viernes, 16 de mayo de 2014

Torturas vikingas


El uso de cráneos humanos como copas por los nórdicos es un mito que se ha extendido bastante, y que como muchos otros mitos, es falso. El surgimiento de esta leyenda se debe a que los guerreros daneses  bebían de las ramas curvas de los cráneos, es decir de los cuernos preparados para tal fin, como si se ha demostrado y contrastado a raíz de los hallazgos de estos cuernos de bebida.
Se suponía que bebían de los cráneos de aquellos a quienes habían vencido en batalla, pero esto también es falso, y el hecho sería "beber por las cabezas de los guerreros que se han vencido", es decir, no es lo mismo "beber en memoria de los enemigos vencidos" que "beber en los cráneos de los vencidos".
Sin embargo, si hay practicas reales que indican que los nórdicos realizaban ciertos actos rituales, torturas o terror psicológico con prácticas como el águila de sangre que fue un método de tortura y ejecución mencionado en algunas sagas nórdicas bastante tempranas. Era un ritual sangriento que honraba a Odín en el  se supone que se usaba  como método un  rito de sacrificio humano.
La acción se ejecutaba abriendo a la víctima desde la columna vertebral, cortando y abriendo las costillas de forma que parecían alas manchadas de sangre, y sacando los pulmones hacia afuera. La herida abierta se cubría con sal. luego se colgaba a la victima de un árbol hasta que fallecía.
Algunas víctimas de este tipo de ejecución, según se menciona en textos de poesía escáldica y sagas, pudieron ser el rey Ælla de Northumbria y Edmundo Mártir rey de Anglia Oriental, Halfdan Haleg hijo del rey Harald I de Noruega, Máel Gualae rey de Munster, y posiblemente el arzobispo Ælfheah de Canterbury. Aunque se menciona que estos personajes "sufrieron tortura y murieron" a manos de los nórdicos, no hay fuentes que atestigüen realmente que muriesen por la practica de este ritual.
La autenticidad histórica del águila de sangre está muy discutida. Para unos es un hecho histórico: pruebas de atrocidades alimentadas por el odio pagano al cristianismo; para otros es leyenda  y mitología: sagas islandesas heroicas, poesía escáldica y traducciones inexactas.
Hay  actualmente un serio debate en cuanto a la autenticidad del águila de sangre. Se han fundado las especulaciones de  su existencia en algún vestigio de piedras rúnicas de Gotland consideradas como evidencia arqueológica que afirma tal práctica como prueba que testimonia la autenticidad del ritual del águila de sangre presente en tradiciones literarias nórdicas. Unos han sugerido que el águila de sangre nunca fue realmente llevada a la práctica, argumentando que tales vestigios se basan en folclore sin referencias de peso o traducciones inapropiadas , mal interpretadas e inexactas.
Ronald Hutton afirma en su libro "Las religiones paganas de las viejas Islas Británicas: Naturaleza de su legado" que el rito hasta ahora célebre y repetido hasta la saciedad, conocido como el águila de sangre, descrito como la matanza de un guerrero derrotado  en combate, generalmente de alto rango, arrancandola las costillas y pulmones por la espalda, ha sido más un mito cristiano como resultado de malinterpretaciones, posiblemente intencionadas, de versos más antiguos que malinterpretaron los recursos poéticos nórdicos tales como "dar de comer al cuervo" "bañar en sangre a la doncella de la matanza" y similares.
También se habría sugerido que la palabra en nórdico antiguo para referirse a tal práctica, blóthorn o blóðörn indica que existió algún tipo de ritual. Posiblemente existieron sacrificios humanos a Odin y otras deidades en épocas tempranas, pero fabular con su metodología y practica, es mas fantasía que realidad demostrable.
Tomando el ritual del águila de sangre como una práctica histórica de sacrificio humano al dios nórdico Odín. Según Roberta Frank, el ritual del águila de sangre mas bien fue algo que los autores de la poesía escáldica describieron con la intención de derrotar al enemigo en batalla provocando que el adversario no se decida por el enfrentamiento por miedo a ser marcado por águilas, es decir matándolos y convirtiéndoles en carroña junto con una suma de detalles con tortura final de víctimas, combinando y elaborando en su conjunto una brutal tortura y ritual de muerte que nunca tuvo lugar.
Otras torturas usadas por los nórdicos eran:
- Hrafnahouvd: Conocida como "la cabeza de cuervo" o "la cabeza para el cuervo", presuntamente los nórdicos cortaban la cabeza a sus rivales capturados en combate, para luego clavarlas en picas o lanzas y dejarlas expuestas a la intemperie para que las aves carroñeras se alimentasen de ellas.
Posiblemente, mas de un enemigo, nórdico o no, acabó con su cabeza insertada en una pica, aunque esto no fuese común ni habitual. Alimentar al cuervo, es un recurso poético común en las sagas nórdicas, narra como los cadáveres abandonados en el campo de batalla eran alimento de las aves carroñeras y de las alimañas, pero este destino era común a todos los cadáveres, tanto nórdicos como enemigos. Muy rara vez se disponía de tiempo para retirar a los caídos, y darles el conveniente ritual funerario, el común de los casos, eran campos de batalla plagados de cadáveres.
- La Doncella de la Matanza: Otra practica atribuida a los nórdicos, que posiblemente nazca de una mala interpretación de otro recurso poético habitual en las sagas.
Supuestamente, los nórdicos decapitaban a los vencidos y recogían su sangre en un bol, luego, desnudaban a una mujer de las capturadas, y la rociaban con esa sangre, obligándola a desfilar de esta guisa entre las tropas nórdicas que aporreaban sin cesar sus escudos. Presuntamente, este rito honraba a Freyja, la valkiria suprema, sedienta de lujuria y gloria, paseándose entre los cuerpos de los que se llevaría consigo a su salón en el Valhalla.
- El Ala de Cuervo:  Esta practica de terror psicológico está descrita en algunas crónicas sajonas, era una practica que hacían los nórdicos, cuando tomaban un barco enemigo, se trataba de desplegar las velas del barco, y disponer a todos los cadáveres a bordo de forma bien visible, luego dejaban que el barco fuese a la deriva. De este modo, solía aparecer en las costas, y causar el terror, al estar lleno de cadáveres descarnados y con una inmensa bandada de aves carroñeras sobre el.
- Finalmente, aparecen torturas como “el poste de la sangre”, esta supuesta tortura o castigo, consistía en abrir el vientre de una persona, y atar sus intestinos a un poste, obligando a la persona a girar hasta que literalmente enrollaban sus intestinos en el poste. Dejando de lado que hay serias dudas de que un ser humano sobreviviese mucho mas de un par de minutos con el vientre abierto en canal, y que lógicamente difícilmente podría moverse así para girar alrededor del poste, este tipo de atrocidades, parece mas dada a novelas que quieren incidir de algún modo en la supuesta ferocidad nórdica, que en hechos reales y probados.
Como torturas reales y contrastadas, se pueden citar la de cortar las diestras a los guerreros vencidos (practicada por los romanos en germania y mas tarde en la inglaterra que tomaron los Daneses como castigo por los actos de piratería), las decapitaciones masivas de presos (se han encontrado fosas con cadáveres decapitados de guerreros nórdicos, y sus cabezas apiladas en un montón no lejos de sus cuerpos), o los fosos con perros rabiosos (detallado en sagas nórdicas y también algún relato anglosajón).