sábado, 30 de mayo de 2015

Los libros prohibidos de la nigromancia

El misterio envuelve el estudio de la nigromancia. Para aprender sus conocimientos prohibidos, un aspirante debe buscar a un nigromante y convertirse en su aprendiz, o conseguir uno de los tomos prohibidos, como el Liber Mortis o uno de los Nueve Libros de Nagash.

Los libros prohibidos albergan sus propios peligros. Los arcanos conocimientos de la nigromancia se encuentran en estos libros, escritos con tinta destilada a partir de sangre humana y encuadernados con piel de seres vivos. Sólo aquellos que poseen una férrea fuerza de voluntad podrán leer estos volúmenes y conservar su cordura. En ellos se cuentan horribles secretos del más allá y las siniestras pesadillas de los muertos en su descanso eterno. En estos libros pueden encontrarse muchos hechizos para animar a los muertos, invocar el poder de la magia oscura y controlar a las criaturas menores de los no muertos. En ellos también pueden encontrarse ritos que concentran la magia oscura, así como de aquellos días en que su maligno poder es más fuerte, y lugares en que se concentran la magia oscura.
Los primeros y más famosos de estos malignos tomos son los Nueve Libros de Nagash. En un inimaginable pasado distante, Nagash, el Señor Supremo de los No Muertos, el Gran Nigromante en persona, escribió estos volúmenes. En ellos se encuentran reunidos todos los conocimientos existentes de este arte. Todos los demás libros sobre nigromancia están basados de alguna forma en estos blasfemos volúmenes. Muchos de los hechizos contenidos en los Nueve Libros de Nagash son demasiado poderosos para simples mortales, pues en el apogeo de su poder, Nagash podía rivalizar en poder con los propios dioses. Sin embargo, un estudiante aplicado puede extraer de ellos toda la información necesaria para convertirse en nigromante. El cómo invocar a los muertos y los sacrificios necesarios para invocar y controlar a los espíritus también están descritos en las páginas de los Nueve Libros, así como los secretos para prolongar la vida robando vigor a los vivos.
El Libro de los Muertos fue escrito por el demente príncipe árabe Abdul ben Raschid, que viajó a la Tierra de los Muertos en el lejano sur, y posteriormente, en su demencia, escribió sus experiencias en esta blasfema obra de arte. Su autor no vivió para ver el amplio rechazo público a su obra, ni la gran pira en que el Califa de Ka-Sabar quemó todas las copias del libro que pudo encontrar.
Desafortunadamente muchas copias sobrevivieron y fueron llevadas al viejo mundo por los victoriosos caballeros de las cruzadas. El Libro de los Muertos habla de un gran desierto situado al este de Arabia, en el cual existen grandes necrópolis, ciudades tumba de los muertos que no descansan. En noches oscuras, los cadáveres de los muertos se levantan, atrapados en la macabra danza de la muerte hasta el fin de la eternidad. En el interior de las pirámides, construidas hace eones, su aristocracia maldita se sienta en sus tronos dorados en medio de su perdida grandeza y de un número ilimitado de cadáveres. Allí tienen largos y siniestros sueños sobre su antigua gloria, despertando ocasionalmente para impartir órdenes a sus descompuestos cortesanos. Entonces los ejércitos de los muertos marchan hacia la guerra contra otros reyes de la Tierra de los Muertos, o a veces para atacar a los árabes y otros humanos que no han sido lo suficientemente sabios para vivir lejos de esas tierras.
El Liber Mortis es la mayor fuente de conocimientos sobre nigromancia disponible para los eruditos del Viejo Mundo. Fue escrito por el nigromante Frederick van Hal, más conocido por generaciones posteriores como Vanhel. La única copia completa que todavía existe de este libro esta guardada bajo llave en la cripta del Gran Templo de Sigmar en Altdorf, y tan solo puede ser estudiada por los eruditos de corazón más puro, e incluso en este caso sólo con permiso especial del Gran Teogonista. Vanhel fue un nigromante en la época de la gran plaga, y escribió esta obra a partir de traducciones de los libros de Nagash. Son este libro y sus copias las que han causado tanto horror y muerte en las tierras del Viejo Mundo.
El Liber Necris fue escrito por el infame Manfred von Carstein. En él se relata la historia del Gran Nigromante, con anotaciones y opiniones. También habla de los linajes vampíricos que infestan el mundo, una recopilación impresionante de información acerca de la maldita estirpe de Nehekhara.

El Grimorium Necronium fue escrito por Wsoran. Además de los hechizos nigrománticos, este libro está lleno de profecías sobre el futuro, profecías sobre el mundo que está por llegar; un mundo en el que el imperio habrá quedado reducido a ruinas y solo los muertos caminarán bajo los oscuros cielos, y en el que los inmortales vampiros gobernaran a sus esclavos y los cazaran por deporte. Se dice que cualquiera que lea este libro sucumbirá en un oscuro pozo de locura en el que no existe salvación posible. Quizás el Grimorium Necronium contiene pruebas irrefutables de que las perdiciones de Wsoran son ciertas. Quizás estemos condenados irremediablemente a una esclavitud eterna.