viernes, 20 de marzo de 2015

La runa blanca de Odin

La runa blanca, también conocida como la runa de Odín, tiene un significado asociado a lo desconocido y a todo aquello impredecible.
La Runa en Blanco no posee ningún signo. Es la nada, es el todo, es lo desconocido, es alfa y omega. Un todo potencial, el vacío fértil. Al mismo tiempo llena y al mismo tiempo vacía, guarda toda la fuerza de lo que ha sido, lo que es y lo que será; es el misterio de lo inexpresado, son los valores más altos y los sueños fecundos del hombre.
Es blanca como la suma de todos los colores, pues en ella está la energía de todas las runas. A veces se puede encontrarla con un punto en medio, como centro del universo, centro del mandala.
La Runa blanca fue agregada posteriormente y muchos lectores de runas de tendencia más tradicional no la usan.
Significado adivinatorio de la Runa blanca.
En tu vida está actuando una fuerza superior. Estás en contacto con el cumplimiento del karma. Eres guiado en el camino y puedes tener la confianza absoluta en que el momento está lleno de posibilidades. Al extraer esta runa, alégrate, pues el cambio está progresando en tu vida, aunque, a menudo, se te pide un acto significativo equivalente a saltar al vacío, o una prueba de fe.
Esta runa puede simbolizar una muerte o una forma de muerte; es decir, la muerte de algo en nosotros o de algún aspecto de nuestra vida que llega a su fin. Se confirma un cambio. Aceptarlo, fluir y desapegarse, es el reto más importante para un guerrero espiritual. El razonamiento es: ¿cómo se puede controlar aquello que no tiene forma todavía?, el vacío es el final, el vacío es el principio y los obstáculos del pasado bien pueden convertirse en las puertas que nos abren nuevos principios.
La Runa blanca debe ser considerada motivo central, de extrema importancia, una prueba para enfrentar el destino y seguir un nuevo rumbo. Revela que todo se está ordenando de acuerdo a la naturaleza correcta de las cosas; nos dice que las piezas se están adecuando conforme a las leyes universales y no a los deseos individuales.
La runa blanca o runa de Odín aconseja no resistirnos y aceptar el destino o aquella vivencia que desde planos superiores se nos está bajando.
La Runa blanca no posee posición invertida.
Deidad asociada a la runa blanca.
La deidad asociada a la runa blanca es Odin. Según se cuenta, el Gran Padre Odín, el más sabio y valeroso, dios de todos los dioses, se hizo colgar nueve días y nueve noches del Árbol de la Vida, el fresno sagrado, Yggdrasyll, a fin de alcanzar la iluminación. Al final de ese ritual de sacrificio le fueron reveladas todas las runas.
Así mismo, entregó un ojo a Mimir a cambio del derecho a beber del manantial de la sabiduría. Ambos sacrificios no son sino metáforas que implican la confianza en el poder divino, entregarse con desapego e ir hasta el fondo con convicción y pasión.
Odín no era un ser convencional. Era un personaje contradictorio que no miraba las cosas de una manera predecible, sino que enfrentaba las circunstancias con habilidad y creatividad, sabiduría y coraje, mirado siempre las cosas desde un punto de vista original e incluso mágico.
Como Odín, la Runa blanca nos invita a atrevernos a mirar el mundo y a nosotros mismos desde una nueva óptica, aceptar las responsabilidades, el desafio o el sacrificio para obtener una visión más amplia, diferente y reveladora.