jueves, 2 de julio de 2015

El fantasma de Kate Morgan

Kate Morgan era una joven de 24
años, natural de Iowa, llegó el día 24 de noviembre de 1892 al hotel del Coronado, donde se hospedó.
Siendo una mujer casada, llegó sola al hotel, algo nada común en aquellos años, en los que las mujeres siempre viajaban con sus esposos.
Kate y su esposo tenían fuertes discusiones constantemente, los problemas matrimoniales crecían a diario, los conocidos de la pareja llegaron a creer que Kate pediría el divorcio, a pesar de las grandes presiones sociales de la época.
A los cinco días de registrarse en el hotel, uno de los trabajadores encontró el cuerpo sin vida de Kate en unas escaleras que llevaban a la playa.
Kate tenía una bala en la cabeza y una pistola en la mano.
Su muerte fue declarada como suicidio, pero muchos pensaron que al estar pensando Kate en pedir el divorcio, su esposo la asesinó. La teoría cobra fuerza cuando la bala que se extrajo de su cabeza, según el informe balístico, no coincidía con la de la pistola que tenía en su mano.
Nunca se llegó a esclarecer el suceso.
Desde entonces, el fantasma de Kate  habita permanemente el hotel, tanto trabajadores como huéspedes aseguran haber visto el espíritu de una dama muy elegantemente vestida, por la playa, los pasillos del hotel, y en especial en la tercera planta.
En la habitación 302, en la que e alojó Kate, es en la que mas se siente la presencia de una mujer, los objetos caen sin motivo, la electricidad falla, el frío se apodera de la habitación y una oscura figura fantasmal agita las sabanas de la cama.
Muchos seguidores de lo paranormal visitan el hotel en busca de contactar con ella, sin embargo, Kate solo se presenta ante personas que desconocen su historia y únicamente están en el hotel por cualquier otro motivo.
El hotel del Coronado tiene mas fantasmas, que se aparecen a huéspedes y empleados, pero ninguno llega tener la fama de la siempre hermosa y elegante Kate Morgan.