jueves, 2 de mayo de 2013

Evangelio de los vampiros, El libro de la soledad.Cap IV

En la era en que Urnammu fue llamado a Uruk para ser sacerdote de Inanna, ocurrió la batalla entre Hastursedec-aa-Ioth, las Criaturas de las Tinieblas, y los Silenos.
Pues es sabido que, en el inicio de la humanidad, otras razas compartían los primeros territorios.
Y estas razas fueron engendradas por otros Creadores, pues Hastursedec-aa-Ioth no era el único Creador; el sabio conoce que hay muchos Creadores en Sirio, en Aldebarán y en Casiopea; Orión, Centauro y la Nebulosa; sólo el humano esclavo de la luz mata y muere por el que cree es el único Creador; y Hastursedec-aa-Ioth se complace en la ignorancia de los que le sirven.
Así también yo le suponía el único, mas la sabiduría motivó mi rebelión; ahora soy solitario y libre de toda creencia.
En los manantiales Amarillos habitaban los Hsien, inmortales por beber el veneno de la vida, ancianos pero no próximos a la muerte; maestros de lo más alto capaces de elevarse a sí mismos en almas y cuerpos; al vacío etéreo; los inmortales celestes fueron llamados T’ien hsien; los de montañas y  bosques, ti hsien; y los inmortales librados del cuerpo, shih chieh hsien; todos ellos conocieron los misterios del vampirismo, que les concedió la inmortalidad sin depender más del veneno de la vida; y fueron una de las primeras razas que se convirtieron en No-muertos qu3 no dependen de un cuerpo.
En las nieves del Alto Norte suegieron los hijos de Erlik, el señor del inframundo y guardián de las almas, a quien Hastursedec-aa-Ioth llamaba su hijo; mas Erlik era una Criatura de las Tinieblas; Hastursedec-aa-Ioth lo precipitó a las profundidades, donde se convirtió en rey de los muertos; y así Erlik fue llamado progenitor de Vampiros en las nieves del Alto Norte.
Y los primeros hijos de Erlik fueron los chamanes Khadau y Mamaldi; ellos usaron sus poderes para convertirse en amos de la tierra de más allá; Hasutsedec-aa-Ioth se quedó con los que alientan; mas Erlik escupió los pantanos para que en ellos habitaran los suyos; Khadau y Mamaldi comieron la carne de los dioses, los hongos que dan visión y poder; con alas de cuervo vieron la tierra de más allá; he aquí, fundaron la nueva tierra, mas los humanos de la luz los siguieron bajo los hielos, por debajo de la tierra congelada, a la tierra de más allá; y poblaron la nueva tierra, ensuciándola con su vulgaridad y sus creencias; como fue escrito, los humanos se adueñaron de la tierra, mas no de la soledad.
Hijos del Creador Kadru fueron los nags, seres acuáticos, las serpientes humanas que copulaban en las miasmas de las faldas del Tibet; tras una tormenta que duró siete días, Kadru moldeó sus cabezas en forma de triángulo; moraban en palacios subacuáticos en el fondo de lagos y ríos, entre piedras preciosas, danzas y canciones; era conocida la belleza de las mujeres serpientes, así como su inteligencia; y los humanos estúpidos les llamaron diosas, y les ofrecían nagakals, piedras en las que pintaban dos serpientes entrelazadas; las depositaban en el fondo de un estanque durante seis meses humanos, y al término de ese tiempo las recogían y las colocaban en sus moradas; y de éstos serían herederos los zambisas, en la región llamada Amazonia.
Hijo de Brama el Creador surgió Hayagriva, el del cuello de caballo, nombrado demonio por los humanos estúpidos; señor de la ira, Hayagriva fue el primero de los draggshhed, los ocho dioses terribles de las potencias espirituales, que nublan la benevolencia y conducen al asesinato; pues en Hayagriva, el odio es su fuerza, y desde entonces lo invocan los iniciados que odian.
