Biblia, Lucifer (o Satán como lo llaman equivocadamente) a menudo es representado en una forma reptiliana como un dragón o una serpiente.
En las mitologías occidentales esa criatura es comúnmente tergiversada como un símbolo de los poderes de la oscuridad, el caos y mal. Por contraste, en la mitología de Oriente el dragón es un buen presagio que representa la fertilidad y la buena fortuna. Lumiel-Lucifer a menudo es identificado con la serpiente del mito edénico descrito en el Génesis.
En la tradición luciferina, la serpiente bíblica es considerada como la personificación del conocimiento, la sabiduría y la iluminación que liberó a los primeros humanos de la ignorancia espiritual impuesta a ellos por Yahvé.
La serpiente es vista como el símbolo de una fuerza de liberación exterior que literalmente abrió los ojos de Adán y Eva a la realidad del universo creado y a las maravillas del mundo material.
La serpiente, culebra o dragón es una antigua imagen mítica y arquetípica del poder fálico solar o fuerza de vida que está asociada con Lucifer y la explosión de luz después del divino acontecimiento celeste que creó el universo (conocido por los científicos modernos como el Big Bang). Cuando el primer hombre y la mujer comieron el fruto prohibido del Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal en el jardín astral o celestial, ellos llegaron a estar conscientemente despiertos.
Su primera comprensión fue que sus "envolturas de carne" estaban desnudas.
Ellos se apresuraron a cubrir sus genitales cuando se dieron cuenta del llamado "poder de la serpiente" o kundalini, que puede ser incrementado mediante las relaciones sexuales y actos sexuales no reproductivos.
Ellos también comieron del Árbol de la Vida que inició el ciclo de nacimiento, vida, muerte y renacimiento, y de las almas humanas encarnándose en la forma física.
El mito de los Vigilantes, la Caída de Lucifer y la Caída del Hombre, todos representan el primitivo Tiempo del Sueño o "Edad de Oro" de armonía cósmica y terrestre e inocencia primordial que puede haber existido en el plano material o en alguna especie de plano astral o pre-material.
Es la destrucción física simbólica o real de este paraíso celeste o terrenal, donde la gente y los animales vivían juntos y se comunicaban por medio de una lengua universal, la que es reflejada en tales mitos y leyendas. En términos chamánicos esto es conocido como la Gran Separación, cuando los humanos ya no supieron o no entendieron el lenguaje de los animales.
Ése fue también un tiempo en que los humanos comenzaron a comunicarse en diferentes lenguas, y esto es representado por la historia bíblica de la Torre de Babel.
El mito de la Edad de Oro o Paraíso en la Tierra está estrechamente vinculado con la caída de Lucifer desde el Cielo y la disminución de su antiguo estatus como el primogénito de la creación para convertirse en el Señor del Mundo.
En un nivel simbólico y metafórico, así como en uno físico, también está relacionado con la separación de los humanos desde la Naturaleza y su medioambiente natural, que se está manifestando en nuestros tiempos modernos.
Fue la deliberada intervención de Lucifer y los ángeles caídos en la evolución humana, más bien que algún desafío a la autoridad cósmica, lo que en último término condujo a su caída desde la gracia divina. El único "crimen" de los Vigilantes consistió en que ellos quisieron ayudar al progreso de su rebaño humano.
Sin embargo, el rechazo de Lucifer-Iblis a reconocer la creación de los seres humanos significa que la Caída desde la gracia celestial era inevitable.
En la tradición luciferina, a Lumiel se le ha prometido la redención y la restauración de su antiguo estatus en el plan cósmico. Esto sólo puede llegar a ocurrir cuando la raza humana evolucione espiritualmente. Entonces es para beneficio de Lumiel y sus ángeles enseñantes el que nos ayuden a conseguir aquel fin.
La relación entre la Humanidad y el líder de los Caídos es por lo tanto en gran parte simbiótica, por cuanto ellos se necesitan unos a otros.

