martes, 7 de enero de 2014

Los fantasmas del metro de Londres

El metro de Londres además de ser el mas largo del mundo, también es el mas antiguo y el más embrujado de todos.
Inaugurado el 10 de enero de 1863; actualmente tiene 11 líneas y 268 estaciones.
A lo largo de su historia, ha tenido todo tipo de irregularidades, uno de ellos, que mayores problemas dio a los ingenieros y trabajadores fue la presencia de grandes fosas comunes que databan de 1665; cuando Londres fue víctima de la epidemia de peste bubónica conocida como la Muerte Negra.
Al no saber cuantas fosas habían sido hechas o donde se encontraban; fue inevitable que muchas fueran encontradas conforme la red de túneles se expandía; como ocurrió en 1960 durante la construcción de la línea Victoria: Una máquina tuneladora excavó una gran fosa bajo el parque Green; traumatizando a múltiples empleados de  la construcción.
Al sur del London Road Depot (en la línea Bakerloo) hay dos túneles; uno que continúa hacia un par de estaciones más y otro diseñado para frenar trenes sin control; y al final de este túnel hay otra gran fosa común. La estación de la calle Liverpool; la terminal de la antigua Great Eastern Railway, está construida sobre una fosa; al igual que la estación Aldgate, de la que se dice que rodea una fosa tan llena de cadáveres que no puede ser excavada.
Algunos trabajadores han muerto en la construcción y el mantenimiento, de causas naturales al abordar los trenes, también hay quienes han sido asesinados ahí; muchos han decidido terminar sus vidas saltando frente a los trenes. Han habido choques de trenes, descarrilamientos e incendios que han costado vidas; y durante los oscuros días de la blitzkrieg contra Londres; la Luftwaffe alemana logró dañar algunas estaciones de trenes durante sus bombardeos. Y han ocurrido actos terroristas, siendo el más reciente el 7 de julio del 2005.
Así pues, este metro cuenta con más historias de fantasmas que cualquier otro metro en el mundo.
Estación de Aldgate Tube:
Según el autor Daniel Defoe, cerca de 1000 cuerpos fueron enterrados en una fosa común sobre la cual se construyó esta estación. Y también fue gravemente dañada por los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.
Años atrás, un electricista que trabajaba en la estación fue electrocutado por 20.000 voltios y sorprendentemente. no falleció. Tan solo quedó inconsciente, sin heridas y un chichón en la cabeza. Los trabajadores que estaban cerca de él y vieron el incidente; juraron que momentos antes, apareció una anciana casi transparente al lado del hombre.
También hay relatos de fantasmas en el interior del túnel.
Estación de Aldwych Tube:
Abierta en 1907, durante la segunda guerra mundial se usó como refugio antiaéreo y para guardar varios tesoros del Museo Británico. En ella se han rodado películas como Superman IV, Patriot Games y V for Vendetta; y también aparece en el videojuego Tomb Raider como un nivel. En ella se ha visto al fantasma de una vieja actriz del Royal Stand Theatre; lugar donde fue construida la estación. Supuestamente a la mujer se le puede ver corriendo por los andenes y túneles a altas horas de la noche.
Línea Bakerloo.
A lo largo de los años, una gran cantidad de pasajeros que viajan hacia el norte de la línea han contado ver un reflejo fantasmal en la ventana, como si hubiese sentado alguien a su lado; estando el asiento vacío.
Complejo Bank y Monument.
Bank y Monument son dos estaciones interconectadas que cubren la longitud de la calle King William. Sus nombres son derivados del banco de Inglaterra y el monumento al gran fuego de Londres.
El 11 de enero de 1941; 50 personas fueron asesinadas y 70 heridas cuando la sala principal de la Central Line recibió un impacto de una bomba alemana; creando un cráter de 40 metros de largo y 35 de ancho; y que dejó fuera  de servicio la estación durante dos meses.
El fantasma que habita la estación no es una victima de este suceso, si no de algo que ocurrió muchos
años antes: Philip Whitehead fue un cajero del banco de Inglaterra que fue arrestado por falsificar cheques y ahorcado en 1811. Su hermana, Sarah; se volvió loca y durante los siguientes 25 años volvió cada día al banco, vestida completamente de negro con la falsa esperanza de encontrar a su hermano. Por esta razón, su aparición fantasmal ha sido nombrada como "la monja negra".
