domingo, 15 de septiembre de 2013

Thor y la visita a Utgard

Thor el temperamental señor del Trueno está casado con Sif la hermosa doncella que según dicen las leyendas, es tan melosa y dulce con el, que transforma por completo el carácter del poderoso señor de las tormentas en el de un hombre afable y tranquilo, volcado en ver crecer a sus hijos. Se dice de su esposa que es una entregada madre tocada por dones proféticos, tiene poder para prever el futuro y se centra en cuidar de sus dos hijos Magni y Modi, quienes se dice que sobrevivirán al Ragnarok y heredarán algán día que esperamos lejano el martillo Mjolnir.
Cuenta Snorri en uno de sus hermosos relatos que un día que Thor y Loki viajaban en el carro guiado por chivos del Gran Rojo, el viaje se les alargo mas de la cuenta y llegado el anochecer, vieron que no llegarían a casa antes del crepúsculo, así que resolvieron hacer una parada en Midgard y descendiendo de los cielos,. se resguardaron en la cabaña de un granjero. Una vez allí y viendo que la pobreza de sus anfitriones era extrema, Thor sacrificó a sus dos chivos para preparar la cena, los despellejó y los llevó a la olla para cocerlos bajo la sabia mano de la campesina, que hizo con ellos el mas sabroso de los asados.
Thor, Loki y toda la familia del granjero disfrutaron así en compañía de la cena, pero Thor les advirtió que no dañasen los huesos, aviso que no escuchó uno de los hijos del granjero, que rompió un fémur con su cuchillo, acostumbrado como estaba a comerse el tuétano de los huesos en épocas de carestía. Thor ordenó a los campesinos echar los huesos amontonados sobre las pieles de los chivos y se fueron todos a descansar. Por la mañana Thor se vistió, tomó al martillo Mjölnir y consagró las pieles de los chivos con su magia regeneradora, de tal forma que los animales aparecieron entonces vivos de nuevo, más Thor se dio cuenta que uno cojeaba ostensiblemente por tener el fémur roto, por lo cual Thor se enfado mucho y reprendió al campesino por haber sido su familia poco cuidadosos. Al saber lo que el hijo del granjero que se adelanto para reconocer su culpa, había hecho, Thor "dejó caer las pestañas sobre sus ojos", lo cual hizo por sí sólo que los campesinos se aterrorizaron y pidieran perdón, ofreciéndose a darle todo lo que tenían, pues sabían que Thor podía matar sólo con la mirada si ese era su deseo. Thor, iracundo, apretó el mango de Mjölnir hasta que los nudillos se le pusieron blancos, más al ver su miedo se calmó y aceptó por consejo de Loki que intentó mediar en favor de los campesinos que el hijo y la hija de los granjeros se convirtieran de entonces en adelante en siervos suyos, y así Thjálfi y Röskva siguieron siempre a Thor como sus mas leales servidores.
Continuando pues al día siguiente el viaje hacia Oriente, llegaron al Jötunheim ,la tierra terrible de los gigantes y al mar, y se embarcaron en una barca enorme que encontraron varada en la playa, pese a su enorme peso, Thor la empujo al mar con una sola mano, e izó la vela con nulo esfuerzo. Después clamó con voz poderosa y se levanto un poderoso viento que hinchó las velas. Al tocar tierra tras media jornada de navegación, encontraron un enorme bosque por el que caminaron todo el día. Al anochecer se resguardaron en una cabaña enorme que encontraron en un claro, cuya puerta era tan ancha como la misma cabaña. A medianoche hubo un gran estruendo, la tierra tembló bajo ellos y la casa se estremecía como zarandeada como una rama al viento. Encontraron una celda y allí se resguardaron mientras esperaban la llegada del día escuchando gruñidos y estrépitos fuera. Al amanecer, Thor salió martillo en mano y vio a un enorme hombre que dormía y roncaba fuertemente, explicándose así qué eran los ruidos que habían escuchado a lo largo de la noche.