Enoc y los Vigilantes - La Verdadera Historia de los Ángeles y los Demonios I

 Génesis 6:1-4 dice:
"Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la Tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran bellas; y tomaron esposas de entre todas las que eligieron".
Tradicionalmente los Ben Elohim o "hijos de Dios" eran varios cientos, y ellos descendieron a la Tierra sobre el monte Hermón (entre el Líbano y Siria). Aquél era un lugar sagrado para los cananeos y para los hebreos que invadieron su tierra.
En tiempos posteriores, en sus laderas fueron construidos lugares consagrados a los dioses Baal, Zeus, Helios y Pan, y a la diosa Astarté.
Estos Ben Elohim o "ángeles caídos" también eran conocidos como los Vigilantes, los Grigori y los Irin. En la mitología judía los Grigori eran originalmente una orden superior de ángeles que moraban en el más alto cielo con Dios y parecían seres humanos en su aspecto.
 El título "Vigilante" simplemente significa "el que vigila", "aquellos que cuidan", "aquellos que están despiertos" o "aquellos que no duermen". Estos títulos reflejan la relación única entre los Vigilantes y la raza humana desde antiguos tiempos.
En la tradición esotérica luciferina ellos eran una especial orden de élite de seres angelicales creados por Dios para ser pastores terrenales de los primeros humanos primitivos.
 Su tarea era observar y vigilar a la emergente especie humana e informar acerca de su progreso. Sin embargo, ellos se vieron limitados por la principal directriz divina de no interferir en la evolución humana. Lamentablemente ellos decidieron ignorar la orden de Dios y desafiar sus órdenes, y convertirse en maestros de la raza humana, con desafortunadas repercusiones tanto para ellos como para la Humanidad.
La mayor parte de la información que tenemos sobre los Vigilantes y sus actividades proviene del apócrifo Libro de Enoc.
En la Biblia ortodoxa el profeta Enoc es una figura misteriosa. En Génesis 4:16-23 él es descrito como hijo de Caín, el labrador, y la primera ciudad construída por su padre es bautizada en honor de Enoc.
Posteriormente en Génesis 5:18-19, y varias generaciones más tarde, Enoc es llamado hijo de Jared, y es durante su vida que los Vigilantes llegan o encarnan en cuerpos humanos.
En el apócrifo Libro de los Jubileos, según se afirma dictado por "un ángel del Señor" a Moisés en el monte Sinaí cuando él también recibió los Diez Mandamientos, se dice que Enoc fue "el primero entre los hombres que nacen en la Tierra que aprendió la escritura, el conocimiento y la sabiduría".
También dice que Enoc puso por escrito "los signos del Cielo" (los signos zodiacales) según sus meses en un libro. Esto fue para que los seres humanos pudieran conocer las estaciones de los años en relación al orden de los meses y sus respectivas influencias estelares y planetarias.
La indicación es que Enoc recibió esta información de fuentes extraterrestres angelicales, es decir, de los Vigilantes, y por lo tanto él era un ejemplo cultural.
Doscientos de los "ángeles caídos" descendieron desde el reino celestial sobre la cumbre del monte Hermón, y ellos quedaron tan impresionados con la belleza de las mujeres humanas que, usando sus nuevos cuerpos materiales, tuvieron sexo con ellas.
Esto posteriormente provocó la ira de Yahvé y, según la Biblia, la consecuencia de este mestizaje entre los Caídos y los mortales condujo a la creación de una descendencia semi-angélica y semi-humana (Génesis 6:4).
Estos hijos fueron llamados los Nefelim o Nephilim, y ellos fueron la raza gigantesca que alguna vez habitó la Antigua Tierra.
Los ángeles caídos enseñaron a sus mujeres e hijos una variedad de nuevas habilidades tecnológicas, conocimiento mágico y sabiduría oculta. Esto sugiere que las capacidades psíquicas y los poderes mágicos fueron originalmente una herencia antigua del reino angelical dado a los primeros humanos.
En la tradición luciferina esto es conocido en términos espirituales y metafóricos como tener "sangre de bruja", "sangre de elfos" o "sangre de hadas", la cual es poseída por brujas y magos.
En el Libro de Enoc se dice que el líder de los ángeles caídos se llamaba Azazel, y él a menudo es identificado con Lucifer (el Portador de la Luz) o Lumiel ("la luz de Dios").
Él enseñó a los hombres a forjar espadas y a hacer escudos y armaduras. Azazel también les enseñó la metalurgia y cómo sacar metales de la tierra y a usar metales diferentes. A las mujeres él les enseñó el arte de hacer pulseras, ornamentos, anillos y collares de metales y piedras preciosos.
Él también les mostró cómo "embellecer sus párpados" con kohl y el uso de trucos cosméticos para atraer y seducir al sexo opuesto. De estas prácticas Enoc dice que provino mucha "impiedad", y que hombres y mujeres cometieron fornicación, se extraviaron y corrompieron sus caminos.
Ésta fue la base para que la Iglesia temprana condenara a los ángeles caídos por enseñar a las mujeres a hacer collares de piezas de oro y pulseras para sus brazos. Pablo dijo que las mujeres deberían cubrir su cabeza en la sinagoga (1ª Corintios 11:5-6).