El fantasma de Sarah ha sido visto en múltiples ocasiones en el jardín del banco, y en los andenes de la estación; así como se han sentido olores desagradables sin explicación y sentimientos de tristeza, ansiedad y desesperación en la estación.
Estación Becontree:
En 1992, un supervisor de la estación que trabajaba en el turno de noche; se asustó cuando una puerta en su oficina que daba hacia el andén de National Railways; golpeó tres veces sin razón aparente. Sintiéndose incómodo, dejó su oficina para buscar a algún compañero en el piso superior. Recorrió el andén, pero según se acercaba a la escalera; tuvo la impresión de que alguien lo seguía. al girar, se encontró con la aterradora imagen de una mujer rubia que llevaba un vestido blanco, pero no tenía rostro.
La imagen desapareció segundos después; y posteriormente, un compañero le confirmó que él también había visto a la aparición en otras ocasiones.
En 1958, 10 personas murieron en un choque de trenes.
Estación Bethnal Green Tube:
Bethnal Green es una de las pocas estaciones profundas en el extremo este de Londres, y fue usada como refugio durante la segunda guerra mundial. Contaba con 5,000 camas y a veces podía dar refugio a 7.000 personas. La estación que salvó el mayor número de vidas entre 1940 y 1941; se volvió el lugar del mayor desastre civil de la guerra.
A primeros de marzo de 1943, la amenaza de un ataque de la Luftwaffe tras un bombardeo británico en Berlin; hizo que múltiples londinenses pasaran la noche en los refugios subterráneos, a las 8:17 de la noche del 3 de marzo, comenzaron a sonar las alarmas antiaéreas; cerca de 500 personas estaban en el interior de la estación. A las 8:27, una explosión hizo que las personas rápidamente cayeran en estado de pánico y entraran en estampida. Conforme la multitud bajaba los escalones resbaladizos de la estación; una mujer con un niño en brazos se resbaló. Un hombre tras ella tropezó y así eventualmente, hasta que 20 segundos después; cientos de personas fueron aplastadas en la pequeña escalera por los que venían bajando desde la calle; completamente ignorantes de la tragedia bajo sus pies.
173 personas murieron de asfixia en la escalera esa noche. Fue sin embargo en 1981, que un supervisor de estación confirmó lo que muchos pensaban...
El último tren de ese día ya había partido, al igual que todo el personal con excepción de él. Habiendo cerrado la estación y apagado las luces; debía volver a su oficina para terminar algo de papeleo. No había estado en ella más de unos minutos cuando comenzó a escuchar lo que parecían ser niños llorando y lamentándose. Luego voces femeninas agitadas, seguidas por gritos desgarradores y otros sonidos agudos que no podía identificar. Una cacofonía que sonaba como "gente en pánico", y que duró entre 10 y 15 minutos.
Estación del Museo Británico:
Esta estación abandonada del Circle Line (cerrada el 25 de Septiembre de 1933), se supone está embrujada por el fantasma de una princesa egipcia cuyos restos momificados están en el museo. Un periódico nacional ofreció una recompensa a aquél que se atreviera a pasar la noche en la estación, nadie se atrevió a hacerlo.
Estación de Covent Garden:
Se dice que está embrujada por el fantasma de un actor inglés llamado William Terriss; que fue asesinado en diciembre de 1897 según entraba al teatro Adelphi para presentar una obra. Moribundo y en brazos de la actriz principal, se rumora que le susurró "volveré". Un empleado de la estación vio a su fantasma en 1955, y lo identificó a partir de una fotografía del actor.
Se rumora que aparece también en una panadería que le gustaba visitar en vida, y en el teatro Lyceum; así como el Adelphi, donde fue visto a comienzos de los años 50.
Se le vio por última vez en Covent Garden en 1972, aunque a lo largo de estos años muchos empleados aseguran haber escuchado pasos en el andén; y que las puertas de la estación se abren y cierran sin razón aparente.
Estación de Elephant y Castle:
Personal de mantenimiento y limpieza que trabajan en la estación durante altas horas de la noche; han escuchado el sonido de alguien corriendo por el andén. El corredor fantasma ha sido escuchado en múltiples ocasiones pero nunca visto. Además, se pueden escuchar ruidos extraños en la estación.
Otro fantasma que ha sido visto es el de una mujer joven abordando el tren en la estación, para desaparecer por completo una vez que el metro sale de ésta.
