jueves, 5 de marzo de 2015

Construir un amuleto rúnico

Vamos a necesitar:
Madera de una rama del grosor de un tapón de botella aproximadamente

Cordón de cuero o cuerda para hacer el colgante
Cuchillo de punta para grabar el símbolo de la runa
Cortaremos la rama con un grosor de 1 o 2 cm, con una lija lo puliremos para que quede suave y los bordes redondeados.
Se puede hacer el amuleto con forma redonda o rectangular
Se hará un agujero para pasar el cordón y hacer el colgante
Se deja al sereno en un recipiente con agua y unas hojas de añil en la tercera noche de luna creciente durante 9 horas.
Se saca del agua y se deja secar al aire
A continuación se hace el ritual:
Cerramos los ojos y respiramos profundamente, confiando que los Dioses y las energías del Universo están escuchando para tener la certeza de que la runa elegida será la adecuada.
Debemos visualizar las energías en torno nuestro e intentar captar si el propósito del amuleto, es del agrado de los Dioses para nuestro mejor fin.
Acto seguido recitaremos una pequeña plegaria a los Dioses, para que nos ayuden en la misión:
Odín todopoderoso
Padre de todos los dioses
Que tu eterna sabiduría
Guíe mi mano al grabar este amuleto
Para que la energía de las runas
Que con tu sacrificio descubriste
Utilicen el amuleto como recipiente
En su poder
Así será
Se graba el símbolo runico deseado con el cuchillo
Podemos resaltar el símbolo con un pincel fino pintándolo, pero no se debe barnizar  ni recubrir la runa con nada, la madera debe permanecer tal como es en la naturaleza.
Aunque lo ideal sería grabarlo con fuego.
Solamente se debe grabar  por una cara, la otra se debe dejar  vacía.
después realizaremos una consagración con los cuatro elementos de la naturaleza.
Se preparara un altar, en el cual tendremos los cuatro elementos preparados:
Agua de manantial
Una vela blanca
Sal pura, una gema de cuarzo o un puñado de tierra limpia.
Humo de incienso o un puñado de hierbas aromáticas (preferiblemente lavanda)
Se realiza el ritual, a poder ser una noche de luna llena. Se coloca el talismán, en el centro del altar y debemos hacer que tome contacto con los cuatro elementos.
El talismán se deberá introducir en el agua de manantial, lo dejaremos sumergido una media hora. Después lo pasaremos tres veces (con mucho cuidado), sobre el fuego de la vela blanca.
Después lo introduciremos en la sal pura, o debajo de un cuarzo, o tapado con un puñado de tierra limpia.
Por último pasar a humificarlo por el humo del incienso unas tres veces o impregnarlo de la hierba aromática.
Después dejamos el amuleto ya limpio y preparado junto a la vela hasta que se acabe de derretir.
Después deberá permanecer durante 3 días debajo de tu almohada o un lugar muy cercano a ti para que se impregne de tus vibraciones.
Y ya está listo para usar.
De esta misma forma puede hacer también, pulseras, colgantes, broches etc, incluso la varita.
El juego de runas se hace igual, pero construyendo 25 piezas en lugar de una y sin hacer el agujero para el cordón,
en el ritual debemos usar sangre humana en la consagración, basta con pincharse en un dedo con un alfiler y dejar caer unas gotas.
No se debe de llevar más de un amuleto, ya que podría modificar o provocar efectos negativos.