lunes, 21 de diciembre de 2015

Los Aesir y los Vanir

Los Aesir
Es el nombre que recibe la principal raza de los dioses escandinavos (y una de las principales familias del panteón nórdico, estando la otra formada por los Vanir. Una vez hubo una guerra entre el Aesir más joven y el Vanir más viejo; la paz se estableció con el predominio de los Aesir. En realidad, las dos ramas estaban ya cansadas de luchar y dispuestas a llegar a un acuerdo. Para asegurar la paz, varios jefes Aesir se fueron a vivir entre los Vanir, y numerosos personajes de los Vanir se fueron a Asgard. Los Aesir vivían en Asgard con su padre Odin, gobernando las vidas de los mortales y los más importantes poseen una morada cuyo nombre se conoce.
Los dioses Aesir, bajo el liderazgo de Odín, eran:
el dios de la belleza Balder
el dios de la elocuencia Bragi
el dios de la mediación Forseti
el dios de la fertilidad Freyr
el guardián del puente de Bifrost Heimdall
el dios ciego Hörn
el dios del fuego y de los gigantes de hielo Loki
el dios del mar Njord
el dios del trueno Thor
el dios de la guerra Tyr
los hermanos de Odin Vili y Vey el hijo de Odin Vidar
Las diosas que también se incluyen dentro de los Aesir son:
la diosa de la fertilidad Freya
la mujer de Odin Frigg
la mujer de Thor Sif
y la guardiana de las manzanas de la juventud Idunn
Aesir deriva de la antigua palabra Ase, utilizada habitualmente para designar a los dioses. Tienen función guerrera (segunda función dumeziliana), pero invaden también la primera (realeza/sacerdocio) y la tercera (fertilidad/fecundidad). Casi todos los Aesir morirían en el Ragnarök, una terrible batalla destinada a producirse entre las fuerzas capitaneadas por Odín y las de Loki.
Los Vanir
Segunda familia de divinidades del panteón nórdico, despues de los Aesir. Sus representantes son Njördr y sus hijos, Freyr y Freya. Son dioses típicos de la III función, representativos de una cultura agraria.
Corresponden a los Nasatyas y a los Açvin de la mitología sanscrita, y al Quirinus romano. Los Vanir están vinculados a la tierra y el agua, dispensan los bienes y los placeres de este mundo: riqueza, fertilidad, paz, voluptuosidad, amor. Son también videntes y expertos en magia: Freya es la dueña del Seidr, que da a conocer a los Aesir -están también vinculados a los muertos que, como sabemos, desempeñan un papel importante en todo lo que se refiere a la fertilidad. Recordemos también que Freya recibe la mitad de los guerreros caídos en combate, y las mujeres-cisne pertenecen a su esfera.
Eran famosos por su magia y clarividencia, que los Aesir miraban con cierta suspicacia, excepto Odín que, siempre ávido de aumentar su conocimiento asimiló con rapidez las artes de los Vanir.
Los Vanir y los Aesir estuvieron en guerra durante un tiempo, luego hicieron la paz e intercambiaron rehenes. Njördr y Freyr fueron al país de los Aesir, mientras Mymir y Hoenir se reunieron con los Vanir.
Se ha interpretado el mito como transposición de un enfrentamiento real que tuvo lugar entre dos clases de la sociedad arcaica (los guerreros, los Aesir, los campesinos, los Vanir); la paz habría permitido el nacimiento de la estructura religiosa y social de los indoeuropeos.