sábado, 1 de marzo de 2014

El hombre de vitruvio

Durante el Renacimiento, resurgieron los antiguos ideales clásicos de belleza que se habían dado en los ideales clásicos de Grecia y Roma. La belleza estaba relacionada con la proporcionalidad. Y los escultores griegos le daban mucha importancia.
El ideal de belleza se aplicaba a todo, y en todo también entraba el cuerpo humano.
Fue Leonardo da Vinci, quien realizó el dibujo del hombre perfecto en el año 1490, acompañado de notas anatómicas. Un hombre ideal con medidas y proporciones bellas y que recibió el nombre de hombre de vitruvio.
Representa una figura masculina desnuda en dos posiciones sobreimpresas de brazos y piernas e inscrita  en una circunferencia y un cuadrado.
Lo llamó Vitruvio porque es el nombre del arquitecto o maestro constructor que realizó el primer tratado de construcción que se conoce. Básicamente, fue el primero que plasmó las medidas y proporciones ideales de la belleza de la construcción. Leonardo lo llamó Vitruvio en homenaje al maestro constructor romano.
Observando el dibujo, se puede observar lo siguiente:
Una palma equivale al ancho de cuatro dedos.
Un pie equivale al ancho de cuatro palmas (30,48 cm).
Un antebrazo equivale al ancho de seis palmas.
La altura de un hombre son cuatro antebrazos (24 palmas).
Un paso es igual a un antebrazo.
La longitud de los brazos extendidos (envergadura) de un hombre es igual a su altura.
La distancia entre el nacimiento del pelo y la barbilla es un décimo de la altura de un hombre.
La altura de la cabeza hasta la barbilla es un octavo de la altura de un hombre.
La distancia entre el nacimiento del pelo a la parte superior del pecho es un séptimo de la altura de un hombre.
La altura de la cabeza hasta el final de las costillas es un cuarto de la altura de un hombre.
La anchura máxima de los hombros es un cuarto de la altura de un hombre.
La distancia del codo al extremo de la mano es un quinto de la altura de un hombre.
La distancia del codo a la axila es un octavo de la altura de un hombre.
La longitud de la mano es un décimo de la altura de un hombre.
La distancia de la barbilla a la nariz es un tercio de la longitud de la cara.
La distancia entre el nacimiento del pelo y las cejas es un tercio de la longitud de la cara.
La altura de la oreja es un tercio de la longitud de la cara.
La distancia desde la planta del pie hasta debajo de la rodilla es la cuarta parte del hombre.
La distancia desde debajo de la rodilla hasta el inicio de los genitales es la cuarta parte del hombre.
El inicio de los genitales marca la mitad de la altura del hombre.
La palma de la mano, desde la muñeca hasta el extremo del dedo medio, mide exactamente lo mismo.
La cabeza ,desde la barbilla hasta la coronilla, mide la octava parte de todo el cuerpo.
Desde el esternón hasta las raíces del pelo equivale a una sexta parte de todo el cuerpo.
Desde la parte media del pecho hasta la coronilla, una cuarta parte de todo el cuerpo.
Desde el mentón hasta la base de la nariz, mide una tercera parte del rostro.
La frente mide otra tercera parte del rostro.
El pecho equivale a una cuarta parte de todo el cuerpo.
El ombligo es el punto central natural del cuerpo, si se coloca un hombre boca arriba, con sus manos y sus pies estirados, situando el centro del compás en su ombligo y trazando una circunferencia, esta tocaría la punta de ambas manos y los dedos de los pies.
La figura circular trazada posibilita también lograr un cuadrado, si se mide desde la planta de los pies hasta la coronilla, la medida resultante será la misma que se da entre las puntas de los dedos con los brazos extendidos.
Separando las piernas de tal forma que la altura disminuya 1/14, estirando y subiendo los hombros hasta que los dedos estén al nivel del borde superior de la cabeza, el centro geométrico e las extremidades estará en el ombligo y el espacio entre las piernas será un triángulo equilátero.
Desde los pezones hasta la parte de arriba de la cabeza será la cuarta parte.