lunes, 20 de mayo de 2013

Evangelio de los vampiros. El libro de la soledad, Cap VI

Cuando terminó la Batalla, Hastursedec-aa-Ioth y los suyos se retiraron maltrechos al Empíreo, aunque creyendo en su victoria.
Pues ellos vieron dispersarse a la raza de hombres-reptiles; los de cabeza de pez, los hombres-toros, los hombres con plumas y las otras razas engendradas por los otros Creadores; todos se dispersaron, menos los hombres lobo; y unos fueron a las Dimensiones de Aradia, en el Lado Obscuro del Tiempo, donde sueñan y acechan en silencio; y las Criaturas de la Noche y Vampiros conversan con ellos a través de estos libros; los silenos y otras razas primigenias son aliados de las Criaturas de la Noche y Vampiros, y vendrá el tiempo cuando vuelvan a la dimensión llamada realidad, para emprender la nueva marcha bajo Halción.
Mas otros silenos, de un orden ligeramente inferior, permanecieron en la Tierra, junto con otras creaciones de las Criaturas de las Tinieblas; y éstos hombres reptiles, hombres toros y hombres peces habitan aún entre los hombres, en el Alto Norte, en lagos y ríos; en lo profundo de las selvas y en las montañas; los bosques aún guardan a los que la humanidad llama gnomos y elementales; trolls y hadas; duendes y elfos; aún estos hijos del lado obscuro conversan y tienen trato con las Criaturas de la Noche y Vampiros.
Y de aquellos que conocen los rituales para convocar a los silenos y tener comunión con ellos.
Así que ¿dónde está tu victoria Harsedec-aa-Ioth? ¿Dónde tu aguijón?
La batalla fue decidida para tus adversarios, que revelan toda clase de arte y ciencia a los Que Buscan y están dispuestos a escuchar; el profeta y al solitario; al loco y al enviado; al poeta y al vidente.
Y enseñaron a comer la carne de los dioses, como primero lo hicieron Khadau y Mamaldi, para ver lo que ocurre al otro lado; y otorgaron locura a los que ven las Dimensiones; y profecía a los que conocen los misterios de la escritura.
Desafiándote, Anu bajó trigo, cebada, y cáñamo del cielo a la Tierra; Enlil amontonó todo en las montañas y las cerró como una puerta; Ninazu y Ninmada dieron a conocer el trigo a Súmer, el país que no conocía el trigo; y recibieron sacrificios de pescados, y sacrificios de flores; y aún nacen seres con cabezas alargadas, ojos de reptil y brazos como alas.
Y ya nada evita que las puertas de Aradia se abran, y los Vampiros celebran ahí alianzas con los silenos, y todos tienen comercio entre sí; sabiendo que están solos.
Así como la ciencia y el arte fueron proscritos por ti, sojuzgando a tus criaturas; así los otros Creadores dieron ciencia y arte a los silenos, las Criaturas de la Noche y Vampiros.
Dieron más:  dieron cada una de las revelaciones que les permiten crecer en fuerza y poder; y el anillo de Alción ya comienza a proyectar su sombra sobre la Tierra.
De la existencia de los silenos, los pueblos de la Tierra dejaron constancia en sus figuras con cabeza de pez, gato y cocodrilo; en sus pinturas de seres innombrables; en sus ritos de iniciación y evocación.
Ahora te hablo a ti, Criatura de la Noche; si fueras a la profundidad del mar, los encontrarás; así como en el bosque, la selva y la montaña; ellos siguen a la Noche Infinita, y como tú, forman parte de la raza obscura; si eres afortunado al conocerlos, descubre su sabiduría; aguarda sin buscar, y verás lo que ellos ven; pues para ellos el tiempo no existe; lo ven todo como las Criaturas de la s Tinieblas; los Vampiros iniciados conversan con ellos y sus palabras son deleite para los que moran en Aradia; los Hsien conforman una élite de No-muertos; habla con ellos cuando sean propicios, en las noches de luna de otoño, cuando la luz de la luna mortuoria desciende, bañando suavemente tu morada; con la luz de la luna mortuoria los verás, y conversarás con ellos; tu soledad será iluminada, y con ella tus abismos, mas no será la luz que aniquila, sino la luz vivificante de los No-muertos.
Y les dirás: Silenos, les abro las puertas de mi mente, de mi alma y mi espíritu, para que en ellos moren y sean uno conmigo y yo uno con ustedes.
Y escucharás los cánticos de libertad, que aprenderás, pero no revelarás a nadie, o morirás; y los dirás en tu interior cuando el mundo del día pretenda esclavizarte; y serás libre en medio de la multitud de los prevaricadores;
Así serás cada vez menos humano y más como Vampiro; cada vez menos Vampiro, y más como No-muerto; cada vez menos No-muerto y más como Criatura de las Tinieblas.
Y conversarás con los innombrables, como hoy conversas con los humanos; y subirás a bordo de Melancolía II; todo esto te será dado si obtienes la sabiduría, pero sólo si eres un verdadero solitario.
Más aún debes conocer, pues esto no es sino una pequeña parte de este Khpr, que significa el devenir, simbolizado con el escarabajo egipcio;  En-lil-ti, esto es,  Enlil conserve en vida tu sabiduría, pues no has conocido ni la mínima porción de los misterios que se guardan con celo en Aradia.
Es tiempo de que conozcas a Tukultininurta, segundo Apóstol de Dissaor.