Esto era porque se suponía que los ángeles caídos eran atraídos hacia las mujeres humanas con cabello largo y suelto. La costumbre de las mujeres de cubrir su pelo en las iglesias todavía se encuentra en el catolicismo romano y también en las costumbres del Islam.
El ángel caído Semyaza, otra forma de Azazel, dice Enoc que hubo enseñado a la gente el uso de partes de raíces y el arte mágico del encantamiento; el ángel caído, Armaros enseñó la anulación de encantamientos.
Baraquiel enseñó la astrología.
Kokabiel, el conocimiento de las constelaciones (astronomía).
Chazaquiel, el conocimiento de las nubes y el cielo (ciencia meteorológica y adivinación).
Shamsiel, los signos del Sol (los misterios solares).
Sariel los cursos de la Luna (los ciclos lunares usados en horticultura y agricultura y los misterios lunares esotéricos).
Penemuel instruyó a los humanos en el arte de la escritura y la lectura.
Kashdejan enseñó el diagnóstico y la curación de enfermedades y la ciencia de la medicina.
Es obvio, a partir de estas descripciones de las capacidades educativas de los Vigilantes, que ellos fueron ejemplos culturales y los portadores de la civilización para la raza humana temprana.
Es por lo tanto extraño que en los textos religiosos ortodoxos judeo-cristianos ellos sean representados falsamente como malvados corruptores de la Humanidad.
Alguna idea del exaltado estatus original y de la verdadera naturaleza de los "hijos de Dios" y de "los ángeles del Señor" puede ser encontrada escondida en los antiguos anales del saber angelical.
Por ejemplo, Kokabiel es descrito como un gran príncipe angélico que gobierna sobre las estrellas".
En los Oráculos Sibilinos, Araquiel es uno de los ángeles caídos que guía las almas de los muertos hacia el juicio en el inframundo.
Shamsiel, muy probablemente en su origen un dios babilónico del Sol, fue llamado "el príncipe del Paraíso" porque él era uno de los ángeles guardianes que vigilaban las puertas en Edén. En este papel él llevó a Moisés a ver el jardín divino, y también vigilaba los tesoros del rey David y su hijo Salomón el Sabio.
 Esta referencia puede ser a los tesoros espirituales más bien que al oro físico y joyas. En el Zohar judío él es llamado como el principal ayudante del poderoso arcángel Uriel y como el que lleva su estandarte en la batalla.
Sariel era un ángel asociado con la fertilidad de la tierra y el equinoccio de primavera en Marzo (en el hemisferio Norte).
Él gobernaba el signo marcial del Zodiaco, Aries el Carnero, y era invocado por su protección contra el poder maléfico del mal de ojo.
Azazel, el líder de los Vigilantes, como ya se mencionó, era identificado con Lucifer o Lumiel.
En el Corán se dice que Lucifer-Lumiel (Iblis) se rebeló contra Alá porque se le dijo que se inclinara y adorara al "hombre de la tierra" nacido del barro, Adán, lo cual rechazó. Él fue obligado a luchar en el Cielo con el arcángel Mikael o Miguel y su Ejército del Señor.
Como resultado, Lumiel y sus ángeles rebeldes fueron expulsados del Cielo y cayeron a la Tierra.
Aquí Lumiel se convirtió en el "Señor del Mundo", y en la mitología cristiana él fue falsamente identificado con el monstruo imaginario Satán (hebreo ha-Satán = el adversario, el acusador).
Sin embargo, esotéricamente en la tradición luciferina, Lumiel o Lumial no es una figura satánica malvada que atrae a la especie humana a la tentación y a malas acciones, como la Iglesia lo representa, sino que él es, "el ángel de Dios que se rebeló contra el orden cósmico estático y establecido, y puso en movimiento las fuerzas de cambio y evolución".
Es posible que Lumiel pueda haberse originado en Canaán como Shahar, el dios de la estrella de la mañana (Venus).
Él tenía un gemelo llamado Shalem, quien también era simbolizado por el planeta Venus, pero como la estrella vespertina. Estos divinos gemelos brillantes y oscuros representaban la luz solar que emerge desde la oscuridad de la noche al amanecer y que desciende a ella al anochecer.
Ellos eran los hijos de la diosa Ashera (o Astarté o Astarot), y hay pruebas arqueológicas del Oriente Medio de que los hebreos adoptaron la adoración de aquélla cuando se establecieron en Canaán y de que practicaron su adoración junto a la reverencia hacia el tribal dios de la tormenta Yahvé.
El Antiguo Testamento contiene varias referencias a la continua adoración de Ashera como "Reina del Cielo" por los supuestamente monoteístas hebreos. Aquello tenía lugar en santuarios en arboledas sagradas en las colinas, donde hacían ofrecimientos de pasteles e incienso a la diosa. En la mitología cananea, Shahar, como el Señor de la Estrella de la Mañana, fue echado del Cielo por desafiar al alto Dios en la forma de un rayo.
En aquella forma él fertilizó a la Madre Tierra con su fuerza fálica divina.
Azazel es representado como un herrero metálico y un hechicero o mago que trabaja con fuego. Él también ha sido comparado con el primer herrero bíblico, Tubal-Caín, un descendiente del semi-humano y semi-angélico Caín, "el primer asesino". El nombre actual Azazel ha sido diversamente traducido como "dios de la victoria", "la fuerza de Dios", "el dios fuerte" e incluso "el dios cabra".