Thor se ciñó su cinturón, apretándolo en su cintura , lo que aumenta su fuerza divina, pero en ese momento se despertó el gigante bostezando. Por una vez dudó Thor antes de golpear y le preguntó su nombre. Así descubrió que el enorme ser que tenia ante si se llamaba Skrymir, y que la cabaña en la que se resguardaron era el guante del gigante y la celda el pulgar del guante. Skrymir preguntó a Thor si querían acompañarle en su viaje pues aparentemente seguían el mismo camino, a lo que Thor respondió que sí. El gigante abrió su bolsa y comenzó a devorar su comida con frugal apetito. Les preguntó que si querían juntar las provisiones, y aceptaron pues tenían pocas. Skrymir las guardó en su bolsa y echó a andar a grandes zancadas, lo que evidentemente era cómodo y rápido, ya que Thor había dejado su carruaje en la granja de los campesinos, esperando la total recuperación de su carnero tras su magia curativa. Al anochecer les buscó el gigante refugio bajo un gran roble, y se echó a dormir invitándolos antes a comer lo que quisieran. Thor intentó desatar la bolsa, pero increíblemente no pudo mover ni un nudo. Tampoco el astuto y hábil Loki logró desatar la enorme bolsa.
Enfadado, el dios del Trueno se incendió en chispas y se fue hacia donde dormía el gigante y le asestó un martillazo en toda la cabeza. Skrymir se despertó rascándose la coronilla y preguntó si es que le había caído una hoja en la cabeza, si habían comido a su gusto y si se iban a acostar ya, cosa que hicieron, aunque no pudieron dormir sin miedo... A media noche, Skrymir se puso a roncar de tal manera que el bosque retemblaba. Thor se levantó molesto y visiblemente enfadado y le golpeó de nuevo hasta clavarle medio martillo en el occipucio. Skrymir se volvió a despertar y achacó el golpe a alguna bellota que le hubiese caído. Resolvió taparse con una enorme piel y deseando la mejor de las noches, se volvió a tumbar. Thor, impresionado, le conminó a dormirse y se volvió a la cama. Cuando vio que el gigante dormía de nuevo le volvió a golpear en la sien, clavándole el martillo hasta el mango. Skrymir se despertó de nuevo y, frotándose la cabeza se quejó de los "pajarillos que habían echo caer sobre él alguna ramita". Viendo a Thor en pie y al resto despiertos y temerosos creyó que ya era hora de levantarse. Cogió su bolsa y continuó viaje solo, no sin antes recomendarles que si iban a la ciudad de Utgard no se hicieran los brabucones, pues allí había hombres que lo empequeñecían. Thor acató el consejo refunfuñando por lo bajo, y como todos estaban ya en pie y rayaba el alba, resolvieron continuar su viaje.
Caminando Thor con sus compañeros llegaron a las cercanías de Utgard, se toparon con una fortaleza tan alta que tuvieron que doblar el cuello sobre las espalda para verla en toda su longitud. Una verja de enormes barrotes de hierro tan anchos como columnas les cerraba el paso y Thor no consiguió abrirla, pero era tan grande que pudieron entrar por entre los barrotes. Vieron una gran sala, y allí fueron caminando por pasillos tan anchos como calzadas .
En la sala había dos bancos enfrentados en los que estaban sentados enormes hombres que bebían y comían en lo que parecía ser una animada fiesta. Se dirigieron al Rey Utgard que estaba entretenido charlando con su bufón, un gigante que a su lado no le llegaba ni a la cintura, pero que con todo, levantaba mas de 5 codos a los visitantes. Oyó unas voces que le llamaban desde alguna parte, pero los visitantes eran tan minúsculos que tardó en reparar en su presencia y mirarlos y lo hizo con una sonrisa burlona, adivinando quién era Thor y alabando mitad en serio , mitad en burla sus legendarias hazañas y retándolos a exponer sus mayores habilidades, pues Utgard estaba seguro que estas eran notables entre los mortales, pero no entre los suyos, apostando a que entre su gente habría quien los superaría en todo.
