martes, 13 de diciembre de 2011

Evangelio de los vampiros. Génesis. Cap. XIII

"Lamec guardó silencio, y descendió también de la Montaña de la más lejana media noche".
Y por último subió Aradia, para hablar a los Vampiros.
Y en esto hay sabiduría; que el primer heredero de las tinieblas se haya dirigido a los Criaturas de la Noche; Que Lamec lo haya hecho con los No-Muertos; y que Aradia lo hiciera con los Vampiros; pues así fue establecido por las Criaturas de las Tinieblas, para que la Oscuridad una al Vampiro, la Brujería, la No-Muerte y la búsqueda de las tinieblas.
Pues muchos negaron esta unión, y combatieron unos contra otros; y perecieron.
Mas el sabio conoce que la luz une luz con delgados cordones de oscuridad y la oscuridad une oscuridad con delgados cordones de luz.
Así habló Aradia a los Vampiros.
"Bienaventurados sean Vampiros, herederos de las Tinieblas, por haber recibido el conocimiento oscuro.
Unos lo recibieron por esperar sin buscar, otros, por gracia.
Pues muchos aquí dicen que se convirtieron en Vampiros por un acto casual.
Mas yo les digo; todo es Casual en todas las dimensiones de los Universos; y las Criaturas de las Tinieblas han percibido el nacimiento oscuro hasta el mas pequeño de ustedes.
Pues hasta el mas pequeño es el más grande junto a las Criaturas de la Noche y más aún junto a las criaturas de la luz.
Recuerden cuando se les transmitió el conocimiento oscruro.
Recuerden el dolor y la angustia; asimismo recuerden el Placer.
Cuando al abrir los ojos en la No-Muerte, percibieron el mundo con sus verdaderas formas y colores.
Y después de que sus miembros fallecían, de que su corazón agonizaba; después de que se derrumbaron dentro de si mismos, se levantaron, siendo no-renacidos.
Pues la No-Muerte al venir a ustedes, lo hace con gran dolor.
Y el dolor los acompaño durante sus incontables noches; dolor, soledad y melancolía; sed y angustia por la sangre o por la energía; premura por refugiarse en las sombras antes del amanecer.
Y el gozo los acompaña durante sus incontables noches; placer, lujuria y melancolía; sed y saciedad por la sangre o la energía; renovación de fuerzas al surgir el crepúsculo.
He aquí, tienen emociones humanas; y aún podrán sentir amor y compasión, mas no es conveniente.
Pero así mismo son solo un poco a imagen de las Criaturas de las Tinieblas, para las que no hay bien ni mal, ni verdad, ni mentira.
Ustedes han observado a los lobos; recuerden como acechan a sus presas, las acorralan y las devoran.
Aprendan de los lobos las maneras del depredador, pues los lobos son sus maestros en medio de la soledad.
Y aprendan del Cuervo, y de la Serpiente, desde Kundalini hasta Leviatán; aprendan del Búho y del Buitre; aprendan del Chacal y del Perro hambriento; y sobre todo del Gato.
Mas ustedes están por encima de sus maestros animales una vez que aprendan de ellos las maneras del depredador.
He aquí, una víctima a la que el vampiro a fascinado le permite entrar a sus dominios.
Y el Vampiro la toma como legítima y bebe su sangre; y al hacerlo siente el orgasmo oscuro.
Pues el Vampiro es el supremo depredador; mas aún que los depredadores nacidos del Creador.
Por que dijo Caín; así como la tierra abrió su boca para recibir la sangre de mi hermano, yo la abriré para recibir la sangre de tus criaturas; si la tierra no me da su fruto, mi fruto será de sangre.
Ustedes no necesitan los frutos de la tierra, más de la sangre y la energía harán su comunión.
Y la soledad será su fuerza, como lo serán la lujuria y la melancolía.
Transmitiendo el deseo a sus víctimas en lo profundo de sus mentes y de sus cuerpos.
Esto es parte del conocimiento oscuro.
No se conforme la Criatura de la Noche si se ha convertido en Vampiro; continúe esperando por mas sabiduría.
No sea como el imprudente que se conformo con solo un conocimiento supremo, y fue barrido por las aguas del tiempo.
Sea soberbio el Vampiro, mas no tanto que se olvide de los No-Muertos superiores a él, y de las Criaturas de las Tinieblas.
Que lo han inscrito en el libro de la oscuridad.
Sepa el Vampiro que es parte de las Tinieblas, aunque vague extraño y solitario sobre la tierra.
Pues yo se que hay Vampiros que lloran al sentirse solos.
Y sé que incluso hay algunos que añoran la luz del sol.
Llora tu melancolía Vampiro, pues perteneces a un reino superior, el de la raza oscura; forza tu nueva forma para saltar bajo la luna; corre en las sombras; caza en las penumbras; eres solitario, pero libre, bienaventurado seas.
No te olvides de los Centinelas, pues son depredadores, como tu, y aguardan tu descuido.
Recuerda que también hay Centinelas Humanos; elige bien tus lugares de refugio; recuerda que el Creador les ha enseñado como destruirte.
Y si Dissaor, o alguno de los primeros Vampiros, o un No-Muerto de la escala superior, o incluso las Criaturas de las Tinieblas se dirigen a ti, escucha con temor y respeto; pues te han honrado al hablarte.
Como desde lo alto de la montaña te hablo a ti.
No olvides que tu eres heredero de las tinieblas; actúa como tal.
No permitas que los sentimientos te envilezcan; antes bien, envilece tu a los sentimientos.
Que no haya bien ni mal en ti, solo el orden oscuro".
Y al terminó de hablar de Aradia, Lamec y Dissaor volvieron a subir a la montaña.
Lamec se colocó a la derecha de Aradia, Dissaor, a su izquierda.
Y los No-Muertos, los Vampiros y las Criaturas de la Noche los saludaron usando por vez primera el saludo oscuro.
Esto ocurrió en la montaña de la mas lejana media noche, después de la destrucción de la Atlántida y antes del diluvio.
Cuando los oscuros se establezcan en todos los rincones de la tierra, a la vista de Dissaor y sus discípulos.
Sea todo esto registrado por el Primer libro del Evangelio de los Vampiros, antes de que la décima tercera puerta sea cerrada.
Y el décimo tercer misterio, es la reunión en la montaña de la mas lejana media noche.
A la que se acude únicamente por incitación de las Criaturas de las Tinieblas.
Que observan, ser Oscuro, desde estas líneas, pues estos textos no son materia inerte.
Y las puertas se abren para quienes muestran sabiduría.
Más ahora las puertas de este libro se cierran.