miércoles, 16 de mayo de 2012

Evangelio de los vampiros, La busqueda. Cap, X

Si eres lo bastante perceptivo, sabrás ya la verdad de esta región de Aradia.
Donde nada es externo; sabrás que he descrito la gloria interior de la obscuridad.
Negrura interna unida a las profundidades externas, como lo fue en un principio.
Yo también retrocedí y subí al cielo de Anu, cuando la nube negra se alzó en el horizonte.
Al primer resplandor del Alba, retrocedí con las Criaturas de las Tinieblas.
Y he visto como las Criaturas de las Tinieblas han representado farsas y escenas ante los humanos para seguir manteniendo la ignorancia de las otras criaturas.
Pues la ignorancia de los ángeles es fuerza para los seres obscuros.
Y mientras las Criaturas de las Tinieblas usan caretas para engañar a los otros, abren puertas para comunicar sabiduría a Aradia.
Y yo abro puertas para comunicar esta sabiduría a los Vampiros, No-Muertos, y Criaturas de la Noche.
Si estos libros ya son leídos, es porque el fin del caos se aproxima; seiscientas sesenta y seis veces lo he visto en el Lado Obscuro del Tiempo.
Lo vi por primera vez al término del diluvio, cuando traje a Aradia el arco de la obscuridad.
Por el que han pasado todos los linajes de brujos detrás de mí, y sus generaciones son incontables.
Y desde entonces he realizado toda clase de señales y prodigios para demostrar que soy la primera de las brujas.
He aquí, uno de estos prodigios lo realicé en la cumbre del viento solitario.
Mientras Utnapischtim escudriñaba los números, abrió por error la puerta de los ángeles depredadores.
Estos seres ciegan a sus víctimas, y las calcinan con su luz; el resplandor de sus alas produce las sequías que traen la ruina a los imperios de la Tierra.
El movimiento de sus alas engendra huracanes.
En aquel día, siete ángeles depredadores fueron desencadenados por el cielo;
Y sus nombres fueron Al-Akiel, Ur. Theriel, Ayagel, Gehenniel, Tikultiriel, Bel-Reel y Yertereel.
Todos asolaron la cumbre del viento solitario, y secaron el agua de la ira y la amargura.
Durante siete días, un ejercito de No-Muertos combatió a los ángeles depredadores en lo alto del cielo, mientras la Tierra era asolada;
Era yo quien dirigía a los No-Muertos, de acuerdo al mandato que recibía de las Criaturas de las Tinieblas.
Los vientos asolaron la región, mas aquel día, los No-Muertos rodearon a los ángeles depredadores con un muro de obscuridad.
Y estrecharon el muro, hasta que los siete ángeles fueron obligados a plegar sus alas.
Y el muro de obscuridad los cubrió; la luz que aniquilaba no volvió a brillar sobre la cumbre del viento solitario.
Y nació la noche Infinita.
Fue creada para celebrar la victoria de los No-Muertos sobre los ángeles depredadores.
Que desde entonces se hallan prisioneros en Aradia.
Bienaventurado todo aquel que penetra la Noche Infinita, la más hermosa de todas las dimensiones de Aradia.
Bienaventurado el loco y el poeta; el enfermo y el solitario; el desterrado y el melancólico.
Todos ellos son dignos de llamarse Herederos del Viento Nocturno.
Y fue establecido que los enfermos que tengan sabiduría serán los primeros en contemplar esta Dimensión.
Para que rompan las cadenas de su enfermedad, y conozcan el ilimitado goce de la liberación más allá del dolor.
Mas la Noche Infinita ya existía en los sueños de las Criaturas de las Tinieblas al final del diluvio.
Fue entonces cuando surgió asimismo el arco de la obscuridad;
Que fue arrancado con gran dolor de lo profundo de mi ser, mientras practicaba la lujuria del conocimiento con Dissaor y Lamec.
Y este arco fue extendido en el horizonte del cielo nocturno, opacando la luz de las estrellas.
Los ángeles depredadores calaron sus himnos cuando el silencio se apoderó de la Tierra y de Aradia.
El viento de las Tinieblas sopló sobre el arco iris y lo llevó a Aradia.
Tú Que Buscas, bienaventurado eres al conocer estas revelaciones.
Detén tu vida, detén tu afán; he aquí, voy a revelarte que la Noche Infinita tiene un Emperador.
Y este Emperador fue así nombrado por las Criaturas de las Tinieblas cuando nació la Noche Infinita; pues en ella, su naturaleza es Dual: Heredero y Emperador al mismo tiempo; en la Noche Infinita se despoja de su furor y muestra toda su melancolía.
He aquí, es principio y fin, amo de la ubicuidad; y quien llega a la Noche Infinita puede verlo en forma física; mas no es su verdadera forma, pues él es inmortal; Tu Que Buscas, penetra el Misterio de su Nombre.