martes, 10 de septiembre de 2013

Bloody Mary. Leyenda I

Hace mucho tiempo, en 1720, había una familia compuesta por los padres, y la niña de 9 años, llamada Mary.
Una noche, los padres salieron a dar una vuelta y dejaron a la hija sola, con tres velas blancas como única luz en toda la casa, ya que ellos eran pobres y no tenían dinero para más. Aunque tres velas no servían de mucho, la niña sabía bien dónde estaba y dónde se encontraban todas las cosas. Mary jugaba con una simple muñeca de trapo que estaba descosida y le faltaba un ojo. Cuando, a medianoche, ya en la cama, escuchó un ruido en la puerta. Se levantó, pero no vio nada. Se volvió a meter en la cama, y esta vez más fuerte, sonó otra vez. La niña no vio nada tampoco esta vez, y cuando al volver a la cama, miró al espejo, vio una sombra acechándole detrás de ella que le iba a matar con un cuchillo.
Su muerte fue terrible, cuando los padres llegaron a casa, se encontraron las tres velas apagadas y toda la casa completamente manchada de sangre. En una tabla de madera, simulando una lápida, estaba escrito con sangre: "Murió a las 00:00 porque estaba sola". Esto hizo que los padres se suicidasen con el mismo cuchillo que mató a su hija, porque creían que así iban a estar con ella al morir. Ahora, al fantasma de la niña se le llama Bloody Mary, por su sangrienta muerte, y puedes llamarla poniéndote delante de un espejo a las 00:00 horas, con tres velas blancas a tu alrededor, y repitiendo el nombre "Bloody Mary" tres veces. Entonces ella aparecerá y te matará como la mataron a ella, y lo último que verás será como ella se baña en tu sangre con su muñeca de trapo, ya que así la niña piensa que recuperará toda la sangre que perdió el día de su muerte.