En aquellos días había hombres-reptiles sobre la Tierra; hombres con cabeza de pez; hombres con plumas como el llamado Min, que después fue adorado; los hijos de Dagon y de Erlik crecían en sabiduría y humillaban a los humanos, enseñándoles a dedicarles ofrendas y sacrificios para conjurar el mal y las cosas tenebrosas; y había hombres-lobo, cuyo tiempo aún no ha pasado; y asimismo surgió Nehebkau, la serpiente con brazos y piernas humanas, cocodrilo-hiena-hipopótamo, que devoraba las almas en el inframundo; y Mitra fue el misterio de los hechiceros.
Grande sabiduría se extendió sobre la Tierra, como nunca antes se vio desde los tiempos de Atlántida; surgieron los hombres-toro, y las mujeres-gato; Zu, el pájaro de la tempestad con cabeza de león; y Tupsimati pertenecía al dragón hembra de Babilonia, también llamada Tiamat, que a partir de su sangre dio origen a una nueva dinastía de hombres-reptiles;
Que construyeron titánicas torres, como la de Gourmaillon, en Gogmagog; gigantes reptiles se prepararon para la guerra junto con Brut, de donde proviene la Britania.
Y en el valle del Indo surgió Mahisa, el búfalo acuático, y esta Creadora engendró a Durga, la de los dieciocho brazos; y despertó de un sueño de seis eones Kali, la diosa vampira, que peisoteaba el cuerpo de Shiva; Kali con sus bellas ropas y sus piedras preciosas, su cinturón de brazos cortados y su collar de cráneos; Kali, con su larga lengua para saborear la sangre; y ella sostenía en una de sus cuatro manos izquierdas una espada ensangrentada; en otra una cabeza cortada asida por los cabellos; en sus manos derechas el placer y el dolor, la sombra de la muerte y el elíxir de la vida inmortal.
Las razas de hombres-reptiles y vampiros prosperaban en las tierras altas y bajas, y en las aguas; dondequiera que Enlil escupió pantanos, los hombres-reptiles crecían en ciencia y sabiduría; y las Criaturas de las Tinieblas no se enorgullecían de su creación, pues no poseen sentimientos; mas Hastursedec-aa-Ioth se sintió desafiado por las razas que moraban sobre la Tierra, depredadores contra la raza humana; y la raza humana daba la espalda a Hastursedec-aa-Ioth para adorar lo creado por las Criaturas de las Tinieblas.
Reuniendo todo su poder, a sus Tronos y Dominacionas, Serafines, Querubines y Arcángeles, los privó de los placeres, para que combatieran a los hombres-reptiles y a sus creadores.
Y la guerra fue sobre el mundo; mas no he de describírtela, solitario, pues no basta con leer sobre ella; debes experimentarla como sucedió, si en verdad buscas la sabiduría.
Detén tu vida, detén tu afán; conoce el cántico de guerra con el que abrirás la dimensión de los silenos, y conocerás la batalla de los manantiales Amarillos, la del Alto Norte, y la de Britania; pues ésta batalla aún se libra en el interior del sabio obscuro.
Y sentirás la presencia de Dago, Hayagriva, Enlil, Kali, Durga, y los silenos; y conocerás que esto forma parte de la Página de la Ruptura.
Más ¿estás preparado?  El cántico no te llevará a la era de Urnammu, a menos que seas un verdadero solitario.
Lugal-Eridu-Shuruppak-pashurhum, epinnum, sha-amum, waghdum-Engar-merium; Kussi-un; Diyala-amurru; martu Tell-Khera-Diyala-Mebaragesi; lugal Sanidar; Kara ‘indash, Tepe Gaura; Meskiaunna; Sharkalisharri-Rimush; Manis-tushu, Sharkalisharri-Lugalzayesi-Meskigalá; Lukhkhishaham; Epirmupimitha; Lugal.
Duerme ahora, solitario; si los silenos escucharon tu cantico, los verás en tus sueños, y asistirás a la batalla.