miércoles, 27 de febrero de 2013

Sacrificios humanos

¿Qué mejor manera de mostrar a un Dios cómo le aprecias que ofrecerle tu más preciado don? la vida.
Los sacrificios humanos han sido practicados en muchas culturas, especialmente en el mundo antiguo y son quizás el método más antiguo de honrar a las divinidades, que se remontan a las primeras religiones de culto a los antepasados de Egipto y Mesopotamia.
Se mataba a las víctimas ritualmente de una forma que pretendía apaciguar a los dioses, la teoría original era que “todo el mundo necesitaba comer” y ¿por qué no? también ellos. Así que los sacerdotes debían dejar comida para los dioses.
Como era un poco vergonzoso dejar toda esa comida, al final empezaron a quemar, cortar o sangrar en los sacrificios en lugar de, simplemente, dejar que actuara la putrefacción.
Conforme pasó el tiempo, la teoría de alimentar a los dioses se fue olvidando y la práctica se convirtió en un ritual que tenía todo el sentido para sus participantes.
Los primeros sacrificios consistían en comida y carne, pero el énfasis pasó a los sacrificios animales y de allí, al sacrificio de sangre. Incluso había una jerarquía entre los distintos animales a ser sacrificados, así pues, sacrificar una vaca era mejor que sacrificar una cabra y una cabra estaba por encima del pollo. Pero, por encima de todos ellos, estaba el sacrificio humano.
Hay cierta controversia en torno al momento en el que la práctica del sacrificio humano comenzó. Algunos argumentan que tiene un origen prehistórico, pero estas afirmaciones se basan en el descubrimiento de unos órganos humanos de 10.000 años encontrados en las ciénagas del norte de Europa, lo que deja abierto un espacio para las conjeturas.
Prácticamente, cada cultura y región tiene un historial de sacrificios humanos, éstos fueron practicados en las religiones celtas de la edad de bronce y en los rituales relacionados con la adoración de los dioses en Escandinavia. Roma realizó sacrificios humanos hasta 97 adC. Para los habitantes de la antigua Cartago, el sacrificio de infantes era también una manera de aplacar a sus dioses. Los primeros hebreos también practicaron el sacrificio. Los antiguos griegos sacrificaban humanos a la diosa Artemisa, incluyendo el famoso sacrificio de la hija favorita de Agamenón, excavaciones en el palacio de Cnosos muestran  tales sacrificios. Incluso a los judíos les puede resultar familiar, ya que Yavhé ordenó a Abraham sacrificar a su propio hijo Isaac.
En Oriente Medio, el sacrificio humano tradicional se llevaba a cabo mediante un cuchillo y la sangre del sacrificado era recogida como parte del ritual. La metodología empleada podía variar drásticamente dependiendo de las zonas geográficas.
Ejemplo de ello pueden ser las distintas tradiciones diferentes del sacrificio humano practicadas en el continente africano. Una de las formas especialmente espeluznantes implicaba el desmembramiento y la decapitación, así como la eliminación de las vértebras y/o genitales y el drenaje de la sangre del cadáver. El efecto supuesto que causaba dicho sacrificio era traer buena suerte para la persona que sacrificaba a la víctima. Después, las partes eliminadas podrían ser disecadas para usos específicos.
Por otra parte, los hindúes sacrificaban en honor de la diosa Shakti, que representaba la figura materna. Sin embargo, también se hacían cultos a Kali, ofreciendo vírgenes -de ambos sexos- a quienes se les cortaban las manos, el pecho y los pies. En la India contemporánea, el ritual llamado Sati, en que la viuda de un difunto tiene que arrojarse a la pira funeraria, aún ocurre ocasionalmente, especialmente en las áreas rurales.
En el hemisferio occidental, el sacrificio humano continuó mucho después de lo que lo hizo en Europa, Asia y Oriente Medio. A este respecto, se encontraron en Perú cientos de cadáveres de pescadores que habían sido ejecutados en torno al siglo XIV según el modo antiguo: atados, de rodillas y apuñalados en el corazón, si bien los rituales más famosos han sido los realizados por los incas y aztecas de América del Sur. Los incas sacrificaban las mujeres y los niños utilizando métodos diferentes, pero los aztecas tenían un método definido. Se arrancaba el corazón a la víctima ofreciéndole enseguida a sus dioses y para ello, colocaban al sacrificado sobre una piedra llamada Techcatch.
Es difícil determinar realmente la razón de estos sacrificios, pero se cree que estaban relacionados con un aspecto astronómico, pues los aztecas pensaban que si los dioses no recibían su sacrificio, el mundo llegaría a su fin por lo que el objetivo del ritual era mantener el equilibrio del universo.