Loki estaba de excelente humor y se adelantó y lanzó su desafío: Nadie podría comer más rápido que él, le pareció un buen reto, pues tenia hambre ya que no había probado bocado desde la noche anterior por la treta del gigante Skrymir.
Llenaron pues los sirvientes presto dos artesas de carne y llamaron a un tal Logi que era el rival elegido para enfrentarse a Loki. Empezaron pues la competición de tragones, y Loki comió la carne tan rápido como pudo, pero en el mismo tiempo Logi devoró además los huesos y la artesa!. Y no contento, preguntó burlón si se habían acabado "los entrantes" y cuando entrarían la cena.
Entonces Thjalfi, el criado de Thor se ofreció para probar sus fuerzas haciendo una carrera con quien Utgard designara. Era un muchacho rápido como el viento, acostumbrado a correr tras sus cabras y a recorrer grandes distancias a la carrera. Además era resistente y sabia aguantar el resuello. Salieron pues todos los presentes a unas pistas y Utgard llamó a Hugi un enorme atleta que se destacó de entre los suyos. Echaron a correr una vez se dio la salida, y Hugi iba tan por delante que dio la vuelta cuando Thjalfi aún no había salido. Utgard se burló diciendo que había visto hombres con pies más ligeros, y diciendo que hasta los caracoles en su tierra eran mas veloces, y ordenó una segunda carrera, de tal manera que cuando Hugi fue y volvió, había la distancia de un tiro de flecha hasta su perseguidor Thjalfi. En una tercera carrera, para cuando Hugi llegó a la meta, Thjalfi aún no había llegado a la mitad. El joven sirviente se dio por vencido y se sentó a descansar muy abatido, mientras su pequeña hermana trataba de consolarle entre las burlas de todos.
Acabada esa competición, Utgard preguntó a Thor en qué quería competir, pues esperaba mejor suerte de el, siendo como era el mas aclamado entre los Aesir, descartando por supuesto al propio Odin, eligiendo Thor batirse en la bebida con cualquiera de los hombres de Utgard. Utgard ordenó que le trajeran un cuerno de bebida y le dijo a Thor: "Pensamos que beber bien este cuerno es hacerlo de un sólo trago, pero hay algunos hombres que lo terminan en dos tragos, y no hay ninguno que sea tan mal bebedor que no lo apure en tres..." Thor miró el cuerno y no le pareció muy grande, aun que sí algo largo. Tenía mucha sed de su larga travesía, así que pensó que podría vaciar aquel cuerno sin grandes problemas. Así que empezó a beber y dio un gran trago pensando que no tendría que volver a empinar el cuerno. Pero cuando se quedó sin respiración, dejó el cuerno y para su sorpresa ¡el nivel casi no había variado! "Creía que Thor podría dar un trago mayor", dijo Utgard. sin parecer muy impresionado. Thor volvió a empinar el cuerno y bebió hasta la congestión, viendo que el extremo delgado no se empinaba todo lo que él hubiese querido. Cuando miró el interior del cuerno, vio que el nivel había descendido menos que antes... "No podrás decir que eres tan grande como dicen los hombres si no das en otros juegos más que en este", se burló Utgard. Thor se enfadó, y bebió de nuevo tanto como pudo, pero volvió a comprobar que el nivel del cuerno no descendió. Como no podía beber más, Entregó el cuerno. Y se dio por vencido...quizá ese fue su error como veremos mas adelante...cierto es que el no logró vaciar el cuerno...pero eso no quiere decir que alguno de los presentes hubiese logrado tal hazaña!.
