miércoles, 24 de septiembre de 2014

Tyr y el lobo Fenrir

Tyr , hijo de Odín , es el más audaz y valiente de los dioses. En la batalla es el que infunde valor a los guerreros, quienes lo invocan antes de enfrentarse a los enemigos. También es conocido por su sentido de la justicia , así como por su honor .
Su valor quedó demostrado con el sometimiento del lobo Fenrir . Éste era hijo de Loki y de la hechicera Angerboda . El lobo fue educado entre los Ases , aunque solo Tyr tenía el valor de darle de comer. Al ver que su tamaño aumentaba, y al revelar los oráculos que un día sería fatal para ellos, los dioses decidieron encadenarlo. Fabricaron entonces una cadena de hierro, llamada Leding , y retaron a Fenrir para que se dejara sujetar. El lobo aceptó, pero rompió la cadena con facilidad.
Los Ases forjaron entonces una cadena dos veces más fuerte que la primera, y la llamaron Drome . Le dijeron a Fenrir que sería un gran honor para él si podía romper también esta cadena. La bestia pensó que no sería tan fácil romperla, pero para aumentar su fama aceptó. Al ser encadenado se retorció sobre el suelo, estiró los miembros y después de muchas dificultades logró romper sus ataduras.
Los dioses quedaron preocupados, pues la fuerza del animal aumentaba y no podían contenerlo. Enviaron entonces a Skirner , el mensajero de Frey , a la morada de los Elfos Oscuros, los Svartalfheim , para pedir ayuda. Los elfos forjaron entonces la cadena Gleipner , y para hacerla tomaron el ruido de los gatos al caminar, la barba de las mujeres, las raíces de las montañas, los nervios del oso, la respiración de los peces y la saliva de los pájaros. Por eso estas cosas son difíciles de encontrar.
La cadena era delgada y lisa como una cuerda de seda, pero también era muy resistente. Los dioses la tomaron y llamaron a Fenrir a la isla rocosa Lyngwe, en medio del lago Amsvartner . Aseguraron al lobo que la cuerda no era tan frágil como parecía, y lo retaron a romperla. Fenrir , desconfiado, dijo que no sería una gran hazaña liberarse de algo tan débil, pero que si había un truco no podría liberarse. Le contestaron que, si no podía soltarse, sería liberado. El lobo aceptó, pero con la condición de que uno de los dioses pusiera su mano entre sus dientes, como garantía.
Los dioses callaron, pero Tyr se adelantó valientemente y puso su mano derecha entre las fauces de la bestia. Fenrir se sacudió, pero a pesar de sus esfuerzos no pudo liberarse de Gleipner . Los dioses se rieron, excepto Tyr , pues su mano fue arrancada por el furioso animal. La cadena fue sujetada a la roca Gjol , que fue hundida profundamente, y al peñasco Thvite , que fue enterrado más profundamente aún. No lo mataron, pues se encontraban en una tierra sagrada, pero colocaron en la boca de Fenrir una espada, con el puño apoyado en la mandíbula inferior y la punta en el paladar, para que no pudiera cerrar sus fauces.
Enterrado en la profundidad, Fenrir representa el fuego terrestre que ha sido sometido por el hombre. Se agita constantemente, y de su boca abierta brota un manantial de agua hierviente. No podrá romper su cadena hasta el fin del mundo, cuando llegue el Ocaso de los Dioses , Ragnarok .