En el apócrifo Apocalipsis de Abraham, él es llamado "el señor de los paganos", sugiriéndose que él había sido al principio un dios pagano.
Él también ha sido identificado con la serpiente del mito de Edén que sedujo a la primera mujer y "Madre de Todos los Vivientes", Eva. En un texto persa conocido como el Urm al-Jibab o el Libro Primordial, que data del siglo VIII d.C., se dice que el ángel Azazil o Azazel rechazó reconocer la superioridad de Adán sobre los ángeles.
Por lo tanto Alá lo expulsó a él y a sus ángeles rebeldes del reino celestial para que viviera en la Tierra. Más generalmente en el folklore islámico Azazel o Azrael es el ángel de la muerte, y actúa como un guía para las almas de los muertos.
En Levitico 16:8-10 y en los Rollos del Mar Muerto está registrado un curioso ritual hebreo que presenta a Azazel como el nombre para el "chivo expiatorio" que se lleva los pecados comunitarios de Israel.
Allí se dice que el sumo sacerdote Aarón tomó dos cabras del rebaño y echó suertes (adivinación practicada) para elegir cuál sería el chivo expiatorio y sacrificado como una "ofrenda por el pecado".
Los rollos del mar muerto dicen que el sumo sacerdote confesaba todas las "impurezas de los hijos de Israel" sobre la cabeza de la cabra Azazel.
Mediante este acto ritualmente simbólico él transfería al infortunado animal toda la culpa y pecados de ellos, de manera que pudieran ser absueltos de los mismos. La cabra era entonces echada al desierto para morir o arrojada por un precipicio para que se rompiera en pedazos en las rocas debajo.
Este concepto antiguo y arquetípico del chivo expiatorio sacrificado por los pecados de la raza humana y abandonado en el desierto, es un motivo poderoso y potente que aparece varias veces en los mitos bíblicos. Puede ser visto en la historia de Caín, que se convierte en un vagabundo exiliado en la Tierra, después de ser marcado por Yahvé y desterrado al "Este de Edén" después de matar a su hermano Abel.
En una leyenda judía el sabio rey Salomón, un poderoso mago que podía invocar y controlar a los demonios, cayó de la gracia porque él "se prostituyó en pos de dioses extranjeros".
Él fue obligado por Yahvé a dejar Jerusalén y a vagar en el desierto disfrazado como un mendigo.
También después de su éxodo tras la esclavitud en Egipto, Moisés y los israelitas se vieron obligados a pasar cuarenta años vagando en el desierto antes de que se les permitiera entrar en la Tierra Prometida (Canaán). En la antigua mitología egipcia, el dios de la oscuridad Set es representado como un divino marginado que habita en el desierto, y Lilith o Liliya, la primera esposa de Adán, después de que abandonó a éste, huyó al desierto lejos del hábitat humano.
En el Nuevo Testamento Jesús deambuló en el desierto durante cuarenta días y cuarenta noches.
Él no fue aceptado como maestro en su propia ciudad de Nazaret, y fue rechazado como el Mesías prometido por su gente. Cuando Jesús fue crucificado, él simbólicamente asumió el papel del chivo expiatorio sacrificial que muere para limpiar los pecados de la raza humana.
Es posible que la descripción del ritual del dios-cabra Azazel pueda haber sido un rito de equinoccio de otoño o de cosecha, de origen sirio, hitita o cananeo, adoptado por los hebreos.
Originalmente una cabra habría sido seleccionada por medio de un ritual de adivinación y luego ofrecida a un dios o demonio del desierto que tenía que ser aplacado mediante derramamiento de sangre.
Finalmente el sacrificio fue hecho a Yahvé como una petición para que perdonara los pecados de sus seguidores.
Se creía popularmente que Azazel tenía un séquito de demonios en forma de peludos machos cabríos conocidos como los se'irim, los cuales, tal como los Vigilantes, deseaban a las mujeres humanas. No puede ser una coincidencia total el que la Iglesia haya imaginado al Diablo o Satán bajo la forma de un peludo semi-humano macho cabrío con un gran falo erguido y que tenía relaciones sexuales con sus adoradoras en el sabbath de las brujas.
Semyaza es visto por algunos luciferinos modernos como el emisario de Lumiel, o como uno de sus avataras (un ser divino encarnado en forma humana).
Él no sólo se enamoró de las mujeres humanas, sino también de la deidad babilónica Ishtar, la diosa del amor y la guerra. Ella prometió tener sexo con él si éste a cambio le revelaba el nombre secreto de Dios. Cuando Semyaza se lo dijo, Ishtar usó ese conocimiento prohibido para subir a las estrellas, y ella reinó sobre la constelación de las Pléyades o las Siete Hermanas.
Mientras los otros Vigilantes fueron acorralados por los arcángeles y castigados por Yahvé, Semyaza voluntariamente se arrepintió de su error y se condenó a sí mismo a colgar cabeza abajo en la constelación de Orión el Cazador, con quien él es a veces identificado en la tradición luciferina.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Las runas según la fecha de nacimiento

