miércoles, 25 de febrero de 2015

Agartha, el reino subterráneo

Agartha (conocida como Agarthi, Agharta, Agarttha) es, según el mito, un reino subterráneo cuyas ciudades e inmensas galerías se extienden bajo Asia. La capital de este reino es Shambhala, ubicada bajo el desierto de Gobi, sede del Rey del Mundo.
La leyenda de Agartha es una de las pocas que ha contado con el estímulo de los esoteristas. René Guenon, en su libro El Rey del Mundo, fue quien le dio impulso, seguido por numerosos entusiastas de la vida subterránea.
 Para los mongoles, Paradesha, una de las primeras ciudades de Agartha, fue fundada en el 380.000 a.C, pero su ubicación subterránea sólo retrocede 6.000 años. Ningún mongol aclara la problemática de semejante traslado. Helena Blavatsky sostiene que Agartha está gobernada por la logia blanca, y señala el desierto de Gobi como el lugar donde aterrizaron los señores de la llama, provenientes de Venus, y retrocede su fundación hacia épocas tan remotas como 15.000.000 millones de años, incluso antes de que en el desierto de Gobi hubiese un grano de arena.
Earlybe Chaney dice que Agartha fue fundada por las almas de los sabios de otra civilización. Las llama Anunnaki. Sus hijos terrenales son los Annu. En un arrebato histérico, Chaney asegura que fueron éstos quienes trajeron al mundo el arca de la alianza, un arma de destrucción masiva y, al mismo tiempo, un artificio que manipulaba las variaciones de la gravedad terrestre.
Los Anunnaki colaboraron en la construcción de la Atlántida y Lemuria, y finalmente se marcharon, dejando a los Annu, ya degradados y mestizados, como sus representantes en la tierra. Advirtiendo la caída de la Atlántida, según Chaney, bajo una conspiración urdida por la orden de Belial, los Annu huyeron hacia Egipto, y luego hacia las cámaras subterráneas denominadas Agartha.
La historia de Agartha creció, se volvió plástica, flexible, y todos los que se demoraron en ella incluyeron detalles más o menos interesantes. Ferdinand Ossendowski apunta que el reino de Agartha tiene entradas distribuidas por todo el mundo, desde el polo norte hasta Brasil, Siberia, los Andes, Egipto, la Antártida, y otras regiones inhóspitas. Incluso va más lejos, y asegura que Agartha está formada por innumerables continentes, montañas, ríos y ciudades, a las que denomina red de Agartha. Preciso como pocos, Ossendowsi comenta que el promedio de habitantes en cada ciudad de Agartha asciende a 500.000 personas, y que Shambala, su capital, ubicada bajo el monte Shasta, alcanza el millón y medio.
Si pocos se han puesto de acuerdo sobre la ubicación concreta de Agartha, ninguno lo ha hecho con respecto a sus pobladores. Blavatsky jura que éstos serían los sobrevivientes del Gondwana. Brad Steiger, indudable lector de H.P. Lovecraft, habla de los ancianos o antiguos, una raza primordial que habitó la superficie de la Tierra hace millones de años, huyendo a su interior con la intención de estructurar su propio medio ambiente. Los describe como homínidos de más de tres metros de altura, notablemente longevos y de carácter volátil. Willis Emerson menciona que los habitantes de Agartha viven, en promedio, entre 600 y 800 años, miden casi cuatro metros de altura y se comunican telepáticamente.
Es interesante notar que algunos mitos despiertan en la ciencia, o la pseudo-ciencia, lo peor de nuestro racionalismo. Pocos han partido en búsqueda del Sheol, del Hades, de la Isla de los Bienaventurados, a excepción de San Brandan. Por otro lado, buscan con pasión alguna pista sobre Agartha, Lemuria, la Atlántida, sin reparar en el lenguaje del mito como una forma única e indivisible de ciertos conceptos, ideas, y emociones, las cuales, después de todo, sobreviven a los individuos que las sostuvieron.