domingo, 18 de noviembre de 2012

Sleipnir, el caballo de Odin

El mejor de todos los caballos es Sleipnir , el corcel de ocho patas que pertenece a Odín . Simboliza los vientos que soplan en todas direcciones. En varias regiones de Suecia era costumbre dejar un poco de trigo en los campos para Sleipnir , para evitar que pisoteara los sembrados. La Vieja Edda nos da el relato de su nacimiento.
Cuando los dioses habían creado el Cielo y la Tierra y habían elegido Asgard como su morada, empezaron a construir sus palacios y fortalezas. Habían construido ya el Valhalla cuando un gigante llegó ante su presencia y se ofreció a construirles una mansión tan fuerte que podría resistir el asalto de los gigantes del frío y de las montañas, pero pidió como recompensa el Sol , la Luna y a la diosa Freya .
Los dioses discutieron entre ellos la propuesta del gigante , y decidieron que la recompensa que se exigía era muy elevada. Le dijeron entonces que recibiría lo que pedía, si podía terminar la construcción en un solo invierno, sin ninguna ayuda. Si para el primer día de verano la fortaleza no estaba terminada, perdería su recompensa. El gigante pidió que se le permitiera usar su caballo , y el dios Loki convenció a los demás dioses de aceptar esta solicitud.
El caballo del artesano se llamaba Svaldilfare , y muy pronto los dioses se dieron cuenta de que podía realizar el doble del trabajo del gigante, pues podía arrastrar las piedras más pesadas. Los dioses vieron cómo las murallas se elevaban cada día hacia el cielo, pero no podía romper su convenio, pues estaba sellado con grandes juramentos que ni siquiera el dios Thor se atrevería a romper.
Cuando faltaban tres días para el verano la fortaleza estaba casi terminada, y sólo faltaban las piedras de la puerta. Los dioses se sentaron en sus tronos para discutir cómo responder al peligro de perder a la diosa Freya y dejar al mundo en la oscuridad al entregarle al gigante el Sol y la Luna . Decidieron que Loki , que había sido el causante de su desgracia al convencerlos de permitirle al gigante usar su caballo, debería ser el que le impidiera terminar su trabajo, bajo la amenaza de una muerte cruel. Atemorizado, Loki juró que haría lo posible para que el constructor perdiese su recompensa.
Esa noche, cuando el gigante llevaba a su caballo arrastrando las grandes piedras, Loki tomó la forma de una yegua , salió del bosque y se puso a relinchar. Svaldilfare fue atraído por esta yegua, rompió sus ataduras y la persiguió por el bosque. El gigante corrió tras ellos, y así perdió toda la noche de trabajo.
Al día siguiente, viendo que no podría terminar la construcción antes del inicio del verano, el gigante tomó su verdadera forma para lograrlo, aumentando enormemente su tamaño. Los dioses vieron que se trataba de un gigante de las montañas, y al ser descubierto su engaño fueron liberados de sus juramentos. Thor tomó su martillo Mjolnir y aplastó la cabeza del gigante de las montañas, que se precipitó al mundo de los muertos.
En cuanto a Loki , había corrido tanto con Svaldilfare en la forma de una yegua, que al unirse al caballo quedó preñado y parió un potro gris de ocho patas , veloz como el viento. Odín tomó para sí este caballo, lo llamó Sleipnir , grabó las runas en sus dientes y sus cascos y montó en él para recorrer el mundo.