Las runas son una técnica de adivinación , casi tan antigua como el tarot por lo que ya se practicaba el los países nórdicos tanto los Celtas como los Vikingos las utilizaban en sus ceremonias como oráculo de invocación , durante rituales consagrados a la Madre Tierra y a sus Dioses.
Las Runas son secretos susurrados, ocultos o esotéricos, son un alfabeto mágico. Para este alfabeto mágico, no existe un destino inexorable, nosotros tenemos la capacidad de cambiar nuestra vida, ya que gozamos de total libertad para hacerlo. La clave para cambiar el futuro reside en el saber qué se debe y qué no se debe cambiar.

Los vikingos diseñaron un alfabeto de símbolos, llamado Futhark, como medio de comunicación y, posteriormente, lo utilizaron como oráculo.; Las runas han formado parte de la historia prácticamente por los siglos de los siglos. La historia nos enseña que fueron un regalo de Odín a los nórdicos, e independientemente de haber sido diseñadas en un principio como medio de comunicación, los vikingos comenzaron a interpretarlas para pronosticar desenlaces de batallas, ante un viaje o como fuente de inspiración.
Los símbolos rúnicos se dividen en grupos de ocho runas distribuidas en tres columnas:
•La primera columna se refiere a la Creación: Fehu, Uruz, Thurisaz, Ansuz, Raidho, Kenaz, Gebo y Wunjo
•La segunda columna se refiere a la Manifestación o Procesión: Hagalaz, Nauthiz, Isa, Jera, Eihwaz, Perthro, Algiz y Sowilo
•La tercera columna se refiere a los Dioses: Tyr, Berkano, Ehwaz, Mannaz, Laguz, Ingwaz, Othala y Dagaz
Cada runa tiene tanto un significado sobre la vida (personalidad o vidas pasadas) como para guiar o aconsejar a quien las consulta hacia la reflexión y encontrar el probable camino al éxito.; Cada uno de nosotros tenemos asignadas dos runas natales que nos aportan sus características particulares a nuestra personalidad. Como en cualquier otra mancia, estas características son sólo generales y nos marcarían en mayor o menor medida nuestras tendencias y pautas a seguir.

Conformación del alfabeto rúnico
Al alfabeto rúnico se le conoce con el nombre de Futhark debido a los nombres de las seis primeras runas: f, u, th, a, r, y k.
 Los celtas añadieron una runa más, sin diseño alguno, a las originales a la cual llamaron Odin, por el rey nordico de la sabiduría y la magia, sin embargo el grupo original nórdico sólo contiene 24 runas.