Estación Embankment Tube:
A lo de los años, usuarios y personal de la estación han contado extrañas sensaciones y experiencias en uno de los túneles en desuso que corren bajo el Támesis. Este túnel es el llamado Pages Walk.
Los testigos dicen haber oído y visto como las puertas en el túnel se abren y cierran sin motivo, y que son vistos por presencias invisibles. También hablan de la presencia de "puntos fríos" y que la atmósfera en el interior del túnel es opresiva y amenazadora.
Estación Farringdon:
Está embrujada por el fantasma de una chica de 13 años llamada Ann Naylor, una aprendiz de sombrerera. Fue asesinada brutalmente en 1758 en un edificio que fue demolido para construir la estación. Muchas personas han escuchado sus gritos y llanto en las entrañas de la estación; lo que le dio el nombre del "espectro gritón".
Andén de alto nivel de Highgate:
Los andenes y la estación de alto nivel de Highgate son estructuras abandonadas y situadas entre dos pares de túneles sobre la estación Highgate moderna. Aunque están prohibidas al público en general, se pueden ver desde varios puntos altos en las áreas cercanas. De acuerdo a algunos residentes de casas cercanas a la estación, de vez en cuando se puede escuchar una locomotora pasando sobre las vías.

Estación subterránea de Hyde Park:
En noviembre de 1978, Barry Oakley trabajaba como supervisor de la estación durante el turno de la madrugada. Había cerrado la estación cuando tuvo que apagar las escaleras macánicas. Tras revisar que los interruptores estuviesen apagados y las máquinas no pudieran moverse, volvió junto con un colega a su oficina. A las 2:30 am, hubo una conmoción en el área de las taquillas. Cuando su colega y él dejaron la oficina para investigar, descubrieron que la escalera mecánica por la que debían subir; estaba funcionando. Algo extraño, pues estaban los interruptores apagados, y además se necesitaba una llave para ponerla en funcionamiento.
Fue a eso de las 3:20 am. cuando volvieron a la oficina tras una búsqueda extensiva pero inútil; para intentar descubrir qué había pasado en el área de las taquillas.
Sintiéndose más que perturbado por los extraños eventos de la noche, el señor Oakley decidió hacer té. Conforme lo hacía, tuvo una sensación creciente de ser observado por una presencia invisible. La temperatura en la oficina se desplomó súbitamente, hasta el punto de que podía ver su aliento al respirar. Para entonces, se dio la vuelta y se percató de que su colega estaba caído sobre una mesa; pálido y en un claro estado de terror. Tardó Oakly entre 5 y 10 minutos para conseguir que su colega le explicara lo que había pasado; y cuando lo hizo, el hombre solo pudo decir: "¿Viste la cara?"
El hombre le contó que mientras Oakley hacía el té, una cabeza sin cuerpo flotó a través del muro de la oficina y se quedó mirando a ambos por un tiempo.
Estación Ickenham:
En los años 50, se relatan los primeros avistamientos de una mujer que cayó a las vías y fue electrocutada. Su fantasma viste una distintiva bufanda roja, y aparece al final del andén; en el punto cercano donde cayó en su muerte. Se sabe que saluda a las personas en el anén para llamar su atención, y en cuanto lo logra; desaparece ante sus ojos.
Extensión de la Línea Jubilee:
La extensión consta de varias estaciones; excavadas a través de múltiples monasterios, en los cuales se tuvo qué reubicar 683 tumbas. Desde entonces, ha habido múltiples avistamientos de fantasmas de monjes en esta parte de la red de túneles.
Un vigilante con 20 años de experiencia, tuvo una espeluznante experiencia al pasear por las vías una noche entre la estación de Baker Street y St. John's Wood. Conforme se sentaba para descansar, súbitamente escuchó pisadas muy fuertes en la grava de las vías; como si alguna entidad invisible caminase a lo largo del túnel. Las pisadas continuaron hasta donde estaba, pero súbitamente se detuvieron unos diez metros más lejos.
Al pedir explicaciones al día siguiente, un colega le contó que era el fantasma de un vigilante fallecido; el cual siempre recorría ese tramo en particular de forma cotidiana previo a su muerte.
Los registros también muestran que al menos 5 miembros de mantenimiento han sido asesinados en ese mismo tramo.
