jueves, 23 de febrero de 2012

Necromancia thanatoica

En esta división se encuentran los hechizos y maldiciones de muerte. Hay que observar que muy pocas veces generan una muerte literal. La necromancia Thanatoica es el estudio de las interacciones que lo acercan a uno cada vez mas a la muerte y utilizan ese conocimiento para generar una replica de tal efecto.

El Necromante novato e inmaduro lo utilizaría para causar ataques a sus enemigos, el Necromante sabio lo utilizaría para balancear las energías que afectan a su ser. En Grecia y Roma la necromancia no era prohibida ya que el Necromante entendía que siempre debía existir un balance entre la vida y la muerte, y tal balance no debía romperse excepto en una situación que pusiera en peligro al mismo balance. El Necromante era considerado un ser solitario pero nunca un destructor de la sociedad.
Para realizar este tipo de maldiciones debemos identificar ciertos componentes clave. El primero es la sensibilidad Thanatoica. La materia es solo una de las tantas capas de la realidad, el mundo de los muertos es otra capa que no todos pueden percibir pero que esta continuamente afectando al mundo material y viceversa. Lo primero que el Necromante debe aprender es sentir y comprender las interacciones entre estas dos energías, la de la vida y la de la muerte.
El segundo componente es la identificación de la condición del cuerpo etéreo. Como ya hemos dicho el cuerpo etéreo es la replica energética del cuerpo material y también es conocida como alma. La condición en la que se encuentra este cuerpo es vital para decidir como crear la maldición, puede tomar algo de tiempo y es por esto que la paciencia debe ser una virtud del Necromante. Por ejemplo, una persona que sufre del corazón es mas sensible a un hechizo de infarto y no a un hechizo de los riñones. Alergias, cirugías, todo este tipo de cosas entregan información útil. El cuerpo etéreo muestra todos los bloqueos, enfermedades y anormalidades del cuerpo físico, es entonces un mapa de cómo atacar.
Para causar el ataque existen varios métodos. El primero es el vampírico, en este se libera una porción del cuerpo astral del Necromante mediante un estado de trance, busca al cuerpo etéreo de la victima y entra en contacto con este. El segundo es generar a un servidor que haga el trabajo por uno. El espíritu no hará el favor si observa que el propio Necromante no tiene la energía para hacerlo el mismo. El tercer método es absorber bastante energía Thanatoica y después liberarla hacia el objetivo.
No debemos olvidar que todo en la vida genera repercusiones, por esta razón se debe consultar un oráculo antes de lanzar una maldición. Las decisiones afanadas causan errores afanados, así que es mejor planificar toda la operación. Las maldiciones Necromanticas pueden afectar a muchos sin saberlo, por ejemplo, si alguien muere entonces su familia sentiría dolor y tristeza, etc… actuaría entonces como una especie de virus que puede infectar a otros. Este factor muchas veces no se tiene en cuenta y hace que el Necromante tenga que pagar por consecuencias de las cuales el no estaba consciente. Es mejor utilizar a espíritus o sacerdotes que puedan hablar con espíritus como oráculo para este tipo de cosas.
En resumen, la necromancia Thanatoica es el arte analítico y técnico que apunta a causar daños precisos en un objetivo. La técnica de este arte consiste en examinar una serie de datos para poder precisar el mejor día y lugar para atacar, se debe medir el nivel de pureza del alma y así explotar sus talones de Aquiles