Thorn , Ansuz ((20 enero a 18 febrero))
Los nacidos bajo la runa (Thorn) suelen poseer un fuerte carácter, que incluso les puede hacer parecer antipáticos. Les gustan los cambios y echarán mano de ellos siempre que su vida no les satisfaga lo suficiente, eso sí, siempre calculando los pros y los contras, ya que ante todo, son individuos altamente racionales. Esta racionalidad les hace ser muy buenos consejeros y siempre intentan proteger a los demás, aunque en ocasiones ese proteccionismo sea demasiado asfixiante. Suelen ser personas que gozan de muy buena salud gracias a su fortaleza, tanto física como psíquica.
Los nacidos bajo la runa ( Ansuz ) son individuos dotados de una sensibilidad capaz de hacerles ver mas allá de las apariencias. Esta gran sensibilidad les convierte en seres especialmente creativos, no sólo en las distintas artes si no en su forma de conducirse por la vida, consiguiendo siempre sus metas y propósitos, aunque estas en muchas ocasiones sean demasiado idealistas impidiendo a estos nativos mantener los pies en la tierra.

Rad , Ken ((19 febrero a 20 marzo))
Las personas nacidas bajo la runa ( Rad)  disfrutan de una personalidad envidiable para muchos. Su carácter es sereno y tranquilo, todas sus acciones están basadas en el equilibrio y la armonía. Poseen un gran sentido de la responsabilidad y siempre están intentando mantener su estabilidad interior, esto, y su continuo papel de aprendiz de todo lo que le haga crecer espiritualmente, les convierte en muy buenos consejeros. Estos nativos deben tener un especial cuidado, ya que esa búsqueda interior se puede traducir en un alejamiento de la realidad y en un dejarse llevar sin un control real de su propia vida.
Los nacidos bajo la runa ( Ken ) son personas con una claridad de ideas asombrosa, son capaces de llevar a cabo cualquier proyecto por muy complicado que este parezca para los demás. Tienen una gran seguridad en sí mismos, por una parte son conocedores de su brillantez mental, y por otro, gozan de una envidiable paciencia, estas dos características hacen que siempre salgan airosos de cualquier cosa que se propongan por imposible que pueda parecer.

Gyfu , Wyn ((21 marzo a 19 abril ))
Los nacidos bajo la runa (Gyfu ) son, ante todo, seres generosos. Su generosidad consiste en entregarse por completo a los demás, permaneciendo casi siempre en un estado de inquietud y preocupación por los problemas y necesidades de los que tienen a su alrededor. Su visión entre el bien y el mal está muy bien definido y sufren lo indecible ante las injusticias. Deben mantener una actitud serena y paciente ante la vida y sus injusticias, ya que si no es así, pueden convertirse en seres amargados, desequilibrados y egoístas.
Las personas nacidas bajo la runa (Wyn ) se tienen en gran estima, lo que les hace avanzar en la vida contra viento y marea, son capaces de afrontar cualquier situación por difícil que esta sea. Desean salirse siempre con la suya, lo cual consiguen en la mayoría de las ocasiones. Son personas muy sensuales y enamoradizas, mostrándose siempre muy ardientes y apasionados. Deben aprender a aceptar las derrotas, si no, ese apasionamiento podría jugar en su contra;

Haegl, Nyd(( 20 abril a 20 mayo))
Las personas nacidas bajo la runa ( Haegl  ) son seres desmedidamente responsables, lo cual les hace
sentirse siempre rodeados de tensiones. Tienen una gran fortaleza que les hace conseguir todo lo que se proponen. Su carácter, en reglas generales, es tranquilo, aunque en ocasiones sufre grandes rabietas que pueden derivar, bien en conseguir sus deseos, o convirtiéndole ante los demás en un individuo desquiciado e intolerante.
Los nativos bajo la runa ( Nyd  ) tienen una capacidad de aguante increíble. Soportan con estoicismo situaciones negativas de cualquier índole, e incluso son capaces de extraer el lado positivo de ellas. Son personas acostumbradas a soportar tensiones y quizá por ello busquen en los deportes de riesgo su válvula de escape. Ante los demás pueden parecer individuos testarudos, pero la realidad es que cuando se marcan una meta no descansan hasta alcanzarla, son constantes, y eso al final, tiene su premio.