Utgard lo desafió a probarse en otros juegos , pues concedió que las medidas de su raza nada tenían que ver con las de el resto de los 9 mundos, y que los tragos pese a que "cortos", habían estado bien para calmar la sed y preparar a Thor para nuevos desafíos. Evidentemente estaba siendo condescendiente para burlarse y desafiar a sus invitados ,Thor intrigado aceptó. Utgard le ofreció que probase a levantar del suelo a su gato, un enorme felino nival, algo que hasta los niños de allí conseguían. Era un gato grande, y Thor le puso la mano en la tripa y tiró con todas sus fuerzas hacia arriba, pero cuanto más subía la mano, más arqueaba el lomo el gato. Cuando Thor llegó tan alto como pudo, todo lo que consiguió es que el gato levantase una de sus cuatro patas. Y por mas que Thor porfió en intentar levantar al animal, nada logró y finalmente acepto que no podía levantar al animal del suelo.
"Tal como suponía, Thor es demasiado pequeño comparado con nuestros hombres", "es evidente que no da la talla" se seguía burlando Utgard. "Tan pequeño como dices que soy, ¡que venga alguien a luchar conmigo!", gritó Thor esta vez realmente muy enfadado. Utgard dijo que entre todos sus hombres no había ninguno que fuese adecuado para luchar con Thor. A menos que Thor quisiera luchar contra Elli, la vieja madrastra de Utgard, que había vencido a hombres más corpulentos que Thor. Y así ocurrió que cuanto más empeño ponía Thor en derribarla, más firme permanecía la anciana.
Era como una roca, totalmente imperturbable. La vieja comenzó a hacerle presas, y Thor no tardó en hincar la rodilla. Entonces Utgard le pidió que cesaran la lucha, y como ya era de noche dio a Thor y a sus compañeros un sitio donde sentarse y descansar, les ofreció comida y bebida hasta que quedaron saciados y finalmente, como era ya tarde para la partida allí pasaron la noche.
Al día siguiente, cuando se disponían a marchar Utgard les sirvió en la mesa comida y bebida para que partiesen frescos y con la panza bien llena, y después de eso los acompañó hasta fuera de la fortaleza, donde les confesó que en días venideros ya se cuidaría él de que no volviesen por allí, pues aunque aparentemente habían sido derrotados con total facilidad, realmente había puesto a su pueblo en grave peligro, ya que Utgard se descubrió como Skrymir, y confesó que desde su encuentro les había causado alucinaciones: Cuando Thor creía que le estaba golpeando en la cabeza, Utgard confesó que le hubiese matado de acertarle con sus golpes, pero que en su lugar puso tres colinas que por medio de sus encantamientos, todos vieron como la cabeza del gigante, y que por los poderosos golpes de Thor quedaron convertidas en tres fosas. Loki comió rápidamente, pero no podía vencer a Logi, que era el espíritu elemental del Fuego, y que quemó también la artesa. Thjalfi compitió contra Hugi, que era el fluir del pensamiento, y era normal que no pudiese vencerle pues no hay nada más rápido. El cuerno del que bebió Thor tenía un extremo conectado en el mar, y con todo los sorbos de Thor hicieron que se produjese un reflujo que llaman "médanos", aun hoy se notan esos efectos!. Y al ver como el gato levantaba la pata todos se asustaron, pues ese gato era en realidad la serpiente de Midgard., que rodeará toda la tierra y que Thor levantó hasta el cielo, pese a que los hechizos no lograsen hacer ver que la levantase mas de un palmo del suelo. Y en cuanto a la pelea contra la vieja, Elli era la Vejez encarnada, y nadie puede vencerla.
De este modo, el gigante rebeló que nadie hubiese logrado vencer en tales pruebas, y con todo, los tres contendientes habían dado muestras de ser capaces de proezas que les hacían ser adversarios temibles. Así Utgard protegió su fortaleza con encantamientos, se dice que levantó una espesa niebla en su derredor y plagó los caminos que conducían a ella con los mas espantosos peligros para que nunca más la encontraran , ni los Aesir ni sus enviados ni tuvieran poder sobre ella. Y cuando Thor oyó esta historia levantó iracundo el martillo dispuesto a aplastar a Utgard y a su fortaleza, pero lo único que vieron sus ojos ante si, fue un enorme baldío, el gigante y la fortaleza, habían desaparecido