Aro de Kennington:
Un "Aro" es una vía que permite a un tren el invertir su dirección y volver en el sentido que traía sin necesidad de detenerse. Al menos dos conductores cuentan que al estar sentados en solitario esperando el permiso para proceder al uso del aro, han escuchado el sonido de las puertas entre los vagones abriéndose y cerrándose como si alguien caminara rumbo a la cabina del conductor.
Estación de St. Pancras en King's Cross:
En mayo de 1998, una mujer de veinte años con una larga melena castaña, vistiendo jeans y una camiseta; fue vista arrodillándose en uno de los corredores de entrada a la estación. Tenía los brazos extendidos y lloraba fuertemente. El pasajero que la vio estaba a punto de ofrecerle ayuda cuando alguien pasó caminando en dirección opuesta y atravesó a la mujer como si fuera aire. La aparición se desvaneció rápidamente.
El 18 de noviembre de 1987, un incendio devastador mató a 31 personas; pero es imposible decir si esta aparición está relacionada con dicho evento pues no se ha vuelto a ver.
Túnel de King William Street:
Este es uno de los túneles más viejos y largos de la red. En los años 80 del siglo XX, un fotógrafo contratado por London Transport para tomar fotografías para un libro; capturó en una toma la imagen vagamente transparente de un hombre de pie cerca de la pared del túnel. Una médium fue posteriormente al sitio donde se tomó la fotografía y dijo haber entrado en contacto con el espíritu de un hombre que murió al interrumpir una pelea durante la construcción del túnel.
Estación de Liverpool Street:
Con 123 millones de visitantes al año, esta estación es la tercera más usada después de Victoria y Waterloo. En el verano del 2000, el controlador de la línea que vigilaba las cámaras de la estación, vio a un hombre de pie en la entrada del túnel este de la línea central. Lo que hizo que esto fuese inusual, era el hecho de que ya pasaban de las dos de la mañana; la estación estaba cerrada y no había nadie trabajando. El controlador llamó al supervisor para que investigara. Así lo hizo y tras buscar por un largo tiempo, el supervisor no encontró rastro alguno del hombre. Llamó por teléfono al controlador y le dijo que no había visto nada; solo para que el hombre respondiera: "Pero este tipo estaba de pie junto a tí. ¿Cómo no lo viste?"
El supervisor le aseguró que definitivamente no había nadie ahí. Incluso le preguntó al controlador si la imagen no había sido un error de las cámaras, pero éste funcionaba a la perfección; por lo cual se hizo una nueva búsqueda.
Al final no se halló nada, y el misterio de lo ocurrido permanece como un caso sin resolver del subterráneo londinense.
Línea Norte, entre las estaciones de Oval y Stockwell:
En 1984, un trabajador andaba por el túnel de la línea norte; después de que los trenes se hubieran detenido durante la noche entre las estaciones Oval y Stockwell. Conforme avanzaba por el túnel, armado solamente con una linterna; se topó con un hombre de edad avanzada trabajando en una sección amplia del túnel. El hombre llevaba una lámpara de parafina, lo cual se le hizo extraño; así que se detuvo a hablar con el hombre.
El trabajador hizo un comentario sobre lo inusual que era ver a alguien usando una lámpara de ese tipo, a lo que el hombre le respondió que prefería la lámpara a las nuevas linternas. El trabajador le preguntó si el túnel tenía nombre, y el viejo le respondió que se llamaba South Island Place. Luego de eso, se despidieron y el trabajador continuó su viaje hasta llegar a Stockwell.

Llamó al supervisor de la estación en Oval para informarle que había completado el recorrido y que las vías estaban en orden. Estaba a punto de colgar cuando recordó al trabajador y le preguntó al supervisor sobre él. Éste le informó que se suponía que no había nadie trabajando en la sección durante esa noche; por lo cual se hizo una búsqueda que concluyó cuando no se encontró a nadie.
El trabajador se enteró después que ese trabajador había muerto al ser golpeado por un tren en South Island Place en 1950, y había sido visto en múltiples ocasiones.
Estación de South Kensington:
En diciembre de 1928, un pasajero que iba a tomar el último tren de la tarde, fue asustado por el pitido del silbato de un tren. De pronto, una locomotora espectral apareció en dirección al este; con una figura fantasmal usando una chaqueta y gorro, colgando de un costado de la máquina. El tren y su inusual pasajero se desvanecieron en el túnel para no ser vistos jamás.
Estación Vauxhall:
El fantasma de un trabajador muy alto puede ser visto caminando por los túneles cerca de Vauxhall.