Is, Jera (( 21 mayo a 20 junio))
Las personas nacidas bajo la runa ( Is  ) son autosuficientes. Saben muy bien lo que son y lo que quieren, ello les hace afrontar su vida de una manera sosegada y constante, aunque no les preocupan los cambios, prefieren mantenerse estables una vez conseguidas sus aspiraciones. Su autosuficiencia no les impide preocuparse por los suyos, convirtiéndose en el gran protector de todos ellos.
Los nacidos bajo la runa ( Jera ) son personas inteligentes que saben aprovechar las oportunidades que les ofrece la vida. Su actitud serena y paciente ante la vida les hace conseguir todas sus metas. Son perfeccionistas, les gusta tener todo bajo control, y no dan un asunto por terminado hasta que realmente no esté terminado y bien terminado, nunca dejan cabos sueltos. Su excesivo control sobre todo lo que le rodea puede provocar problemas en sus relaciones con los demás.

Eoh, Peord (( 21 junio a 21 julio ))
Los nativos bajo la runa ( Peord  ) tienen una exquisita sensibilidad, poseen una gran vida interior que les permite adentrarse profundamente en su ser y conocer a fondo tanto sus capacidades como sus limitaciones. Aunque parezcan seres débiles, gozan de una vitalidad y fuerza interior que les hace conseguir prácticamente todo lo que se proponen.
Las personas nacidas bajo la runa  ( Eoh ) poseen una capacidad especial para conocer e indagar en el mundo esotérico y oculto. Estos conocimientos le permiten sacar fuerzas de flaqueza para seguir adelante en las situaciones más difíciles o penosas. Aún siendo seres conscientes de su espiritualidad, no se olvidan de que viven en un mundo material y saben equilibrar ambos aspectos a la perfección. Son como esponjas que absorben todo tipo de información, desechando lo que no les interesa y guardando todo aquello que les es útil para su enriquecimiento como personas.

Algiz, Sigel(Sol) ((22 julio a 21 agosto))
Los nacidos bajo la runa ( Algiz ) son personas materialistas, pero no en un sentido egoísta o ambicioso, si no en una necesidad imperiosa de seguridad. Son personas muy trabajadoras, organizadas y nunca delegan en otros sus responsabilidades, si hay que hacer algo, por muy comprometido o difícil que sea, ellos darán siempre la cara. Su necesidad por asegurarse un futuro económico aceptable, no le impide cultivar, y de que manera, su mundo espiritual, llegando en muchos casos a desarrollar una fuerza interior desbordante. El reto de estos nativos consiste en mantener equilibrados ambos aspectos, el material y el espiritual.
La runa  ( Sol  ) aporta a sus nativos una fuerza y energía tales que les permite realizar cualquier cosa que se propongan. Estos individuos son luchadores natos y son capaces de enfrentarse a todo y a todos, no sólo en lo que le compete a él, si no a cualquiera de sus seres queridos. Son personas realistas, con las ideas muy claras y ven las cosas tal como son, no se pierden en fantasías ilusorias y esto, en ocasiones, les puede llevar a ver la vida bajo un prisma de negatividad y pesimismo. Deben aprender a aceptar al mundo como es, e integrarse plenamente en el.

Tyr, Beorc (( 22 agosto a 21 septiembre))
Los nativos bajo la runa (Tyr  ) son individuos con un gran empuje y fortaleza. Pueden enfrentarse a cualquier dificultad con un arrojo y valentía dignas de admiración. Son personas idealista y con una moralidad muy acentuada, lo que les impide conseguir sus objetivos perjudicando a los demás, luchan por lo que quieren con voluntad y sacrificio. Los nativos sanos se entregarán a los demás olvidándose incluso de ellos mismos, mientras que los nativos no sanos pueden utilizar su arrojo y empuje para convertirse en seres vanidosos, prepotentes y egoístas.
Las personas nacidas bajo la runa ( Beorc  ) son impetuosas, aunque poseen un carácter conciliador y apacible, en ocasiones sacan su vena agresiva, creando ese ambiente de caos que ellos mismos detestan y que cuando no es creado por ellos siempre terminan por suavizar y anular. Tienen gran capacidad para conseguir todo lo que deseen si no se dejan arrastrar por la comodidad y el pasotismo. Necesitan sentirse protegidos, y a su vez, proteger él a los demás.