En la actualidad, pese a que ha pasado mucho tiempo desde que los incas y aztecas desaparecieron, en otras zonas sigue habiendo sacrificios, aunque algunos de ellos han sido sustituidos por animales. No sólo nos encontramos sacrificios en ciertos pueblos al oeste de África, sino que pueden aparecer en los medios, noticias sobre asesinatos que puedan tener algún tinte de sacrificio.
Los diez sacrificios humanos mas impresionantes son:
1-. En Teotihuacan Mexico, el sacrificio por extracción del corazón fue una práctica importante. Los huesos encontrados en las Pirámide del Sol y de la Luna hacen suponer que se realizaban sacrificios a Tláloc. En 2007 análisis del ADN confirmaron que las víctimas eran traídas de pueblos muy distantes.
2-. El sacrificio de prisioneros recreaba el mito cósmico y fue clave en la ideología de los señoríos mayas. En el sacrificio de adultos, existe una imagen pintada sobre una vasija en que se ve el sacrificio ritual de un prisionero atado a un cadalso y un grotesco personaje que le saca las entrañas con una lanza, mientras los músicos tocan tambores y trompetas —«una de las escenas más terribles del arte maya». En los muros de Bonampak también hay terribles imágenes de tortura ritual.
Otra forma de sacrificio era arrojar a la víctima al interior de un cenote.
3-.En 2007 los arqueólogos anunciaron que habían analizado los restos de dos docenas de niños, de cinco a quince años, encontrados enterrados con figurillas de Tláloc. Los niños, encontrados cerca de las viejas ruinas de Tula, la capital tolteca, habían sido decapitados. Los restos fueron fechados de 950 a 1150 aC.
4-. Las ceremonias ligadas a la Guerra Florida o Xochiyáoyotl también fueron formas de sacrificios. Los prisioneros capturados podían ser guerreros enemigos de poblaciones aledañas a Tenochtitlan.
Los sacrificados a Xipe Tótec eran desollados después de muertos. Su piel era utilizada por los sacerdotes que, poniéndosela encima, personificaban al dios.
5-. El sacrificio y el canibalismo se inició en Mesoamérica hace 2,500 años o tal vez antes. A los prisioneros de guerra a quienes los mexicas no canibalizarían los esclavizaban.
Bernal Díaz del Castillo dice que el tlatoani mismo compartía el canibalismo de su época. “Oí decir que le solían guisar carnes de muchachos de poca edad” para Moctezuma, y en esa misma página se lee que “nuestro capitán le reprendía el sacrificio y comer carne humana, que desde entonces mandó que no le guisasen tal manjar”.
En Historia de Tlaxcala Diego Muñoz escribió: “Así había carnicerías públicas de carne humana, como si fueran de vaca y carnero como en día de hoy las hay”.
6-. «Capacocha» era la práctica Inca de sacrificio humano, generalmente usando niños. Los sacrificios se hacían en o después de eventos importantes, como la muerte del Inca o durante una hambruna. Se escogía a los niños para ofrecérselos al Inca para esta ocasión. Se cree que los niños usados tenían que ser físicamente perfectos: lo mejor que se le podía ofrecer a los dioses.
Los niños eran adornados con ropa fina y joyería, para ser escoltados al Cusco a fin de reunirse con el emperador, donde se realizaría un banquete en honor de los niños. Entonces, el sumo sacerdote llevaría a las víctimas a la cumbre de la alta montaña, donde los sacrificaría ya sea por estrangulación o por golpes en la cabeza. Los misioneros escribieron copiosamente sobre el ritual, pero hasta muy recientemente no se había hallado evidencia arqueológica.
7-.En los palacios reales de Abomey, en Benín, Africa Occidental (sitio reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad), se puede visitar un templo con la tumba de 42 esposas del rey Guezo que, en 1858, al morir accedieron a ser sacrificadas para ser enterradas vivas con el monarca, luego de haber bebido un líquido que facilitara sus muertes.
8-. En Japón el tipo de sacrificio humano más común fue la práctica de enterrar vivo a la víctima debajo de diques, puentes, y castillos, como una oración a los dioses.
9-.En los suburbios de ciudades enormes, como pueden ser Berlín y Moscú, se hallaron en los últimos diez años sectas satánicas que sacrificaron a sus propios integrantes como a sí mismos en rendimiento a una “deidad”. En Rusia se hallaron cuatro cadáveres con 666 cuchilladas en distintas partes del cuerpo (tres niñas de 16 años y un varón de 17).
10-. Uno de los rituales más impresionantes y hasta considerado tradición ha sido el famoso Sati, practicado en la India. Consiste en que cuando el esposo muere, la viuda (si no tiene hijos) es quemada junto al cadáver en la pira funeraria, generalmente de manera voluntaria. Hacia finales del siglo XX el gobierno prohibió esta práctica pero aún se ven casos actuales.