jueves, 3 de octubre de 2013

Como una chica vikinga se convertía en mujer

Se celebraba un ritual y una invocación cuando la chica tenía su primera menstruación, este ritual era exclusivo de mujeres.
El ritual no siempre era igual, sino que dependía de la mentalidad de la chica, así como su temperamento y grado de madurez entre otras cosas, se resaltaba en el ritual la importancia de la menstruación y su sagrado significado.
Este ritual era totalmente hermético de las mujeres que se encargaban de mantenerlo en secreto, y sólo se transmitía de boca en boca, de madres a hijas.
Esto era así para que los hombres no conocieran entre otras cosas, las hierbas que eran un poderoso anticonceptivo o la capacidad de decidir cuantos hijos y cuando tenerlos.
El rito de iniciación de una chica consistía en que la madre elegía a tres ancianas, (no tenían que ser de edad avanzada, por mujeres ancianas se referían a mujeres de mucha experiencia), para instruir a la chica en lo relacionado con el sexo, la familia y la salud, y si la chica tenía aptitudes para ello, también se le instruía en prácticas amatorias mágicas.
La chica pasaba tres días y tres noches sin salir de una habitación junto a las tres mujeres y su madre que la van instruyendo, en este tiempo solo come y bebe alimentos escogidos a propósito para este acto y celebran el ritual e invocación. A los tres días sale de su aislamiento con la cabeza y cara cubiertas. Es entonces cuando su madre le descubre la cabeza y la presenta públicamente a la sociedad como mujer.
Desde ese momento recibe el trato y respeto de persona adulta, tal trato hará que la chica asuma responsabilidades y madure.
Durante los tres días de iniciación secreta una parte consistía en confeccionar la ofrenda de la primera sangre.
La chica confecciona guiada por las tres mujeres, una piel suave y curtida que rellenaba con plumón, lana o lino y plantas y una ofrenda, no se usaba como compresa, tan solo se usaba para retener y absorber un poco de sangre menstrual para enterrarlo como ofrenda, una vez que el fluido sanguíneo se ha recogido en esta confección la enrollaba y ataba en un ritual de nudos y cantos.
El enterramiento debía hacerlo la chica  sola en un lugar secreto que nadie supiera, mientras lo hacía recitaba una plegaria a la diosa Njörör.