Eh , Mannaz (( 22 septiembre a 22 octubre))
Los nativos bajo la runa ( Eh ) son grandes oradores, les gusta pasar largas horas hablando de cualquier tema que pueda surgir, ya que además, son personas con unas grandes inquietudes por aprender de todo, desde los temas más banales a los asuntos más profundos. Son seres sociables y amistosos, lejos de ser individualistas, su visión es siempre de grupo. Esta visión le convierte en un ser muy querido por sus allegados, aunque en ocasiones, su honradez les haga decir cosas que pueden herir a los demás.
Los nativos bajo la runa ( Mannaz ) son personas comprometidas con el mundo. Son conocedores de las penurias e injusticias que existen, y ello les obliga a conocerse a sí mismos para averiguar de que manera pueden ayudar y aportar su granito de arena. A menudo buscan sus momentos de aislamiento, que les permite sosegar su agitado espíritu. También buscan ese sosiego en la familia por lo que pondrán todo de su parte para mantenerla.

Laguz , Ing (( 23 octubre a 21 noviembre ))
Los nativos bajo la runa ( Laguz)  son, ante todo, intuitivos. Esa intuición y su enorme sensibilidad les hace adentrarse a menudo en temas relacionados con el ocultismo. Para estos nativos sus sentimientos tienen un gran valor, por lo que nunca los esconden si no que los muestran abiertamente. Pueden conseguir todo lo que se propongan, incluso en situaciones en que otros acabarían derrotados, ellos conseguirán salir a flote. Quieren saber todo antes que nadie y les gusta mantenerse entregados en varios asuntos a la vez, por eso no conocen el significado de la palabra rutina.
Las personas nacidas bajo la runa ( Ing ) tienen una gran fortaleza interior, son conscientes de ella y no dudan en mostrarla siempre que haga falta, ya que los retos no sólo no les amilanan, si no que les estimulan. Pueden parecer seres vengativos, pero la realidad es que prefieren aguardar el momento oportuno para mostrar su poder, los arranques de ira les parece una pérdida de tiempo y energía. Necesitan amar y ser amados, buscarán en la familia su lugar de reposo, protegiéndola y manteniéndola en armonía. Son exigentes consigo mismo pero también con los demás, mostrando a veces una actitud déspota que debería controlar.

Dagaz , Ethel ((22 noviembre a 21 diciembre))
Las personas nacidas bajo la runa ( Ethel ) tienen la capacidad de aprender de sus éxitos y errores, pero también de los de los demás, acumulan experiencias que a lo largo de los años van aumentando su sabiduría. Son personas idealistas y para ellos no hay nada imposible, se lanzan de cabeza a cualquier proyecto, aunque su sabiduría les impide acometer locuras irracionales. Sabe mantener todo lo que va consiguiendo en la vida. Le gusta cuidar de su familia y la vida hogareña.
Los nativos bajo la runa ( Dagaz, ) son tremendamente sinceros, aborrecen la falsedad y la hipocresía, procuran no herir con sus palabras pero si no les queda más remedio, no dudarán en hacerlo. Su sinceridad, honradez y lealtad, les obliga a evolucionar continuamente sin dormirse en los laureles. No descansa su espíritu ni un momento alimentándolo día a día. Alcanzará todo aquello que se proponga porque nunca empieza nada que no pueda terminar.

Feoh , Ur (( 22 diciembre a 19 enero ))
Las personas nacidas bajo la runa (Feoh ) son prácticas, críticas y trabajadoras. Saben sacar a todo su lado práctico, siendo generalmente muy buenos negociantes y por lo tanto con una más que aceptable solvencia económica. Son seres generosos, no dudan en compartir sus éxitos con los suyos y nunca se olvidan de las ayudas brindadas para conseguir esos éxitos.
Los nativos bajo la runa ( Ur ) saben materializar todos sus deseos, tienen una gran fortaleza que les ayuda a superar cualquier obstáculo. Son optimistas y les gusta contagiar esa positividad a quienes atraviesan por malos momentos. No son amigos de la monotonía y les gusta estar metidos en continuos cambios. En cuestión de trabajo, nunca aceptará una aportación económica inferior a lo que él considere que vale su esfuerzo y su dedicación.
Como ven con el criterio y las conclusiones de , los antepasados podemos definir los rasgos caracteristicos de las personas que conviven día a día con nosotros , por lo que las Runas nos aportan una fuente de información importantisima dejando al desnudo personalidades que no sabemos de los demás e incluso de nosotros mismos , La manera de aplicar la técnica y llegar a la conclusión no importa siempre que se consiga un objetivo... el conocimiento del interior del ser humano...